Cuando las farmacias mostraban piernas de toreros