El charco de la calle Barceló, un vergonzoso clásico de los días de lluvia en Malasaña

En la calle Barceló, a la altura de la calle Churruca, desde hace 15 años se forma un gran charco cada vez que llueve

Si hay un clásico entre los clásicos cada vez que llueve en Malasaña ese es el charco que se forma en la esquina de la calle Churruca con la de Barceló y que, entre otras cosas, hace que el agua que en él se acumula entre hasta en la acera por la parte derecha del paso de cebra que hay en el lugar.

Según una denuncia vecinal, ese charco lleva año tras año formándose en la citada esquina sin que nadie se haya preocupado por nivelar el terreno. Es tan viejo que los vecinos se refieren a él como el charco de Caja Madrid -por la sucursal bancaria que hay justo en esa intersección-, cuando esa entidad se fusionó en 2010 pasando a ser Bankia desde entonces. Pero es que la cosa viene desde más atrás y hay quien recuerda su existencia desde el año 2003-2004, aproximadamente, lo que hace un total de 15 años de charco.

Por descontado, no es el único punto negro que encontramos en Malasaña en cuanto llueve algo, pero su longevidad le confiere una relevancia de la que difícilmente se puede sentir orgullosa la ciudad.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

1 Comentario

  1. Terence Prieto

    No tiene pinta de que tenga solución sin modificar las caídas de las aceras o la calzada (que se aprecia que al reasfaltarse ha llegado a quedar a ras del paso, lo que facilitará a las sillas de ruedas).

    Hay muchísimos sitios (asfaltados o no en los que se acumula el agua).

    La solución en estas situaciones es achicarla (barrerla en este caso cuando deja de llover), supongo que nadie entiende que sea cosa suya, y tampoco avisar al Ayto para que algún operario en 2 minutos escasos, el charco lo deje en charquito en espera de secarse solo.

    Pero bueno, la mayoría dirá que hay que poner una alcantarilla, y conectar un sumidero a la red…

    Siempre sucederá. Si no se protesta de que aparece un charco, se protestaría de que la acera termina en una rampa hacia arriba, y si no que la calzada queda escalonada respecto a la acera.

    … si es que se quiere todo.

    Responder

Deja un comentario