Éxodo de una DJ a falta de perspectivas de trabajo: «No conozco a nadie que esté pinchando»

Eme DJ abandona Madrid ante la perspectiva de un verano en blanco, después de ver cómo la pandemia de coronavirus ha hecho desaparecer toda la actividad de la noche de Malasaña

Eme DJ, en una de sus sesiones

«La semana que viene me largo de Madrid, después de 4 meses sin conseguir curro de DJ y cancelándose todos mis bolos veraniegos, no puedo seguir aquí. Espero veros de nuevo en la pista de baile algún día». Estas lapidarias palabras las escribía en Twitter este viernes Eme DJ, una de las referencias en los platos de Malasaña y nombre habitual en fiestas y festivales dentro y fuera de Madrid. Su marcha es consecuencia directa de que la mayoría de locales de noche permanezcan cerrados por la pandemia del coronavirus. Y de que las pistas de baile estén clausuradas como precaución para evitar rebrotes de Covid-19.

Eme DJ o Marta Fierro (Monforte de Lemos, 1982) se marcha de forma indefinida, sin fecha de regreso, después de vivir durante 20 años en el centro de Madrid y de tener casa en propiedad en Malasaña desde hace más de una década. Vuelve a Galicia, su tierra natal, ante el negro panorama de este verano para el ocio nocturno de la capital. «Yo vivía solo de mi trabajo como Disc Jockey, pero ahora mismo no hay nada que hacer aquí», explica en conversación con Somos Malasaña. «No es una retirada, son las circunstancias. No puedo ni pagar internet. En Madrid está todo parado y no conozco a nadie que esté pinchando», dice.

En un mundo paralelo en el que no hubiera existido esta pandemia, Marta hubiera pinchado el pasado fin de semana en la fiesta internacional de la MTV por el Día de la Música. Y hoy lo haría probablemente en alguna fiesta del Orgullo LGTBI. También tenía cerrada su presencia en grandes festivales de verano como el Sonorama. Pero el trabajo se ha esfumado y las perspectivas no son halagüeñas. «Incluso en Galicia es complicado pinchar en el circuito de chiringuitos de playa, porque no puede haber pistas de baile en funcionamiento», lamenta.

Eme DJ pasó la cuarentena confinada en la calle San Vicente Ferrer, metida en casa junto a sus dos gatos y aguardando con paciencia la desescalada, mientras tejía redes con sus vecinos de calle, para los que montó alguna sesión desde su balcón. «Los vecinos hemos hecho mucha piña», recuerda. Pero, al contrario que otros creadores, su gremio tenía más complicado pasar del directo a las redes digitales, reproduciendo sus sesiones en streaming: «El problema es que no hay ninguna plataforma adecuada para ello, estamos en bragas. Youtube te las corta por infracción de derechos de autor, Instagram también y últimamente también en Twicht. Además, lo de que no veas a la gente bailar lo que pones hace que todo pierda frescura».

El oscuro futuro que vislumbra Eme DJ es parecido al que temen los bares históricos de Malasaña, que prevén un flojo verano cuando puedan reabrir (algunos lo han hecho ya, otros tendrán que esperar por su licencia a principios de julio), siempre bajo la amenaza de nuevos cierres por el peligro de rebrote de la enfermedad. Marta, además, ve las medidas de la nueva normalidad incompatibles con su profesión: «No me veo pinchando con mascarilla, ni tampoco veo lo de los conciertos para gente que llega en coche. Se cargan la experiencia de la música en directo, si tengo que llegar a eso no disfrutaría nadie, ni el público ni yo», confiesa.

Además de poner música, Eme ha ejercido como profesora de futuros pinchadiscos en centros educativos -otra de las vías de trabajo cerradas, porque la formación se ha trasladado al online- y ha escrito el libro Mamá, quiero ser DJ. Hace años fue elegida por la (ahora extinta) revista Rockdeluxe como la Mejor DJ nacional. Cree que su gremio debería aprovechar esta pausa para atajar la precariedad de su actividad, pagada en muchas ocasiones con dinero en B y sin posibilidad de salir de la economía sumergida. «Necesitamos una mejor regulación y protección, además de ayudas para las salas», reclama.

Mientras prepara la maleta, Marta Fierro confía en que la noche se reactive de alguna manera y pueda volver a Madrid, a la vez que cruza los dedos para que la vacuna contra el coronavirus llegue pronto y salve las pistas de baile. «Solo podemos esperar», dice con resignación.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

7 Comentarios

  1. @capitan_malasana

    ¿Los vecinos agradecen este «parón» de la noche malasañera? ¿Lo que no han podido las normativas municipales lo ha conseguido un virus? ¿Es posible que las noches en Malasaña sean como en cualquier otro barrio? ¿Se puede vivir sin ruido y sin broncas?

    Responder
    • Agapo

      Habla por ti, no por todos como haces siempre. Ella también es vecina. Yo, y muchos como yo también lo somos, y vivimos en Malasaña, entre otras cosas, por su vida nocturna. Lo que ha quedado demostrado es que tanto tú como tu asociación reaccionaria lo que en realidad buscáis es el fin de toda la hostelería nocturna, y no sólo lo ilegal. Convertir el barrio en vuestra urbanización en la sierra. Vere a vivir a la Sierra, farsante.

      Responder
  2. La Lore y La Macu

    La verdad que es muy comodo vivir así, demasiado la ha durado.Todo el dia casa y pinchando 1 dia a la semana. Mientras el resto de gente, nos levantamos a las 6 y no llegamos a casa hasta las 20:00. Este tipo de negocios, se tienen que regular. Al igual los precios abusivos por consumiciones en Discotecas. Venga hombre ya !!

    Responder
    • Agapo

      Lo de que esta chica trabaja 1 día de la semana te lo sacas de la manga. Cómo salen a la luz los envidiosos y ruines de turno. Esos negocios tienen las regulaciones e inspecciones más estrictas de toda la hostelería existente. La gente en su negocio pone los precios que considera oportunos, y que van directamente relacionados a los gastos que tienen. Si no quieres pagarlos es fácil: no vayas.

      Responder
      • La Lore y La Macu

        Oye Gapo, respeta un poco las opiniones de los demas. No seas Fascista. Cada uno piensa de una manera. Si el trabajo de DJ nos parece comodo, se dice y no pasa nada. Si nos parece un atraco los precios de las Discotecas, se dice y no pasa nada. Y por cierto, iré o dejaré de ir donde me salga de los webs. Faltaria mas. Ale ahora a pastar !!

        Responder
  3. RicharC.

    Se me ocurre, a bote pronto, que podría ponerse a trabajar

    Responder
    • Cierra al salir HEMEDIYEI

      Trabajar??? Esoquesloques???

      Responder

Deja un comentario