Adiós al Mesón Andino y a sus más de 40 años de lomitos y empanadas chilenas

Abierto desde 1977, el Andino era uno de los pocos bares tradicionales que quedaban en la zona. Su relevo lo tomará la Cantina Singular, una tasca de comida casera que abrirá a principios de noviembre

Fachada del Mesón Andino | SOMOS MALASAÑA

El Mesón Andino, una de las tascas míticas de Malasaña, echaba el cierre a mediados del mes de julio. Lo hizo sin prácticamente avisar y para no volver pasado el estío. Abierto desde 1977, en el número 16 de la calle de Ruiz, este bar de barrio estuvo regentado por unos hermanos burgaleses de Roa, Juan y Domingo, si bien fue Domingo quien lo guió en los últimos tiempos tras la muerte del primero.

Poco habrá pisado Malasaña quien no haya recalado alguna vez en este establecimiento decorado con motivos rurales, taurinos y fotos de Roa de Duero, que lo mismo ha sido refugio de gente de la zona durante el día que ha alimentado a esa juventud que abría noche entre sus paredes o hacía más tarde un alto en el camino para repostar fuerzas con algo sólido y a buen precio.

Lomito andino del Mesón Andino | YELP

Las empanadas chilenas, el llamado Lomito Andino (un pequeño bocata en mollete con lomo, lechuga y una mahonesa con un toque especial) y la brocheta de champiñón eran las especialidades de una casa a la que se volvía tanto por costumbre como por su ambiente único, tan distinto a lo que, sobre todo en los últimos tiempos, podía ofrecer cualquier otro establecimiento de la zona.

El Andino era un bar cutre -a mucha honra-, con un propietario peculiar y de humor cambiante; un bar de los de tapa gratis con cada consumición, cocina sencilla castellana (aquí, el menú con sus raciones) y que de andino tenía poco más que el nombre y las vivencias de Domingo en Sudamérica, donde aprendió a preparar los pisco sour que servía los días que estaba de humor para hacerlo y los clientes se lo reclamaban.

Un foto antigua de la carta (con precios en pesetas) del Mesón Andino

Sin duda, un lugar que se echará de menos en la zona y que deja la lista de bares clásicos de Malasaña que mengua cada año (ya dijeron adiós por fallecimientos, jubilaciones o ceses de contrato El Palentinoel Lozanoel Prado, Dominó, el bar NoviciadoLa PepitaO Compañeiroel Chamizo o el Boñar de León),  y que ya es realmente exigua, con Casa Camacho o El Sidi como unos de los pocos últimos exponentes.

Paso a la Cantina Singular

Pero a rey muerto, rey puesto y el Andino ya tiene sucesor, si bien la Cantina Singular (su nuevo nombre) tardará aún bastante en echar a andar. Patricia Alonso-Muñumer, vecina del barrio de toda la vida, será quien tome el relevo de Domingo al frente de un negocio hostelero en el 16 de la calle Ruiz. Con las llaves en su poder desde el 1 de agosto, recién acaba de comenzar con las obras que proporcionarán al local un necesario lavado de cara. Espera poder abrir al público a primeros de noviembre.

Cuenta Patricia a Somos Malasaña que su negocio mantendrá el espíritu de tasca de barrio que tenía el Mesón Andino y que apostará por ofrecer una cocina tradicional y el mismo trato familiar que se suele dispensar en este tipo establecimientos.

Esta malasañera, que llevaba 13 años al frente de un bar en La Latina junto a una prima y socia, explica que justo cuando decidió independizarse y abrir su propio local se topó con la sorpresa del cierre del Mesón Andino y la posibilidad de adquirirlo.

«Mi abuela y mi tío viven en esta misma calle, yo me crié en Manuela Malasaña, conocía el Andino y otros lugares del barrio, como la bodega que había enfrente, desde siempre. Soy filósofa de formación, pero a mí lo que me gusta es la hostelería y ha sido una suerte encontrarme con este local. Muchos vecinos han venido a preguntar qué es lo que voy a abrir y les ha gustado saber que es alguien de Malasaña quien regentará el establecimiento. Espero no defraudarles con mi propuesta», concluye una Patricia que anticipa, misteriosa, que en su cantina habrá un pequeño homenaje al Andino.

Quién sabe si el homenaje al que se refiere tendrá forma gastronómica y en su carta conservará el lomito andino o las empanadas criollas que dieron fama al extinto mesón.

4 Comentarios

  1. Marcos

    Que pena! Alguien sabe algo de Domingo? Sigue por Divino Pastor o se fue al pueblo? Que buen tío.

    Responder
    • Cesar

      Pues estaba muy fastidiado de las piernas, los primeros días al cerrar estuvo por el barrio.
      Ahora ya desde Agosto no le veo, así que supongo que se habrá ido.

      Responder
  2. @capitan_malasana

    Ni es franquicia, ni hay «chef» reinventado la cocina casera, ni parece el típico sitio de moda «hasta que se pase la moda y luego ya chapó». Suerte.

    Responder
    • Pedro Martínez

      Mucha suerte a Patricia. De vez en cuando ya tomaba el aperitivo en el Andino.

      Responder

Deja un comentario