La exposición de la historia de Metro de Madrid se olvida de la Guerra Civil

Una exposición conmemorativa recorre, a través de fotos de época, la historia de nuestro metro en las estaciones de Cuatro Caminos, Ríos Rosas, Iglesia, Tribunal y Sol. Sin embargo, las famosas fotos del suburbano utilziado como refugio de guerra no aparecen en la selección. ¿Olvido? ¿Intento de rehuir temas conflictivos centrales en nuestra historia?

Estación de Metro usado como refugio en la guerra civil | http://www.memoriademadrid.es

Los madrileños hemos empezado con los fastos del centenario del metro antes de comenzar el año en el que nuestro suburbano cumplirá un siglo, en 2019. Los usuarios de la Línea 1–la primera y, por la tanto, la que será centenaria– , vemos cada día las paredes de algunas de sus estaciones adornadas con magníficas fotografías que constituyen un auténtico paseo por la longeva vida de la infraestructura y su relación con nuestra ciudad. Las fotografías, a gran tamaño y con textos explicativos, están colocadas en los pórticos de acceso, vestíbulos y pasillos de Cuatro Caminos, Ríos Rosas, Iglesia, Tribunal y Sol.

Las imágenes que tapizan las paredes de estas estaciones recorren el arranque de las obras, la famosa foto de la inauguración con Alfonso XIII (y la explicación de que la foto fue retocada porque el rey salía con los ojos cerrados), las taquilleras, los distintos  trenes, los viajeros de diferentes décadas (con el peinado y el color de fotografía que les toca)…

Sin embargo, en la exposición faltan algunas de las fotografías más famosas del metro de Madrid, que tenía entonces tres líneas: las de la Guerra Civil. El relato conmemorativo rehúye la huella de los bombardeos, del uso del suburbano para el transporte de enfermos y hasta de su uso como refugio antiaéreo para la población civil, a pesar de que es este último un hecho muy recordado por los madrileños.

El 6 de agosto de 1936, el Ministerio de la Guerra publicaba la siguiente nota en los principales periódicos de la ciudad:

El Metro prestará servicio hasta las dos de la mañana. En todo caso, las entradas de las estaciones estarán abiertas toda la noche, para que puedan refugiarse los vecinos que decidan hacerlo así para preservarse de los peligros ocasionados en caso de sufrir la ciudad un ataque aéreo. A partir de las once, la Dirección de Metro cuidará de que las luces de la escalera de accesos las estaciones están apagadas, entra tanto se las dota de unas pantallas especiales en cuyo caso estarán encendidas…

En un primer momento, el metro se llenó de refugiados y, posteriormente, se limitó el uso de los subterráneos a los momentos de bombardeo, como se puede ver en el vídeo que acompaña el texto.

Al contrario de lo que sucede en Madrid, en otros sitios han puesto en valor el recuerdo de las estaciones de metro utilizadas como refugios antiaéreos durante la guerra. Es el caso de Londres, cuya red también fue utilizada para resguardarse de los bombardeos de la Lufwaffe, sucedidos entre septiembre de 1940 y mayo de 1941. Allí, la estación de Aldwych, en desuso desde 1994, fue reabierta para recrear los bombardeos en el 70 aniversario de los mismos, y el London Transport Museum decidió en 2016 organizar rutas que incluían la estación abandonada de Down Street, utilizada durante la Segunda Guerra Mundial como búnker por el Gabinete de Guerra de Churchill.

Deja un comentario