Una Casa Grande para Clara del Rey | Somos Malasaña

Una Casa Grande para Clara del Rey

El Ayuntamiento anuncia un proyecto de espacio abierto y gratuito para familias con niños menores de cuatro años en la planta baja del actual centro cultural, que se trasladará a San Bernardo

Imagen del folleto municipal sobre Casa Grande

«No es una ludoteca, no es una escuela infantil, es un espacio de juego compartido entre adultos y los niños y niñas menores de 4 años a su cargo». Así define el Ayuntamiento de Madrid su proyecto de Casa Grande, unos espacios que está poniendo en marcha en diferentes distritos para reunir allí a familias con niños de hasta 3 años a las que ofrece un espacio diferente en el que relacionarse, con horarios de tarde y acceso gratuito.

Uno de estos centros estará ubicado en el actual Centro Cultural Clara del Rey, cuando sus actividades sean trasladadas al Espacio Malasaña, el edificio sociocomunitario que actualmente se construye en San Bernardo 68, encima de los bomberos. Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid, que tiene intención de abrir en el número 36 de la calle Palma la primera Casa Grande del centro de Madrid.

El equipo de Ahora Madrid ha anunciado que la Casa Grande ocupará la planta baja del edificio, mientras que el resto de Clara del Rey también podría estar dedicado a otros usos compatibles, entre los que podría estar el de un espacio para los adolescentes y jóvenes del barrio, según ha podido conocer Somos Malasaña de fuentes municipales. La redacción del proyecto ya está en marcha.

Aunque todavía no hay fechas definitivas, el equipo de Gobierno trabaja para que el traslado de las actividades de Clara del Rey al nuevo Espacio Malasaña se complete en el último trimestre del año, con lo que a partir de ese momento se podría ejecutar el proyecto de Casa Grande, que se convertirá en la quinta de Madrid después de las de Tetuán, Ciudad Lineal, Carabanchel y Puente de Vallecas.

Hasta ahora, estos espacios funcionan como espacios compartidos basados en el juego, la relación y el intercambio entre las familias y las niñas y niños y cada uno cuenta con un equipo interdisciplinar de profesionales constituido por dos psicólogos y un educador social. Funcionan de martes a domingo de 16.00 a 20.00 y también las mañanas de los martes y los jueves.

Las madres y padres comparten el espacio con otros progenitores en un entorno que potencia la capacidad de reflexión y comunicación. El papel de los profesionales está orientado a favorecer esta capacidad empática y enriquecedora ayudando a recoger las inquietudes de las familias en cuanto a la comprensión de las necesidades de sus hijas e hijos.

1 Comentario

  1. Marisa

    Aplausos. Necesitamos más de esto, mucho más

    Responder

Deja un comentario