San Bernardo 68: cómo robar a un barrio los recursos que no tiene | Somos Malasaña

San Bernardo 68: cómo robar a un barrio los recursos que no tiene

Queda tiempo para que los responsables municipales recapaciten sobre sus intenciones y para plantearse si lo que de verdad quieren es una ciudad en la que cada vez haya menos vecinos en su centro

Plantas superiores de San Bernardo 68, donde se ubicará el centro cultural | SOMOS MALASAÑA

El nuevo gobierno municipal ha decidido que los barrios de la zona norte del distrito, no sólo Malasaña, no necesitan espacios dotacionales pese a carecer de ellos. Lo ha decidido de tapadillo, de espaldas a los vecinos y revirtiendo -que es el verbo con el que mejor se puede asociar hasta el momento la labor del consistorio que preside el tándem Almeida/Villacís– un centro sociocultural como el de San Bernardo 68, un proyecto en ejecución para el que se han destinado más de 2 millones de euros, aprobado gracias a los Presupuestos Participativos y respaldado por el tejido social y vecinal del barrio. Porque lo que el nuevo gobierno municipal ha decidido es que los barrios del centro de Madrid, no sólo Malasaña, lo que realmente necesitan es acoger funcionarios y por eso prevé trasladar al citado espacio a su personal del área de Deportes.

En consecuencia, el nuevo gobierno municipal ha decidido que estos barrios no precisan de salón de actos, ni aulas abiertas y multifuncionales para reuniones, exposiciones, gimnasia o para que sus vecinos puedan asistir a talleres, clases de yoga, de baile, pilates, etc; que los niños del colegio Pi i Margall pueden prescindir de una sala con 245 butacas para actuaciones y representaciones; y que los ciudadanos de este área de la capital no merecen ser tratados como los de otras zonas que sí que cuentan con todo este tipo de servicios que iban a tener cabida en San Bernardo 68.

La cosa no queda ahí. A las nuevas instalaciones de San Bernardo 68 también se iban a trasladar las actividades de Clara del Rey, el cercano centro cultural de la calle de la Palma que más que un centro cultural es una vergüenza por el estado en el que se encuentra y lo exiguo de su espacio. ¿Y a qué se iba a dedicar el edificio de Clara del Rey que quedaría libre desde finales de septiembre? Remodelación mediante, iba a acoger actividades gratuitas para familias con niños menores de 4 años –una llamada Casa Grande– y un espacio donde por fin la juventud del barrio iba a tener alternativa a ese ocio de botellón que es lo único que les queda a mano. Pues bien, el nuevo gobierno municipal también ha decidido que los barrios de la zona norte del distrito tampoco precisan del previsto espacio para familias con niños ni para los jóvenes.

Privar a una zona tan colmatada como lo es la que ocupan los barrios de Universidad y Justicia de espacios dotacionales para la ciudadanía es no querer que en el centro viva gente. Sin equipamientos de proximidad el día a día de los vecinos se hace más difícil. Las obras de San Bernardo 68 no estarán concluidas hasta finales de septiembre, queda aún tiempo para que los actuales responsables municipales recapaciten sobre sus intenciones para con este lugar, que se han hecho públicas en el día de hoy, y para plantearse si lo que de verdad quieren es una ciudad en la que cada vez haya menos vecinos en su centro.

El nuevo Ayuntamiento no tiene por qué retomar la herencia de la ex alcaldesa Ana Botella, que vendió a diestro y siniestro edificios y espacios de titularidad pública en la almendra central de Madrid en vez de reconvertir algunos en espacios dotacionales y atender así a demandas históricas de sus vecinos sobre unas enormes carencias de servicios. Los responsables municipales, que siempre se han escudado en falta de espacio físico en el centro para cubrir esas carencias, no pueden desatenderlas cuando, como ahora, en el caso de San Bernardo 68, esa excusa no es válida.

Debe tener también muy claro el nuevo ayuntamiento que en esa etapa de reflexión sobre su decisión de robar al barrio unos recursos que no tiene -que le demandamos desde esta tribuna- va a estar acompañado. El movimiento vecinal de la zona, cada vez más fuerte y consciente de que ha de defender sus logros, no se va a quedar con los brazos cruzados mientras los políticos le hurtan un espacio que por justicia ha de ser suyo.

4 Comentarios

  1. AL dick face

    La PP tiene el manual de estilo.. Y grandes maestros en estos menesteres.

    Responder
  2. Anton Marrutias piragüista

    Esta es la muestra de inteligencia de este consistorio casposo y facha. A seguir humillando porque lo que es gobernar ,,,, se marcho carmena y nos han dejado una Almeida.. posdata: gracias hijos de buenas madres que os abstuvisteis y no salisteis ha votar..

    Responder
  3. Karla Vivanco

    QUE PODEMOS HACER?? No podemos permitirlo! Es momento de unirnos con más fuerza.

    Responder
  4. @capitan_malasana

    Nos dejan lo malo (botellón, ruido, basura…) y nos quitan lo bueno (Centro Cultural de San Bernardo). Y además lo justifican.

    Responder

Deja un comentario