Kikí d'Akí: «siempre pensamos que es el último disco y el último concierto pero queremos hacer más» | Somos Malasaña

Kikí d’Akí: «siempre pensamos que es el último disco y el último concierto pero queremos hacer más»

Hablamos con Maria José Serrano, de Kikí d'Akí . Ella y Sergio López de Haro presentan su nuevo trabajo el próximo jueves 29 en la Sala Maravillas.

Jose en un concierto | http://lafonoteca.net/grupos/kiki-daki/

Vainica Doble, Bernardo Bonezzi, Fórmula V, Carlos Berlanga, Françoise Hardy, France Gall y Charlie Mysterio. No, no es la playlist de tu amigo aficionado al pop exquisito es la nómina de musicazos que versiona Kikí d’Akí en Breve encuentro (Monster Records, 2018), su regreso a la larga duración tras una década. El disco se estrena en la Sala Maravillas, presentado por Paco Clavel, el próximo jueves 29 y María José Serrano –Jose–, que es la voz, la imagen y la mitad del grupo junto a Sergio López de Haro, ha conversado con nosotros para contárnoslo.

Por si hay algún despistado… ¿Kikí d’Akí? Empezamos por el principio. María José Serrano participó de la agitación cultural del Madrid en la bisagra de los setenta y los ochenta, llegó a hacer voces en los primeros Radio Futura y luego formó parte de Las Chinas, grupo que duró poco pero cuyo recuerdo se ha hecho indeleble en cualquier crónica de la Nueva Ola.Tras la disolución de aquellas Modettes a la madrileña, María José se enfunda el nombre artístico Kikí d’Akí –frente al de la modelo Kiki de Montparnasse, que muy local no era–, saca en 1983 el single Accidente y, seguidamente, Kikí d’Akí (Nuevos Medios, 1984). En las actuaciones de esta época tocaba ya la guitarra Sergio López de Haro, en lo sucesivo y hasta hoy mitad de Kikí d’Akí.

El grupo se había disuelto a finales de los ochenta, pero los años dos mil llegaron con ganas de escarbar en las herencias del mejor pop de aquí. Durante esa década sacaron con Siesta Mi Colección (2003), Villa Flir (2006) y No Mires Atrás (2008), en los que trabajaron con nombres rotundos del pop español como Fernando Márquez El Zurdo (que ya compusiera en el disco de 1984 temas míticos como El Futuro o Unidad de destino en lo personal), Guille Millkyway o Parade.

Durante estos años de compatibilizar la música con sus respectivas profesiones –pintor y bibliotecaria– Sergio y Jose vuelven a ensayar en los míticos locales de la calle Tablada, en Tetuán, y actúan en diversas ocasiones en directo. Luego, una década de silencio discográfico en el que no han parado de colaborar, aquí y allá, hasta juntar sin darse cuenta el material que ahora se ha impreso en Breve encuentro.

“El nuevo disco ha venido cocinándose a lo largo de los últimos años sin que mediara la intención de que los temas convivieran juntas en un mismo disco. Hemos ido haciendo las versiones para diferentes homenajes, muchos a gente que ha muerto: France Gall, Vainica Doble, Berlanga, Bonezzi…también metimos unos temas en una biografía de Françoise Hardy ”. Estas canciones se prepararon para ser cantadas en diferentes eventos en la vecina sala Sirocco y ahora los han hecho suyos definitivamente, empastándolos para sonar como unidad.

“Ahora es distinto a la etapa de los dos mil –cuenta Jose– somos sólo Sergio y yo, guitarra y voz, es como ir desnuditos”. El sonido es diferente, Sergio tiene libertad para trufar los temas de matices con su guitarra elegante y la voz de Jose destaca más que nunca. “Las bases que nos veíamos obligados a llevar grabadas cuando éramos una formación de tres enguarrinaban mucho. Yo creo que hemos ganado”.

Con el concierto del jueves 29, Kikí d’Akí vuelven a un espacio que, algunas vidas atrás, fue importante en su primera etapa. “En 1986 tocamos en un restaurante que estaba aquí antes de ser la sala Maravillas…que también se llamaba Maravillas. Fueron nada menos que quince días y alguien del local grabó un concierto, que resultó tener un sonido aceptable. De ahí salieron los singles de la edición limitada que sacó en 2015 Munster Records y también Una locura, el bonus track de la reedición del disco de Nuevos Medios (Kikí d’Akí, 2005)”.

¿Y ahora? Cuando le preguntamos por el barrio de Malasaña en la actualidad le viene a la cabeza la omnipresente publicidad de una entidad bancaria repleta de topicazos. “Es horroroso, como decir, venid, venid, inversores”. A ellos les gusta pasear por el vecino barrio de Chamberí, en el que viven desde hace muchos años, una rutina tranquila como el entusiasmo de las cosas sencillas que inspira su música. Este jueves toca escuchar canciones bonitas en la Maravillas y Jose advierte: “queremos dar más conciertos”.

Deja un comentario