Una historia que se cierra…

Tato Repetto hizo entrega del cuadro que prometió dar a quien consiguiera las gafas y el audífono que necesitaba su amigo René, cosa que logró Alohe Óptica.