El nuevo Ayuntamiento estudia ampliar la peatonalización de la calle Fuencarral

Mariano Fuentes, delegado de Urbanismo, confirma que su departamento está valorando la idea, heredada de gobiernos anteriores

Tramo de la calle Fuencarral en la que todavía circulan coches | SOMOS MALASAÑA

El plan para peatonalizar la parte abierta al tráfico de la calle Fuencarral no ha quedado guardado en un cajón. La idea del anterior equipo de Urbanismo de ampliar el tramo de aceras desde el cruce con Hernán Cortés y extenderlo primero hasta Bilbao y después hasta Quevedo está bajo la lupa del nuevo equipo de Gobierno para decidir si es posible ejecutarla.

«Está en estudio», anunció hace unos días el delegado de Urbanismo, Mariano Fuentes (Ciudadanos), que anunció que las nuevas peatonalizaciones que valora su área han de propiciar la «mejora de los vecinos y de la movilidad general». En la entrevista, efectuada en la Cadena Ser, citó la peatonalización de Fuencarral, la del casco histórico de Barajas y del centro de Villaverde. A ellas se sumarán las anunciadas hoy por el alcalde, Martínez Almeida, de la Puerta del Sol, la calle Mayor y probablemente la carrera de San Jerónimo.

La idea de peatonalizar el ámbito de la calle Fuencarral con coches viene de los tiempos de Gallardón. Él había puesto en marcha el eje peatonal que va desde Gran Vía, pero la crisis económica abortó el proyecto de hacerlo en el tramo que va desde Hernán Cortés hasta la calle Barceló. La llegada de Madrid Central, ya con Carmena en la acladía, evidenció que el tráfico en el espacio que va desde este punto a la glorieta de Bilbao había bajado considerablemente, y que la peatonalización era posible.

El anterior Ayuntamiento tenía previsto ejecutar el proyecto en dos fases: la primera englobaba desde el cruce de Fuencarral con Hernán Cortés (donde actualmente empieza la zona peatonal) y llegaría hasta la glorieta de Bilbao. Un entorno de 700 metros lineales con aceras colapsadas de peatones a día de hoy.

Esta es la parte que el Ayuntamiento tiene más avanzada y para la que dejó redactado un proyecto el área de Desarrollo Urbano Sostenible. El proyecto estaba bajo la lupa de Patrimonio, debido a que afecta al entorno protegido del Museo de Historia de Madrid y del Tribunal de Cuentas. La reforma daría continuidad a la parte peatonal que llega desde Gran Vía y se completaría con otra intervención en Hortaleza también procedente de los Presupuestos Participativos. En el caso de esta última calle tendría el mismo estilo que la ejecutada en las cercanas Farmacia, Santa Brígida o Hernán Cortés, con plataforma única (sin bordillos), menos plazas de aparcamiento y mayor espacio para los peatones.

Para una segunda fase se quedaría el tramo de Chamberí, que va desde Bilbao a Quevedo y que todos los domingos acoge diferentes actos culturales y deportivos aprovechando su peatonalización temporal. El proyecto nació de la idea de un vecino del barrio de Trafalgar que fue aprobada en la última edición de los Presupuestos Participativos como una de las propuestas más votadas. En ella planteaba cerrar la calle al tráfico de viernes a domingo, debido al éxito de los ya asentados domingos peatonales. Pero el Ayuntamiento de Carmena quería ampliarlo y hacer permanente este corte al tráfico de forma definitiva, con una peatonalización completa para una zona en la que abundan tiendas y sobreviven todavía varios cines históricos. Ahora queda por saber si Almeida y Villacís recogen la idea y la aplican en una zona que, con la peatonalización, podría convertirse en el principal eje comercial de la ciudad.

3 Comentarios

  1. Diana

    Pep, el Ayuntamiento peatonaliza y los ciudadanos decidimos que uso damos a esas calles. Los que quieran pasear, sentarse en un banco y jugar lo harán.. Y los que quieran ir de compras también lo harán. Si le parece le pedimos permiso a usted para utilizar las calles de la ciudad en un sentido o en otro.

    Responder
    • Pep

      Diana, su visión es muy, muy reducida. Este Ayuntamiento, el anterior, el otro, el otro, etc. han ido decidiendo, apoyando o no pronunciándose sobre muchas medidas que DETERMINAN la forma en la que vivimos. Un punto clave fue la liberalización de horarios comerciales de Esperanza Aguirre, al hilo de la noticia. Pero no podemos aceptar sin más todo lo que hace un Ayuntamiento, seríamos idiotas. Más idiotas de lo que ya somos, quiero decir.
      Una lista de cosas que van contra la población tomadas y sobre las que tiene competencias el Ayuntamiento:
      -Puerta del Sol y resto de plazas «duras», sin árboles, sin lugares donde sentarse más que las terrazas de los bares.
      -Casas de apuestas, lugares de comida rápida e incluso prostíbulos. No son lugares recomendables y somos libres de no acudir, pero deberían estar muy regulados y vigilados por representar un peligro de salud pública.
      -Falta de zonas deportivas, verdes, espacios sin coches, con fuentes, etc
      -Connivencia con el ocio perjudicial para los vecinos (y la salud pública) en barrios como… ¿le suena MALASAÑA? Lugar donde no se pone fin a lacras como el botellón, la suciedad, etc. de forma deliberada.

      Y bueno, no sigo, ya se hacen una idea. La concentración de ocio y turismo en este barrio NO es una casualidad. No es la libertad de los ciudadanos la que configura la ciudad. El Ayuntamiento no peatonaliza nada en Centro, o no hasta ahora, sin que previamente haya decenas de locales donde consumir, miles de personas caminando por sus aceras (y por tanto invadiendo las calzadas para transitar ya que las aceras están saturadas). Entonces se peatonaliza, porque el comercio manda, y debe seguir así. Se peatonaliza y ahora caben más consumidores, que es lo que somos más que ciudadanos. ¿O cree que el estudio de peatonalización de la Gran Vía es para el ciudadano?

      Haga una lista de calles peatonalizadas y dígame cuántas personas están allí paseando, sentadas en un banco, mirando las nubes, jugando, charlando, etc. Todo son riadas de gente de un lado a otro, de un local a otro: Por orden cronológico (perdonen si hay errores) se me ocurren Preciados, Callao, Arenal o Fuencarral.

      En ningún sitio hay zonas que animen a los vecinos y visitantes a sentarse y disfrutar de una charla. Por tanto no van. No veo personas paseando, sentadas o jugando en ninguno de estos sitios. Porque los Ayuntamientos han decidido que sea así. No es que puedas elegir entre ir de compras o «esparcirte», es que sólo hay UNA opción.

      ¿Qué otras calles resuenan para peatonalizarse? Cava Baja, por ejemplo, un lugar claramente pensado para los vecinos. ¿Creen que cuando llegue la peatonalización a las calles del barrio se empezará por lugares pensando en los vecinos? No, se elegirán las calles con más concentración de locales: Corredera, Espíritu Santo, etc. Y no podrá usted bajar a tomar el fresco, porque no habrá bancos ni espacio, ni silencio. Habrá más gente aún, más turistas, saltimbanquis urbanos con espectáculos ruidosos, etc. Y nada será casual. Y usted será libre de bajar a tomar el aire, pero se ahogará y se irá de su casa «voluntariamente» en pleno uso de su «libertad».

      Un saludo, Diana.

      Responder
  2. Pep

    El nuevo ayuntamiento quiere dar un paso más hacia la creación de un centro comercial en Centro. Pónganle techo ya y acabemos con este goteo.
    La peatonalización no debe ser para fomentar llenar la calle de compradores, sino para pasear, jugar, estar sentado en un banco, etc.
    Mira que me encantan los lugares sin coches, pero bastante tenemos con el tramo de Fuencarral peatonalizado, lugar a evitar siendo vecino. Ahora tampoco podremos pasar por este nuevo tramo.
    Tan malo o pero es una calle peatonalizada masificada como una calle con coches

    Responder

Deja un comentario