Vendido el Sidi, uno de los últimos bares clásicos de Malasaña

La jubilación de sus dueños dejará huérfana a la abundante clientela de un local que abrió sus puertas hace 77 años

Exterior del Sidi, el bar situado entre Colón y Barco | SOMOS MALASAÑA

Abierto desde 1943 y situado en la esquina de las calles Colón y Barco, enfrente de la iglesia de San Ildefonso, el Sidi es uno de los últimos bares clásicos que quedan en Malasaña. Ahora, sus dueños han decidido venderlo y será alrededor del mes de junio cuando, tras cerca de 80 años de servicio, su cierre deje huérfana a una clientela abundante y fiel que, sin duda, lo echará de menos.

Sus propietarios, Celso y Alicia, tenían ganas de jubilarse después de 50 años detrás de la misma barra según ha podido conocer este periódico. Su hijo, Víctor, también estaba ya cansado. Propuestas de compra jamás les faltaron y la pregunta que a mucha gente le rondaba por la cabeza -desde que la desaparición de este tipo de bares en la zona ha sido un goteo continuo- sobre cuánto aguantaría el Sidi ya tiene respuesta.

Cartel del Sidi | SOMOS MALASAÑA

No le ha hecho falta a este lugar más que ser fiel a su esencia de establecimiento de barrio, de los de toda la vida, para lucir una envidiable eterna juventud, mientras que a su alrededor tanto la zona como el resto de bares de su misma liga iban transformándose en lugares del siglo XXI.

Ha sido precisamente esa propuesta inalterable de raciones abundantes, platos combinados, bocadillos, tapas de paella y bebidas a buen precio la que con el paso del tiempo ha hecho del Sidi un lugar único, intergeneracional y heterogéneo, donde el parroquiano de copazo y palillo entre los dientes coincidía con el estudiante, el viejo rockero, el moderno recién destetado y el turista en busca de la autenticidad del bar español, casi extinguida en Malasaña.

Interior de la barra del Sidi | SOMOS MALASAÑA

Se irá el Sidi por la puerta grande, funcionando bien en todos los tramos del día y a reventar en esas tardes-noches de partido de fútbol en las que uno puede acabar abrazado a cualquiera que a su lado celebre el mismo gol que acaban de ver juntos en las televisiones del local, o a cualquiera que le quiera dar cariño, que en este bar hay mucho roce en mitad de las alegrías colectivas.

Sobre el futuro del espacio, nada se sabe por el momento. Silencio sepulcral sobre los planes futuros de los nuevos dueños de este pedazo de nuestras vidas.

Recuerdos de barras de bar

Las necrológicas de los bares de viejo de Malasaña que este periódico ha ido publicando a lo largo de los últimos años se han convertido en duelos comunes donde muchos de nuestros lectores han ido derramando, más que lágrimas, anécdotas vividas en torno a sus barras de estaño; y en un cementerio virtual donde se honra la memoria de aquellos lugares en los que fuimos felices.

La lista de las bajas de las que el periódico Somos Malasaña se ha hecho eco es larga: el Lozanoel Prado, bar NoviciadoLa PepitaO Compañeiroel Chamizo, Boñar de León, Farmacia de Guardia, Dominó, Casa Candi, bar Jose, Mesón Andino, Hermanos Campa. El Sidi será pronto otro ilustre miembro de ella.

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña

Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

12 Comentarios

  1. Cónsul

    Cada día siento con más fuerza que el mundo actual ya no es el mío.

    Responder
  2. ric

    resistencia visitando el pequeño comercio vs. las franquicias!!

    Responder
  3. shirah

    Unos se van ( con honores) y otros llegan. Bar Eusebios en la calle San Mateo.

    Responder
  4. Pepinus

    Malasaña es el barrio que mejor ejemplifica el «marabunteo-guay», algo así como crear un Greenwich Village aséptico todo rodeado de Mangos y Zaras. Coincido con la profe de Filosofía en que tomarte una caña normal o un bocata lomo con pimiento sin que te lo sirva una legión de melenitas con camiseta con logotipo «en serie» donde pone «Artesanal» o «auténtico», pues empieza a ser una odisea. Tras el gris franquismo, hubo un interregno de unos 20 años (80-2000) donde cohabitaban una Ardosa y un Al Lab Oratorio, o un Agapo y un Palentino, (en plan «Zidanes y Pavones») cada uno con su función, los unos «in» de la noche, los otros para matar el gusanillo sin puñetas y sin que una pulga jamón y una caña se convirtieran en un «Tosta de ibérico con pan con tomate y aceite de oliva virgen bio con cerveza alemana Fuckenbräu de pura malta artesanal» patipatuprimo.
    Pero bueno, Malasaña será en parte lo que sus habitantes quieran que sea, y si prefieren una tienda de ropa guay a una pescadería o una tasca a»a la antigua» tras haber demolido la tasca antigua de verdad, no seré yo quien se lo reproche. Me apena esta «museificación activa de plástico» (reciclado, claro), eso es todo.

    Responder
  5. Persona normal

    Algunos comentarios dejan bastante que desear en términos de educación y respeto.
    Suerte y paz. Quien sabe que harán con ello. Lo único seguro es que la obra (el destrozo) la pagará una cerveza industrial barata.

    Responder
  6. Rosa. Profesora de filosofía (de filosofía de la de siempre, ni mindfunes ni pollas)

    Estoy de sitios raros hasta las narices. No sé donde tomar cerveza NO artesanal, café NO artesanal, pan NO artesanal y gin tonics que no sean de color rosa. Estoy empezando a echar de menos el barrio al que llegué hace ya mucho, con toda su vida y toda su muerte.

    Responder
  7. Alfonso

    Pues nada, otro sitio menos. Desde la malasañización feroz del barrio, se ha arrasado su esencia y los lugareños van a tener que hacer turismo por Chamberí p jarra tomarse un triste cafelito. DEP.

    Responder
  8. Guadalupe

    El bar de mi infancia. Que lástima. Éramos una familia!

    Responder
  9. Carlos

    Pues nada otro bar con la mierda del «brunch» ese. Espero que les vaya muy bien a los antiguos dueños.
    La verdad que no entiendo este gusto por oler a pis y caca de animales de dos y cuatro patas que transitan el barrio. Porque mas mierda no puede tener el barrio. Esto son modas pasajeras, pero vamos que entre la glorieta de Bilbao y Quevedo tienes bares tradicionales a patadas y más baratos que aquí.

    Responder
  10. JM

    Joder. Qué noticia para levantarse un sábado.

    Para ver un partido en un local «normal», con birras a precio razonable va a tener que irse uno de vuelta al pueblo.

    Responder
  11. anton marrutias piragüista

    Fuck.off ..malasaña. así queda mejo definido en lo que se ha convertido el escaparate este..
    No tardara en salir un vota.ladron para hablarnos del botellón y lo bonito que está quedando el barrio con la venta de inmuebles a fondos buitre para hoteles.

    Responder
  12. Medasasco

    No os preocupéis, que seguro que lo ha pillado uno de los Zombie Kids y en la inauguración habrá barra libre de champagne y ostras mientras El País intenta vendernos que esto es salvaguardar la esencia del barrio.

    Responder

Deja un comentario