Ultraderechistas de Hogar Social ocupan el antiguo edificio de CCOO en San Bernardino

Vecinos de la calle se muestran indignados ante la llegada a Malasaña de este grupo neonazi

Banderas colocadas por el Hogar Social en el edificio okupado de San Bernardino | SOMOS MALASAÑA

La organización de extrema derecha Hogar Social Madrid ha comunicado este sábado por la mañana la ocupación de la antigua sede que el sindicato Comisiones Obreras tenía en la calle San Bernardino, en el barrio de Malasaña-Conde Duque, muy cerca de la calle Princesa.

La Policía Local ha constatado la entrada al edificio sobre las 12.00 de la mañana, informaron a Somos Malasaña testigos presenciales. El inmueble, de seis plantas cuenta con dos puertas de acceso desde la citada calle y en el número 4 de la plaza Cristino Martos. Las rejas de al menos una de ellas tiene signos visibles de haber sido forzadas.

Cierre de Ballesta cortado a la entrada de San Bernardino 17 | SOMOS MALASAÑA

Vecinos de la zona están mostrando su indignación a este periódico y en redes sociales por la irrupción de una organización neonazi en su barrio. Los ultraderechistas, que difunden habitualmente discursos racistas y de odio, han colocado una bandera de España y otra de su organización en la esquina principal del edificio.

[Perfil: ¿qué es realmente el Hogar Social Madrid?]

Hogar Social ha protagonizado varios actos de ocupación en diferentes puntos de Madrid durante este año. El último tuvo lugar en el barrio Salamanca, donde tomaron el control durante 28 días del antiguo Registro de la Propiedad, en Príncipe de Vergara. Fueron desalojados el pasado 12 de septiembre.

La última incursión de corte nazi en Malasaña se remonta al año 2016, cuando Hogar Social convocó una manifestación contra los inmigrantes, con final en el Dos de Mayo. Entonces la protesta generó una ola de indignación en el barrio que acabó con una gran tensión, lanzamiento de huevos y besos gays frente a los manifestantes.

8 Comentarios

  1. Laura

    «A qué jode» no lleva tilde en el «que».

    Responder
  2. Paula

    Lo que nos faltaba a los vecinos del barrio. Por si no era suficiente con el botellón, las terrazas y bares ilegales, los narcopisos y los pisos turísticos, ahora tenemos que aguantar a un grupo ultraderechista. Nos llevamos la palma en el barrio.

    Responder
  3. LT

    Quizá desde somosmalasaña podríais convocar algún tipo de concetración protesta.

    Responder
  4. Teodoro Garcia

    ¿Tolerantes? ¿Con los nazis?
    Tu eres gilipollas y no te has enterado.

    Responder
  5. Miguel

    No se puede ser tolerante con quienes no respetan los derechos humanos. Ser tolerante con el xenófobo, misógino, de pensamiento único que impone cuando puede, es ser imbécil.

    Responder
  6. Nasrudin

    Los intolerantes pidiendo tolerancia. El descojone.

    Responder
  7. Laura

    No, no jode. Tu opinión y sus actos dan pena. Si, pena.

    Responder
  8. Jaime Martinez

    Hay que ser tolerantes con las ideas de todos compañeros
    Ahhhh que se me olvidaba, la tolerancia se termina en cuanto los demás no hacen lo que vosotros queréis
    ¿A qué jode?

    Responder

Deja un comentario