Los contenedores de Amaniel, desaparecidos: «Nos ponen muy difícil salvar el planeta»

Un vecino de la calle se queja de las dificultades para reciclar que acarrean las obras

Calle de Amaniel, finalizando sus obras | SOMOS MALASAÑA

Publicamos a continuación la carta de Pepe, un vecino de la calle Amaniel que lleva con las obras frente a su portal y se queja de las dificultades para reciclar cada día.

Al empezar las obras de Amaniel retiraron los contenedores de papel, vidrio y envases, de la calle, a la altura con la Plaza de las Comendadoras. Los bares han dejado de reciclar los vidrios y no me extraña: un bar no puede arrastrar sus vidrios 1/2 km cuesta arriba para reciclar y que otros se beneficien de su esfuerzo. Y los vecinos como yo, tampoco. Nos ponen muy difícil «salvar el planeta».

El punto limpio que llega a la zona es los martes de 7.00 a 8.30 de la mañana, hora que invita a reciclar, corriendo al trabajo o madrugando de jubilado, Eso para pilas, aceites y cosas más feas.

Soy ecologista y concienciado, pero no un héroe. Reclamo los contenedores a mitad de cuesta de Amaniel y un punto más limpio y que esté en la zona más tiempo.

Firmado: Pepe Orden

Si quieres aparecer en Habla Malasaña, la tribuna abierta del periódico Somos Malasaña, mándanos tu texto a contacto@somosmalasana.com. Publicaremos los más interesantes

 

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

3 Comentarios

  1. pablo

    Y que estén tapando los huecos con empedrado donde estaban los árboles nadie dice nada?

    Responder
  2. Terence Prieto

    Pues espera que implanten la única medida que valdrá para algo que no será otra de que no va a haber contenedores en los que cualquiera puede tirar lo que quiera, sino que absolutamente todo de lo que te quieras desprender tendrás que llevarlo a los puntos donde de forma ordenada y totalmente trazable quedará regisgtrado quién cuando y cuánto llevas allí.

    Verás si recorres medio kilómetro o siete veces más.

    Lo que te lleves para consumir: se sabrá.
    Lo que deberías retornar en los puntos: se sabrá.

    Y así a todo el mundo, ya que está controlado, se recontrolará.

    Y como todo el mundo está controlado: todo el que tire lo que sea en cualquier lugar de la vía pública (con la excusa de que ya no tengo cubos): multazo gorodo o cárcel.

    Según consumas: tendrás tus precios.
    Según la cantidad de desperdicio que generes y de la que quieras desprenderte: tendrás tus precios.

    Se terminaron los precios de compra, de retorno y de depósito de resíduo fijos e iguales para todos.
    Todos controlados. Precios progresivos en función de si consumes de forma coherente o derrochadora. Lo mismo con los precios ‘de la basura’.

    Seguro que a los ecologistas ciudadanos, les horroriza todo esto.

    Todo el mundo sueña con volver al contador de agua fría genérico en todo el bloque, en lugar de uno individual en cada casa. Y a dividir. y por este motivo, con las basuras, seguimos con un método prehistórtico en el que puedes tirar en la calle lo que quieras. Alucina. En el siglo XXI.

    Dejen de protestar y lleven las basuras donde sea necesario. En no mucho tiempo, igual que para comprar van a los establecimientos. Tendrán que ir al ‘establecimiento’ de ‘soltar desperdicios’.

    Responder
    • Marisa

      Ojalá sea así, fíjate

      Responder

Deja un comentario