El afterhours precintado de Jesús del Valle vuelve a abrir | Somos Malasaña

El afterhours precintado de Jesús del Valle vuelve a abrir

Los vecinos afirman que tenía prohibida su reapertura durante al menos un año

Precinto municipal sobre el afterhours de Jesús del Valle | SOMOS MALASAÑA

La paz para los vecinos de la calle Jesús del Valle solo ha durado medio año. El tiempo que ha pasado entre que fuera precintado por el Ayuntamiento de Madrid, en mayo, hasta el pasado fin de semana, que volvió a abrir durante el sábado y el domingo por la mañana, según alertaron fuentes vecinales y pudo comprobar in situ el periódico Somos Malasaña.

El Garaje, ubicado en el número 34 de la calle, anunció su reapertura con flyers de su primer evento, que tuvo lugar el pasado 29 de diciembre. Todo ello pese a que el precinto municipal tenía un año de duración (exactamente 12 meses y un día, según resolución judicial) y expiraba en mayo de 2019, informan vecinos de esta calle. «En la anterior etapa se convirtió en un nido de criminalidad y de trafico de drogas encubierto», se quejan las mismas fuentes, que temen que las situaciones vividas entonces se vuelvan a repetir.

Flyer anunciando una fiesta en el after de Jesús del Valle el último fin de semana del año

El Garaje fue uno de los últimos afterhours que permaneció abierto en Malasaña, un barrio en el que los hermanos Cornacchia Lobato, conocidos empresarios de este tipo de negocios, mantuvieron en funcionamiento varios locales como el Jaguer, el Palma Beat o el Anglet a través de diferentes sociedades pantalla. Los vecinos sospechan que ellos son los que están detrás de la nueva apertura del bar de Jesús del Valle, que mostró recientemente, después del precinto, un un cartel de alquiler: se pedían 2.500 euros mensuales y un aval bancario de 200.000 euros.

Otro de los afterhours más conocidos de Malasaña, el de Ritmo y Compás en la Corredera, también cesó hace unos meses en su actividad, gracias a la especial vigilancia que sobre este tipo de locales está manteniendo la Policía Municipal de Centro, en colaboración con la subdelegación del Gobierno. Una acción conjunta que también está facilitando otras actuaciones como el cierre del narcopiso en la calle Tesoro y el narcolocal de la calle San Joaquín.

3 Comentarios

  1. José

    Muchísimas gracias a todo el equipo de SOMOS MALASAÑA por la pronta respuesta y visibilidad de este problema, el articulo es claro y directo y SÍ para nuestra desgracia son los mismos que lo gestionaban antes.

    Nuevamente la falta de herramientas de la administración y el enredo de competencias entre ellas (local, estatal y autonómica) hace que esté “nido delincuencial” vuelva a abrir sus puertas con los problemas para los vecinos que ello genera, que de sobra para todos es conocido.

    Desde aquí pedimos colaboración y una llamada a que las mañanas de viernes, sábado y domingo sea un flujo constante de llamadas al 092, “la unión hace la fuerza!!”

    Responder
  2. Alejandro

    Aquí hace todo el mundo lo que le sale de las p****tas. Que queremos tocar las campanas de San Ildefondo en nochevieja y molestar? Pues se tocan. Que me apetece beber en la calle? Pues se bebe. Que quiero orinar en la puerta de una casa? Pues se orina. Que quiero abrir un after? Pues lo abro. Estamos hartos de gente que se piensa que este barrio es el barrio sin ley! Fuera de Malasaña, dejadnos vivir con normalidad!

    Responder
    • José

      Así es Alejandro, nos estamos convirtiendo en un parque de atracciones, donde botellones, lateros organizados, narco-pisos, traficantes, drogodependientes, carteristas….campan a sus anchas.

      Ahora con la apertura de nuevo del After Hours los traficantes encuentran un sitio donde refugiarse al amparo de la administración.

      Responder

Deja un comentario