Treinta años sin Costus: exposición en Cádiz y olvido en Malasaña | Somos Malasaña

Treinta años sin Costus: exposición en Cádiz y olvido en Malasaña

La petición de colocar una placa en el número 14 de la calle Palma no llegó a buen puerto y ningún acto recuerda a la pareja de artistas que retrató la Movida y a la que homenajea una muestra en la capital gaditana

Folletos de las exposición de Costus en Cádiz | COSTUS FB

El pasado 4 de junio se cumplió el 30 aniversario de un triste día para el arte y para Malasaña, el de la muerte de Juan Carrero. El que fuera 50% del Costus se quitó la vida un mes después de que su pareja y dúo artístico Enrique Naya falleciera víctima del sida. Nada recuerda a día de hoy su paso por uno de los puntos neurálgicos de La Movida, el número 14 de la calle Palma, su casa y punto de reunión -y creación- para decenas de los protagonistas de una época.

El primero exterior izquierda fue el piso en el que Alaska planeaba sus canciones y en sus habitaciones Almodóvar rodó parte de Pepi, Luci y Bom. Por allí pasaron Fabio McNamara, Tino Casal, el fotógrafo Pablo Pérez-Mínguez, Txomin Salazar, Carlos Berlanga. Sus paredes albergaron tanto trasiego que se llegó a pedir la colocación de una placa en su memoria en el exterior del edificio. Fue en el año 2017, coincidiendo con la celebración del World Pride en Madrid. Pero el Ayuntamiento dejó aparcada la petición, y nunca más se supo de ella.

Por Palma 14 pasaban «un grupo de descartes de la transición, de modernos irredentos e inconformistas con alergia a la pana y la mirada más puesta en el New York de los setenta o el Londes del punk que en el París del 68». «Los encuentros en Palma 14 se convertían cada noche, al son de Lola Flores, David Bowie, los Ramones o Las Grecas, en reuniones donde los proyectos de unos se mezclaban con el trabajo de otros, trascendiendo del plano anecdótico al de la producción». Los entrecomillados son de Julio Pérez Manzanares en la imprescindible Costus: You are a Star (Editorial UCA, 2016), una biografía sobre la pareja artística, que arroja gran información sobre diferentes movimientos artísticos y personajes de La Movida, que se completa con una jugosa serie de entrevistas a Manuel Cáceres, Eugenia Niña o Guillermo Pérez Villalta escritas por Mario Vaquerizo.

La Piedad, de la serie ‘El valle de los caídos’ | COSTUS OFICIAL

Pérez Manzanares también fue el impulsor de la petición de la placa que todavía le debe Madrid a Costus, pareja que tiene más reconocimiento en Cádiz -la provincia que vio nacer a Enrique y en la que vivió Juan- que la ciudad donde desarrolló la mayor parte de su trabajo. Estos días se exhibe en pleno corazón gaditano una exposición que recuerda su trabajo a tres décadas vista: Costus, 30 años (ECCO, hasta el 13 de octubre), con una colección de obras nunca antes mostradas al público, cedidas por las familias de ambos artistas, y que muestran «un documento necesario para entender una época y un territorio, un tiempo y un lugar. La España de la Transición, la llegada de la libertad, o al menos de la apertura», explicó en su presentación la edil de cultura gaditana.

Cádiz es también el lugar que acoge de forma permanente la colección El valle de los caídos, una serie de cuadros de gran formato protagonizados por personajes de los ochenta, que fueron retratados a imagen y semejanza de las esculturas de forman parte del complejo monumental levantado por Franco en la sierra de Madrid, pero con el característico trazo de Costus. Bibi Andersen retratada como la Virgen del Carmen o Alaska posando como una Piedad son algunas de las piezas que componen este conjunto que bien merece una escapada a la ciudad andaluza.

‘Estrangulamiento de Virginia Mayo por James Cagney en presencia de Joan Crawford’, mural para La Vía Láctea | COSTUS OFICIAL

Hace diez años, Somos Malasaña ya recordaba la relación de estos pintores con el barrio que los acogió y en el que quedan algunas de sus  obras. Destacan los murales que luce un local tan emblemático como la Vía Láctea, uno de los primeros encargos de Enrique Naya, ejecutados entre finales de 1978 y principios de 1979, en los que colaboró con Juan por primera vez y de los que se conservan algunas reproducciones a tamaño real situadas en el mismo lugar donde se encontraban los originales.

2 Comentarios

  1. Pilar

    El nombre correcto es Julio Pérez Manzanares. Sería interesante que lo rectificasen. Por cierto soy su madre. Gracias.

    Responder
  2. RepeLust

    Hace unos años vi una en un centro en El Puerto de Santa María, alucinante.

    Responder

Deja un comentario