El terrorífico edificio de ‘Malasaña 32’ existe: era una fábrica de pianos y tuvo un pasado turbulento

El Edificio Montano alberga las escaleras, interiores y exteriores de la película de Albert Pintó y también una historia de engaños y juicios que va más allá del argumento de la película

Edificio de 'Malasaña 32', en un fotograma de la película

Desde este viernes, las calles del barrio de Universidad tienen un nuevo lugar de peregrinaje para los amantes del cine de terror. Se estrena Malasaña 32, la primera película de este género inspirada en el nombre popular del barrio. Y su escenario principal se encuentra en esta zona del centro de Madrid, aunque no en la calle Manuela Malasaña, donde se desarrolla la acción ficticia de la película.

El número 32 de Manuela Malasaña no existe, como recuerda el Chojín en la canción oficial de la película. Su último edificio, ya en la esquina con San Bernardo, llega al 30. Pero bajando hacia Plaza España, a 10 minutos andando de este lugar, se encuentra el principal escenario de rodaje de la película: se trata del Edificio Montano, ubicado en el número 3 de la calle San Bernardino. En él se encuentra el siniestro portal y la escalera por la que la familia protagonista de Malasaña 32 accede a su nueva casa, el tercero B donde suceden fenómenos extraños y el patio interior con un tendedero de mucho movimiento.

Edificio Montano, al poco de su construcción | MCYP

El solar donde se ubica el edificio albergó desde el año 1853 la fábrica de pianos Vicente Montano, uno de los pocos fabricantes que facturaban estos instrumentos de música en la capital (en la época solo existían otros tres en toda la ciudad). Fueron sus hijos los que, treinta años después, reformaron la finca industrial y le dieron el aspecto de edificio decimonónico que se observa en la película, para seguir albergando la fábrica pero también varios pisos de viviendas y un espectacular salón de audiciones y recitales en su primera planta, donde llegó a actuar entre otros Pau Casals.

El salón era -y sigue siendo- un espacio lujoso, adornado con bonitas columnas y rematado en su techo con las decoraciones de los hermanos Daniel y Germán Zuloaga según un informe publicado por la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP).

Sala de audiciones del Edificio Montano | MADRID CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

Ni la zona de fábrica ni el salón aparecen en Malasaña 32, que centra la acción en la zona de viviendas situada a partir de tercer piso. En el metraje también son visibles las letras M de su fachada, que podrían recordar al nombre del barrio pero que hacían referencia al apellido de la familia constructora, Montano. La efigie del fundador Vicente Montano todavía se conserva en la esquina del edificio, sobre el tejado.

La truculenta historia que cuenta la película no tiene mucho que ver con lo que pasó en este edificio (se parece más a los misterios y crímenes de la cercana Antonio Grilo) pero en el relato de lo que sucedió en este lugar también hay una mujer mayor implicada y oscuros movimientos a su alrededor.

El turbulento pasado reciente del edificio

La fábrica de pianos Montano cesó su actividad en el primer tercio del siglo XX y, después de la Guerra Civil, se instaló allí la biblioteca de la Escuela de Peritos Industriales,ocupando sus talleres y laboratorios la contigua fábrica de pianos. En 1956 ocupó su lugar el Instituto de Enseñanzas Profesionales de la Mujer a lo largo de seis años y en 1970 el local se convirtió en la tienda de decoración Rustika durante más de cuatro décadas hasta casi anteayer, el año 2014.

Años antes se produjo un hecho clave para el futuro del edificio: la heredera de la familia, María Jesús Moreno, fue ingresada en un centro tutelado por la Fundación Afal Futuro, al padecer demencia y síndrome de Diógenes, ya con edad muy avanzada. Bajo la tutela de dicha fundación, su testamento cambió para donar sus bienes a la Fundación Reina Sofía. Y el edificio fue vendido por Afal en extrañas circunstancias a la sociedad recién creada San Bernardino 2011 SL, gestionada (que sepamos hasta día de hoy) por Gonzalo López Cobo.

Portero automático del actual Edificio Montano | SOMOS MALASAÑA

La Fundación Afal fue acusada después de haber modificado su testamento para la donación de sus bienes (3 millones de euros, entre ellos el inmueble citado), al igual que supuestamente hizo con otros ancianos que también tutelaba. El caso fue hecho público en 2014 por el diario El País y en 2018 se iniciaron diligencias por parte de la Fiscalía, que acusaba a nueve responsables de la fundación de haber practicado transferencias indebidas por hasta 8,4 millones de euros. A día de hoy siguen a la espera de juicio.

Los rodajes de San Bernardino 3

La historia familiar y las extrañas visicitudes que se dieron después han hecho que el edificio de Malasaña 32 se haya convertido en uno de los mejores lugares de Madrid para albergar rodajes. Allí Santiago Segura filmó una de las de la saga Torrente, Álex de la Iglesia rodó parte de Las Brujas de Zagarramurdi. Y, más recientemente, se grabaron allí la premiada Que dios nos perdone (2016, Rodrigo Sorogoyen) y la comedia No le culpes al Karma (2016, María Ripoll).

El futuro de San Bernardino 3 es incierto. En 2014 se produjo una reforma en el edificio a cargo del estudio Arquipablo que no se finalizó y fue entonces cuando MCyP alertó con su informe sobre la posibilidad de que se perdieran los frescos de los Zuloaga, protegidos integralmente al igual que todos los elementos interiores y exteriores del edificio. De momento, sigue en alquiler para rodajes. El último tuvo lugar esta misma semana.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

17 Comentarios

  1. Julio Lorente Goñi

    Según cuenta Pío Baroja en el Arbol de la Ciencia, sus tío Justo vivía a finales del XIX en un ático en la última planta de esa casa con una gran terraza desde la que se veía el Cuartel de la Montaña y los Carabancheles, actualmente cegado por el mastodonte del Edificio España. Dice que tenía un amplia terraza llena de tiestos con flores, como buen andaluz. Actualmente la terraza/azotea es muy pequeña. Mi impresión es que al edificio ha sido recrecido un par de plantas ya que mirándolo por detrás desde el patio del Centro de la Comunidad que allí existe se aprecia una gran diferencia en las fachada de los dos plantas superiores. Alguien me lo podría confirmar. Gracias

    Responder
  2. Julio Lorente Goñi

    Buenos días. Comentarles que en esta casa de la Calle San Bernardino 3 residió Justo de Goñi Sol, un intelectual tío abuelo de Pío Baroja, el famoso escritor, donde se reunían para hablar de filosofía y las historias que luego Don Pío recogía en sus novelas. El Diario de Jerez sacó un artículo contando esta interesante historia que puede verse en https://www.diariodejerez.es/jerez/pio-baroja-goni-jerez_0_1407159735.html
    Y más extensamente en el Libro; Justo de Goñi Sol, El Extraño Intelectual. Públicado en Amazon.
    Ayer mismo el referido Diario a publicado un breve artículo sobre Malasaña 32 basado en el anterior.

    Responder
  3. @capitan_malasana

    Hay en Malasaña algunos edificios cerrados o medio cerrados que dan mucho más miedo. Ver sus fachadas deterioradas o sus balcones tapiados es espeluznante. Solo hay que pasear por el barrio para encontrarles.

    Responder
  4. Greis

    Stop pisos turísticos. Stop gentrificación. Eso sí que da miedito.

    Responder
  5. jose

    Actualmente el edificio se encuentra a la venta.

    Responder
    • sara

      Los rodajes complican la vida de los vecinos demasiado. Deberían tomar medidas alternativas para no vernos afectados con tantísima frecuencia. Suelen eliminar el aparcamiento dura te una semana en al menos 4 calles completas.

      Responder
    • sara

      Pero quedaba una vecina viviendo allí no?

      Responder
  6. Eladio Fernández

    Mi familia y yo vivimos en San Bernardino 3, cuarta planta letra A, desde 1972 a 1974 y conocimos a María Jesús, en aquel momento una persona mayor pero todavía lúcida. Mi madre y ella trabaron una gran amistad y muchas tardes bajábamos a tomar pastas y cafe con leche a su casa, en la segunda planta (donde está el precioso mirador cerrado de cristal). Aún poseía un precioso piano recuerdo de la tradición familiar. Ella soltera convencida, siempre vistió de riguroso luto por su padre y su única compañía eran varios gatos que poblaban la casa por todas partes.

    Para mis hermanos y para mí fue una época maravillosa, todos los vecinos nos conocíamos y las puertas de las casas siempre estaban abiertas. Recuerdo que nosotros jugábamos con los niños del 3º B (donde transcurre la película) y mi madre se asomaba a la escalera y nos llamaba desde arriba para que subiéramos a cenar.
    También conocíamos mucho a la anciana que residia en el 4º B, la pobre vivía sola, pero estábamos pendientes de ella y le alegraba el jolgorio que montábamos mis hermanos y yo.
    Las letras A eran unas casas curiosas, ya que las viviendas tenían un pasillo circular de tal manera que regresabas a la entrada dando la vuelta por otras habitaciones sin tener que desandar el camino, además en el centro había una habitación muy curiosa con una cama abatible.

    Nos marchamos a vivir fuera de Madrid y María Jesús insistió en que nos guardaba la casa por si acaso el tiempo que fuera necesario. Su oferta que rechazamos solo hizo que aumentará nuestro cariño por ella.

    Me gustaría comentar que era una casa donde fuimos muy felices y de la que todos guardamos un maravilloso recuerdo. Conocer con el paso de los años la triste historia de la demencia de María Jesús y los avatares de la venta del inmueble me impacto mucho, y mi madre, que ya no vive en España se entristeció al recordar a aquella pintoresca mujer con un punto estrambótico pero siempre amable, cariñosa y excelente persona.

    Ironias de la vida, mi profesión está vinculada al Cine y muchas de las películas en las que he participado se han rodado en San Bernardino 3. A pesar de ello no he querido visitarlo en ninguno de mis rodajes, como dice Sabina, «al lugar donde has sido feliz, no debieras jamás volver».

    Espero y deseo que se pueda preservar este edificio singular y su valioso contenido.

    Responder
    • peru

      Os habéis olvidado de una buena película que se rodó íntegramente en ese edificio: «Musarañas» de Juanfer de Andrés y Esteban Roel.

      Responder
    • Vecino Preocupado

      Fantástico recuerdo, gracias por compartirlo.

      Responder
    • Nydia

      Fueron tiempos inolvidables y muy felices que no olvido. Mi gratitude a Maria Jesus es inmensa, asi como lo fue su generosidad.

      Gracias hijo por tus memorias y honor a quien lo merece.

      Responder
    • Carol

      Que recuerdos. Pero y de verdad pasaban cosas en este edificio?

      Responder
    • Pilar Pulido

      He visto la película este lunes 20.Gracias por dar otra versión de ese edificio y sus gentes. Muy bonito recuerdo

      Responder
      • Leandro

        Me ha gustado mucho este artículo. Otra visita pendiente, y con ganas.

        Responder
    • Lola

      Pues es un recuerdo muy bonito, mejor recordarlo asi que con una peli de terror.

      Responder
    • Sofía

      Que bonito ,me encantó leerlo !! Felicidades !! Me apunto lo de Sabina
      Un abrazo para ti ,Sofía

      Responder

Deja un comentario