El PP malvendió en Malasaña un edificio en el que cabrían los funcionarios que ahora quiere ubicar en San Bernardo 68 | Somos Malasaña

El PP malvendió en Malasaña un edificio en el que cabrían los funcionarios que ahora quiere ubicar en San Bernardo 68

Una de las excusas en las que el PP se escuda para cambiar el plan de instalar un centro sociocultural en San Bernardo 68 es el ahorro que dicen supondrá para las arcas públicas no tener que pagar un alquiler por el espacio que ahora ocupan los funcionarios que prevé trasladar al citado edificio. Sin embargo, calla que fue su grupo y su política de vender patrimonio municipal los culpables del gasto que ahora dice querer evitar

Imagen de archivo del interior del edificio de Divino Pastor 9 | RAQUEL ANGULO

Una de las razones en la que los nuevos dirigentes municipales se escudan para justificar su decisión de no seguir adelante con el plan de ubicar un centro sociocultural para la zona norte del distrito Centro en las plantas superiores del edificio de San Bernardo 68 es el ahorro de 800.000 euros anuales que supondría el movimiento a esa ubicación de trabajadores municipales del área de Deportes, que actualmente ocupan un edificio alquilado de la calle Alfonso XI.

Pero esa hipotética falta de oficinas para el funcionariado y ese dispendio de dinero que ahora dicen querer evitar no es más que la consecuencia de la política de venta de inmuebles municipales que hace sólo una legislatura ejecutó el mismo PP que ahora manda. En la época de Ana Botella, la venta del patrimonio de todos los madrileños fue una constante. El objetivo, reducir la enorme deuda municipal generada, principalmente, en la ejecución de grandes proyectos por parte también de otros gobiernos del PP. En muchas ocasiones, las ventas de ese patrimonio se realizaron a precio de saldo, al no encontrar compradores que pujaran por él a precio de mercado.

El nuevo concejal de Centro, José Fernández, ha ofrecido que el centro sociocultural que se necesita en la zona se construya en el cuartel del Conde Duque en lugar de en San Bernardo 68 y asume como propio el cambio de planes. Sin embargo, el dirigente se ha encontrado con la oposición de las dos mayores fuerzas vecinales del barrio, la Plataforma Maravillas y SOS Malasaña, que han decidido pelear por el espacio de San Bernardo, tal y como estaba aprobado.

Si con la operación que ahora se prepara en el Ayuntamiento se pretende ganar algo más de 2.000 metros cuadrados para oficinas, no podemos dejar de acordarnos de un edificio de oficinas como el que el PP vendió en junio de 2015 en la calle Divino Pastor. Allí, en el número 9 de la citada vía, se encontraban las oficinas municipales de Medio Ambiente. El edificio fue vendido justo después de ser remodelado y, casualidades de la vida, entre sus cinco plantas sumaba los mismos 2.000 metros cuadrados que ahora parecen ser tan necesarios para ubicar el área de Deporte. Ese inmueble fue malvendido por solo 1,7 millones de euros, con un coste para el comprador de 853 €/m² en una zona donde el precio medio del mismo, en aquella época, estaba en torno a 3.000 €/m².

El comprador de aquel negocio «redondo» fue la empresa Craskí Inversiones S.L.U., que abonó la adquisición a través de la empresa de Miguel Ángel Capriles (Fernando VI 10), primo del conocido opositor venezolano Henrique Capriles. Pese a que consta que el Ayuntamiento sacó a subasta el edificio en cuatro ocasiones -bajándolo de precio en cada vez-, acabó adjudicando la venta a dedo y ninguna entidad inmobiliaria de la zona tuvo conocimiento de la operación. “Ese precio fue un regalo, que cualquiera hubiera podido superar de haberse hecho una venta limpia”, denunciaba por aquel entonces Apimonteleón, agencia inmobiliaria madrileña con amplio conocimiento de Malasaña. Por su parte, la asociación de vecinos Acibu se preguntaba lo siguiente: “¿Por qué el equipo saliente ha hecho semejante regalo? ¿son unos ineptos o hay algo más?”. Hoy, Divino Pastor 9 se ha transformado en un edificio de pisos, cuya promoción está a punto de ser entregada. El precio actual del metro cuadrado de vivienda de obra nueva en la zona ronda los 7.000 €/m².

Divino Pastor 9 es un ejemplo más de los espacios de titularidad municipal vendidos por el PP en los últimos años en Malasaña. Para quienes ahora compran al gobierno de Almeida la cantinela del ahorro de dinero público en la que se excusa para dejar a la zona norte del distrito sin su prometido centro sociocultural cabe invitarles a hacer unas sencillas cuentas: si un edificio de oficinas como Divino Pastor 9 se vendió por solo 1,7 millones de euros hace cuatro años, estando en perfecto estado de uso, de no haber sido ejecutada esa operación y habiendo trasladado ahí a esos empleados municipales a los que ahora se les busca acomodo en el barrio, el Ayuntamiento habría ahorrado en este tiempo el doble de dinero de lo que percibió en su día por esa venta.

PARTIDOS CON MEMORIA DE PEZ Y NINGUNA IDEA DE CIUDAD

Los giros políticos en función de quien gobierne pueden ser más o menos entendibles. Más difícil de comprender resultan los protagonizados por un mismo partido y da que pensar sobre si los distintos grupos tienen alguna idea de ciudad o bien sus decisiones son atribuibles a las personas que ocupan ciertos cargos en un determinado momento, desentendiéndose de lo realizado bajo sus mismas siglas en etapas anteriores, por recientes que estas puedan ser.

Es sencillo encontrar ejemplos de esto último en el Partido Popular, que podía dar virajes inesperados en ciertos asuntos cuando encadenaba gobiernos municipales y seguidamente escudarse en que tal o cual decisión la había tomado el anterior equipo de gobierno, como si no navegaran bajo la misma bandera, por renovado que pudiera estar el barco.

Lo malo de esta política de confesión tácita de pecados, sin acto de contrición, es que tiene consecuencias -pecuniarias en la mayoría de los casos- y genera daños colaterales. Lo vemos claro en todo lo que rodea a San Bernardo 68.

Lo mínimo que se le puede pedir a un gestor público es eficacia y coherencia porque el coste de decisiones cortoplacistas resulta demasiado elevado tanto para el bolsillo de todos los ciudadanos como para la mejora de la vida de un vecindario. Por supuesto, también se le debe exigir que asuma la responsabilidad derivada de las decisiones tomadas en su día por personas con las que ha compartido, o aún comparte, unas siglas. ¿Negar un centro sociocultural a un distrito argumentando el supuesto ahorro de un gasto provocado por una decisión de su propio partido? ¡A otro perro con ese hueso! 

 

 

8 Comentarios

  1. Vota.ladrones

    el Juez , José de la mata : la cúpula financiera del PP del PP del PP .(por si no queda claro.. ) juzgada como organización criminal, asociación ilícita, delitos de falsedad contable, trafico de influencias,blanqueo de capitales,delito electoral y delitos contra la hacienda pública… SABEMOS DE LOS MIMBRES QUE ESTA FORMADO ESTE DESGOBIERNO DE MADRID… en breve comienzo a soltar todos los casos de corrupción en los que esta implicada la PP….

    Responder
  2. Ana

    Es una basura sectaria dar a conocer que se ha adjudicado un inmueble a un tercio de su valor?????? las verdades pican, eh???

    Responder
    • shirah

      No confundas valor con precio.

      Responder
  3. shirah

    Si algún día Somos Malasaña fue un periódico de barrio, desde que Diario.es se ha hecho con la dirección se ha convertido en un panfleto político más.

    Responder
  4. Vota.ladrones

    Los podrían ubicar en la ciudad de la justicia que creo que hay unos edificios tremendos que dejó Esperanza (PP) y están para estrenar,

    Responder
    • Ana

      Es una basura sectaria dar a conocer que se ha adjudicado un inmueble a un tercio de su valor?????? las verdades pican, eh???

      Responder
  5. Luis

    Vaya basura sectaria de artículo.

    Responder
    • Fran

      Y a estos ladrones les han vuelto a confiar el voto la mayoría de madrileños. Que pena

      Responder

Deja un comentario