Ser padres en Malasaña: ventajas, inconvenientes y recomendaciones | Somos Malasaña

Ser padres en Malasaña: ventajas, inconvenientes y recomendaciones

Ocho familias relacionadas con el barrio analizan lo que supone criar a sus hijos en el barrio... o por qué no lo han hecho y se han marchado

Plaza Dos de Mayo, Malasaña.

Adriana F. Alcol

Community manager de profesión, esta coruñesa afincada en Madrid desde el año 2012, nos mostrará en esta sección que Malasaña se puede vivir de muchas maneras sin caer en los tópicos y etiquetas que muchos se han empeñado en poner a este barrio que ella siente más como un pequeño gran pueblo en medio de una gran ciudad.

16/03/2019

Destacado
Niños
Tendencias

Desde hace un tiempo he empezado a ver muchas noticias acerca de la preocupación que está generando que cada vez son menos las familias con hijos que deciden vivir en la zona centro de grandes ciudades como Madrid. Si os soy sincera, hasta hace bien poco es algo que para mí pasaba totalmente desapercibido, pero cada vez tengo más amigos que se han convertido en padres y veo la complicación a la que se enfrentan cada día criando a sus hijos en barrios como Malasaña. Ya que sobre este tema poco puedo aportar debido a mi falta de experiencia, he decidido hablar con familias que tienen diferentes visiones sobre criar a sus hijos en la zona centro de la capital y esto es lo que me han contado:

Joan (36), padre de Claudia (4 años)

Joan y su familia vivieron en Chamartín durante los dos primeros años de vida de Claudia y en la actualidad residen en Conde Duque. «Los fines de semana pasábamos el día entero en el centro, lo que terminaba siendo agotador. Ahora que vivimos en Conde Duque podemos ir a comer a casa, descansar un rato y después seguir disfrutando de la amplia oferta cultural y de actividades que ofrece el centro de Madrid. Resulta muy sencillo encontrar planes que se adapten a toda la familia; una de las grandes ventajas es la posibilidad de encadenar diferentes actividades en un mismo día sin la necesidad de utilizar el coche». A pesar de que Joan ve grandes ventajas en vivir en un barrio como este, reconoce inconvenientes como el elevado precio de los alquileres, la suciedad de algunas calles y parques a primera hora de la mañana o el estado de los colegios, que son un poco antiguos y disponen de poco espacio. «El centro de Madrid debería regular también la situación de los pisos turísticos, que están echando a muchas familias de los barrios; además, faltan ludotecas públicas y más espacios donde los niños puedan jugar después del colegio o los fines de semana cuando hace frío y muy importante también es destacar la falta de baños con cambiadores».

Tienda Mon Petit Retro, Malasaña.

María (43), madre de dos niños de 1 y 8 años

María vive con su familia en Malasaña. «Tenemos la gran ventaja de contar con cines, teatros, bibliotecas y parques cerca del barrio que podemos disfrutar de manera conjunta en nuestro tiempo de ocio; además, la población de Malasaña es muy heterogénea en cuanto a edad, países de procedencia o nivel socioeconómico y existe una convivencia muy cercana entre las familias. Pero no todo son ventajas y la contaminación, la inseguridad que han generado fenómenos como la gentrificación o el poco contacto con la naturaleza, son algunos de los peros que sufren los niños que se crían en barrios del centro de las grandes ciudades». Algunas de las soluciones y cambios que María ve necesarios son la peatonalización,  la ampliación de zonas verdes, el control de la vivienda turística y la regulación de los precios de los alquileres de esos locales que dan alma al barrio.

Joaquín (45), padre de dos niños de 11 y 13 años

Joaquín vive con su familia en Malasaña, que considera un pequeño pueblo dentro de una gran ciudad de lunes a jueves. «Es un barrio multicultural que permite que mis hijos (que han vivido por motivos profesionales de sus padres en diferentes países) se sientan parte de un pequeño lugar y del mundo al mismo tiempo; es difícil de explicar, pero es esa sensación de arraigo y de pertenencia local y global en un mismo espacio», asegura. «Además, el hecho de que puedan moverse en un entorno de gente y lugares conocidos, hace que nos sintamos más seguros cuando mi hija, que ya ha entrado en la adolescencia, regresa sola a casa».

Cuando los hijos se van haciendo mayores, empiezas a fijarte en otras cosas. «Para los amigos de mis hijos vivimos en un barrio guay (eso de tener tiendas de cómics o librerías en el portal, mola), aunque los padres prefieren venir a buscarles y que no vuelvan solos a sus casas. Que Malasaña es un barrio inseguro, es un poco fama, un poco verdad». ¿Y qué pasa cuando llega el fin de semana? «Pues que el barrio deja de ser barrio para convertirse en tierra de nadie y en un parque temático de borrachera incontrolada, pisos turísticos y de a ver quién grita más a las dos y media de la madrugada. Aunque la llegada de coches de la policía municipal a la plaza Dos de Mayo los fines de semana ha mejorado un poco la situación, la falta de regulación de los apartamentos vacacionales hace que se corra el riesgo de que la tierra de nadie se extienda los siete días de la semana, haciendo que nuestro entorno se vuelva ajeno para niños y adultos». Para Joaquín, las bibliotecas municipales deberían abrir también los fines de semana. «Tenemos dos al lado de nuestra casa, pero es imposible que las puedan disfrutar por lo horarios que tienen en el colegio y el instituto. También deberían existir más opciones para que los adolescentes puedan practicar deporte en el barrio, ya que la piscina de San Antón está muy llena en los horarios en los que ellos podrían ir y en el gimnasio de Barceló hay pocas clases para ellos y las actividades en verano son muy limitadas y más enfocadas a niños más pequeños».

Lupe (40), madre de una niña de 11 años

Lupe vive con su familia en Malasaña. «Vamos andando al colegio y prácticamente a casi cualquier sitio al que diariamente tenemos que ir, incluyendo las actividades de las que disfrutamos de manera conjunta. Culturalmente es increíble el movimiento y la variedad que hay, gracias entre otras cosas, a las diferentes nacionalidades que conviven en el barrio. Aunque contamos con pocos espacios verdes y zonas de juego para niños, podemos ir andando al Retiro, al Templo de Debod o al Parque del Oeste para disfrutar de un poco de naturaleza, pero en invierno necesitaríamos también espacios cubiertos de libre acceso para que los más pequeños puedan hacer deporte».

La limpieza (o más bien, la falta de ella), la presencia de tráfico o el escaso cuidado de algunos espacios comunes son algunas de las preocupaciones presentes en casi todos los vecinos. «La contaminación, aunque ha mejorado bastante con la peatonalización de algunas calles, con la reforma de la Gran Vía y las restricciones a los coches no residentes que no cumplen cero emisiones, sigue siendo uno de los grandes problemas: más espacios verdes, mejores cuidados, menos coches y más bicis podrían ser algunas de las posibles soluciones».

Älva for Kids, Malasaña.

Xiana Fumega (35) y Víctor Toller (32), padres de Alejandra (2 años)

Xiana y Víctor trabajan en Malasaña y en el año 2015 tomaron la decisión de mudarse al barrio vecino de Lavapiés: «Nos encanta que nuestra hija se esté criando en un ambiente tan abierto, multicultural y urbanita. Al vivir en el centro apenas utilizamos el transporte, ni público ni privado, y vamos a casi todas partes andando. Pero por otro lado sentimos que tenemos muy pocas opciones de colegios públicos, espacios lúdicos (abiertos y cerrados), zonas verdes y parques donde puedan jugar tranquilamente». Y es que la tranquilidad de los barrios más periféricos es otro de los factores que los padres del centro más echan de menos pensando en la posibilidad de que en un futuro sus hijos puedan salir solos a la calle.

César (48), padre de una niña de 3 años

César trabaja en Malasaña y durante muchos años ha vivido en diferentes zonas de Madrid. En la actualidad reside con su familia en un pueblo al noroeste de la capital y reconoce que criar a su hija en el centro se les hacía mucho más complicado: «Nos resultaba difícil elegir guardería, un futuro colegio, nos preocupaba el grado de polución, el entorno y la sensación (no sé hasta qué punto real) de menor seguridad para ella, no tanto ahora que es pequeña, pero sí para cuando sea un poco más mayor».

César ha podido darnos el punto de vista de quien vive en las afueras, donde ve grandes ventajas, como la calidad del aire, la facilidad de acceso a los servicios básicos, la cercanía con los vecinos y -si hay buena comunicación con Madrid centro- la poca dependencia del coche. «Si pienso en las futuras ventajas para mi hija, un pueblo pequeño puede darle una mayor autonomía: ir sola caminando al colegio, bajar a comprar el pan o ir a jugar con sus amigos en el parque… son cosas que en el centro imponen mucho más respeto». Pero a pesar de todas estas ventajas, el mayor inconveniente que ve en su situación actual es criar a su hija en un lugar en el que no tienen raíces. «Cualquier día nos vamos de allí, comenzamos de nuevo en otra ubicación y privamos a nuestra hija de ese vínculo que para nosotros ha sido tan importante. Por ese lado me resulta algo artificial que posiblemente en Madrid centro no habríamos sentido tras haber vivido allí durante casi tres décadas».

Para que la situación de las familias con hijos mejore en Madrid centro -en su opinión- serían necesarios cambios como un menor número de coches, regular la gentrificación y poder contar con más zonas verdes. Entonces, ¿qué es lo mejor? «Creo que al final uno intenta reproducir para los hijos un entorno similar en el que los padres se han criado, en mi caso, un pueblo pequeño es un entorno más parecido a una ciudad de provincias como en la que yo nací y me crié. De todas maneras, tengo amigos con hijos que viven en Madrid y no lo llevan mal, de hecho a veces hasta me dan envidia, tanto por ellos como por los niños; ellos también sienten envidia a veces de determinadas cosas que nosotros vivimos en nuestro día a día, pero no se puede tener todo. Quizás cuando la niña sea más grande nos planteemos volver al centro, o irnos a otro país, que el mundo es muy grande».

Zona infantil de la Plaza Dos de Mayo, Malasaña.

Miguel (56), padre de Carmen (19 años)

Miguel trabaja en Malasaña y vive con su familia en el barrio de Chamberí. Aunque su hija ya supera la mayoría de edad, el centro le resulta el lugar perfecto para que ella pueda disfrutar de todas sus ventajas. «Puede ir andando a casi cualquier sitio, cada vez cuenta con más opciones de movilidad, además del metro y el autobús, hay una gran oferta de ocio cultural y gastronómico, además de tener entre nuestros vecinos una amplia variedad de nacionalidades, lo que sin duda ayuda a abrir la mente y no sentirnos el centro del universo». Pero Miguel también es consciente de los precios de la zona. «Vivir en el centro de Madrid hace que todo se encarezca, también el ocio de la gente joven, lo que para ellos implica uno de los peros más grandes, además de encontrar casi todos los lugares a los que quieren ir los fines de semana muy masificados. Eso sí, pueden pasear tranquilamente por zonas peatonales como la calle Fuencarral o quedar en la Plaza Dos de Mayo y encontrar muchos planes a su alcance y de su gusto, como los bares, restaurantes, mercadillos o tiendas vintage, por poner algunos ejemplos».

María (37) y José (37), padres de Amalia (4 meses)

El caso de María y José me resultó muy interesante: ambos son gallegos, de A Coruña, y viven en el centro de Madrid. A finales del año 2018 nació su hija Amalia. «Cuando nos planteamos ser padres en Madrid, sabíamos las dificultades a las que nos íbamos a enfrentar, entre otras, que los dos pasamos por trabajo una media de once horas fuera de casa». Tuvo lo que los médicos llaman un buen embarazo y hasta la semana 35 no le dieron la baja. «Tres semanas después llegó Amalia tras un parto muy complicado que terminó en cesárea. Cuando salí del hospital me dieron una medicación que debía tomar durante quince días con la prescripción médica de no coger peso durante el primer mes para que me cicatrizase bien la herida. A pesar de contar con mi pareja y la ayuda de mi madre, que vino de Galicia a pasar a nuestra casa los primeros días, me sentía débil, como un robot, y todo lo que tenía que hacer para cuidar de mi hija, por mínimo que fuese, se me hacía un mundo. Con la llegada de la Navidad nos fuimos a A Coruña, donde nos sentimos muy arropados por la familia y los amigos; en ese momento tomamos la decisión de que lo mejor sería que la baja la pasase en casa de mi madre con Amalia».

A principios de enero a José se le terminó la baja de paternidad y tuvo que regresar a Madrid y reincorporarse a su trabajo. «Mucha gente me puede tildar de egoísta por separar a Amalia de su padre en las primeras semanas de vida o de inmadura por tener un bebé y no poder enfrentarme a su cuidado en Madrid, pero fue una decisión consensuada entre los dos y como bien me dijo una de las enfermeras que me atendió en el hospital, lo primero es que yo me sintiese bien para poder transmitir a mi hija lo mejor y sabíamos que en Madrid, que iba a pasar tantas horas en casa sola con Amalia, no podía dárselo, y la verdad, no nos arrepentimos para nada de la decisión».

A María se le termina esta semana la baja por maternidad, aunque uniendo los permisos de lactancia y días de vacaciones no disfrutados del año pasado, se reincorporará a su trabajo a principios del mes de mayo. «Se nos ha pasado todo muy rápido, pero nos sentimos contentos de que Amalia haya podido disfrutar de las cosas que José y yo consideramos más importantes en nuestra vida como es la familia, nuestro entorno y la tranquilidad de disfrutar de una ciudad pequeña y con mar». Durante toda la baja, José ha pasado en A Coruña los fines de semana con ellas. «Ahora nos toca enfrentarnos a las hostilidades de una ciudad como Madrid, como encontrar guardería, que está siendo toda una odisea. En nuestra ciudad contaríamos con la ayuda de los abuelos, pero sabemos que la baja de maternidad no es un estado eterno y ahora nos toca asumir nuestra realidad. Nos asustan temas como que la niña se ponga enferma,no poder llevarla a la guardería y no contar con la ayuda de nadie».

Entonces, ¿cuáles son las grandes diferencias entre una ciudad grande y una pequeña? «Para nosotros, en una ciudad pequeña todo es mucho más fácil porque parece que el tiempo se estira y en cambio, poder hacer varias cosas en un mismo día en Madrid se complica enormemente. Muchas de las cosas que hemos podido hacer con Amalia durante estos meses serán más complicadas a partir de ahora y la verdad es que nos da mucha pena, aunque asumimos que por el momento tiene que ser así y encontraremos otras ventajas a vivir en Madrid, aunque debo confesar que seguramente cuando me reincorpore, ya estaré pensando en los días que faltan para poder volver a nuestra ciudad en verano, porque los padres siempre buscamos lo mejor para los hijos y para nosotros, sin duda, lo mejor lo tenemos en A Coruña».

Café de Mahón, Malasaña.

RECOMENDACIONES PARA DISFRUTAR EN FAMILIA SI VIVES EN MALASAÑA:

Respecto a las recomendaciones, muchos de los testimonios de las familias han coincidido, así que aquí os dejo un pequeño listado de lugares que me han sugerido, unos en Malasaña y otros algo más alejados:

  1. PARA JUGAR AL AIRE LIBRE: Si buscas que tus hijos puedan disfrutar de la naturaleza durante el fin de semana, hay que caminar un ratito hasta el Templo de Debod, el Parque del Oeste o el Parque infantil del Palacio Real. Y como sabemos que entre semana el tiempo de ocio es más limitado, la plaza de Las Comendadoras, la plaza Dos de Mayo o el parque de Barceló son algunas de las alternativas que más aconsejan. Y si el domingo os quedáis en la ciudad, la calle Fuencarral se peatonaliza desde Bilbao hasta Quevedo.

  2. PARA DESARROLLAR ACTIVIDADES: El Centro Cultural Conde Duque cuenta con una biblioteca infantil y algunos talleres puntuales destinados a los más pequeños de la casa, El Museo ABC organiza también de manera puntual talleres para familias y en la tienda de libros disponen de una mesa donde los niños pueden sentarse a pintar un rato; y si caminamos hasta Lavapiés, en La Casa Encendida también encontraréis todo tipo de entretenimiento para todas las edades.

  3. PARA IR AL TEATRO: Los teatros del barrio como el Lara, el Alfil o Microteatro por Dinero acogen obras para todos los públicos y también en Lavapiés, el teatro Valle Inclán, ofrece obras de títeres que tienen muy buena acogida. Pero si lo que quieres es que tus hijos practiquen teatro, la escuela de La Íntegra ofrece cursos, talleres y animaciones infantiles.

  4. PARA LEER: Tenemos la enorme suerte de contar con muchas librerías en el barrio y algunas de las que más han recomendado las familias son las de cómics de la calle Luna (Otaku Center, Metrópolis y Crisis Comics), Tres Rosas Amarillas, Cervantes y Cía y Panta Rhei.

  5. PARA VESTIR: En tiendas como Älva for Kids y Mon Petit Retro encontraréis, además de ropa, accesorios, juegos y decoración para el público infantil.

  6. PARA COMER:  Debo reconocer que me han sorprendido las elecciones gastronómicas preferidas por los niños, entre las que destacan el mercado de Mostenses, las pizzas de Luna Rossa, el pollo de Limbo (el restaurante asador de Bastardo Hostel), las raciones (especialmente los nachos) del Café de Mahón y, para cenar en verano, la terraza del Bosco de Lobos en el COAM.

Preparar este artículo ha sido el descubrimiento de una realidad totalmente desconocida para mí y he llegado a la conclusión de que formar una familia en el centro de Madrid es de todo menos sencillo. A pesar de que tiene una serie de ventajas, confieso que le veo demasiados contras y entiendo que cada vez sean más las familias que decidan mudarse a barrios periféricos de la capital e incluso a otros municipios. Nunca he pensado en tener hijos, pero en el caso de que en algún momento tomase esa decisión, creo que formar una familia en una ciudad pequeña, te evita muchos de los problemas que han descrito algunos de estos testimonios, a los que agradezco enormemente que me hayan ayudado a entender un poco mejor la situación.

7 Comentarios

  1. Antonio Pérez

    Cuando llegué a Malasaña hace más de 20 años siempre pensé que no era lugar adecuado para criar hijos y que cuando decidiera tenerlos me iría del barrio. Hoy tengo dos, de 16 y de 10, y aquí sigo. Cierto es que por cuestión de espacio cuando iba a nacer el segundo nos fuimos fuera y cierto es también que esa aventura sólo duró 6 meses porque no nos vimos haciendo vida de familia de centro comercial los fines de semana y de tener que coger coche para casi todo…y regresamos enseguida. El haber criado en Malasaña a mis hijos, en un pequeño apartamento, quinto sin ascensor, está claro que ha tenido sus inconvenientes, pero es algo que volvería a repetir y demuestra que, lejos de lo que pensaba cuando llegué a este barrio, sí puede ser un lugar adecuado para tener niños. Hay muchas mejoras posibles para hacerlo un lugar mejor para las familias y se deben reivindicar, pero también son numerosas las ventajas que una zona tan céntrica ofrece. Entre ellas, una importante oferta cultural de la que disfrutar cualquier día de la semana y la diversidad de personas con la que se convive. El verde lo tenemos a 20 minutos andando de casa…

    Responder
  2. Opm

    Nací en Malasaña, c/Don Felipe. Los que sois del barrio la conocéis, los que lleváis 1 año viviendo allí para decir que vivís en Malasaña posiblemente no la conozcáis. Os ilustro. Es una pequeña calle que va desde el final de Corredera Alta a la c/Madera en dirección a Gran Vía. Me fui hace 6 años antes de tener a mi hija, después de tres décadas allí. Y lo hice con pleno conocimiento de causa. No me imagino criar a un bebé en ese barrio ahora salvo que vivas en un ático con terraza de 30 m2 y ascensor con 3 dormitorios, o un interior a patio de manzana…pero para eso me fui cerca del campo. El día a día es inmejorable, mis hijos tienen actividades culturales al aire libre o en ludotecas, recintos deportivos, respiran aire más puro y si hay que ir al centro, se va y tárdamos en transporte público 10 minutos, Línea 10, Tribunal.

    Responder
    • Ppito

      Opm, ahora que te has ido cerca del campo para decir que vives cerca del campo, puedes pedir que te menosprecien por ello los autóctonos y te ilustren sobre su origen o sobre cómo es una mata de tomates, pero siempre con una mirada por encima del hombro. Te sentirás como en casa.

      Responder
    • Jm

      Al final todos los que presumen de irse al campo, de ir a la periferia,urbanizaciones fantasmas jaulas de oro, de tener un chatet, acaban viniendo siempre al centro, ( cuando pueden) y lo extrañan, aunque sea con sus niños una vez al mes y sin poder aparcar claro, o el día que vienen a Cortilandia, todos estresados de compras sin tiempo para nada.Terminan los fines empujando un carrito en chandal en un centro comercial de la periferia ¿Eso es vivir en Madrid? No, gracias, me quedo en mi barrio de C Duque, mis tiendas, bares ,teatros, biblioteca, mis conversaciones con los tenderos, los churros, mi «todo a mano» mis bazares chinos, ir andando a todos lados. Templo de Debod, Madrid Rio, etc.. y esa vida barrial cotidiana. Salir y ver VIDA.

      Responder
  3. docente

    A mi personalmente me gustaba este barrio , pero la verdad ahora esta muy masificado, hay muchísima gente y ahora ya no es lo que era, los alquileres están por las nubes y comprar algo ni pensarlo

    Responder
  4. @capitan_malasana

    Pues ahora pensar en el otro coletivo, los ancianos solos o tadavía en pareja. Con todas las horas del día por delante y con sus propias necesidades ¿Donde sería mas feliz ese coletivo durante la etapa final de su si vida?¿En un centro estilo Malasaña?, ¿en una ciudad más pequeña? ¿o en un pequeño pueblo?, ¿tu que decidirias?

    Responder
  5. yita85

    Yo viví 11 años en Malasaña. Jamás pensé que querría irme del barrio. Pero en cuanto mi hijo cumplió tres años, nos mudamos a un pueblo de la sierra porque no soportábamos al gentío atropellando al niño (una vez me dijeron que es que lo habían confundido con una bolsa de mano), por la suciedad de los parques (y la falta de ellos), el consumismo en general, atrapando a nuestro hijo, que pedía y pedía y pedía, hiperestimulado por la abundancia de cada tramo de acera en los paseos…

    En el pueblo también vamos caminando a todas partes, también hay una buena biblioteca, también consumimos en pequeños negocios donde nos conocen, también vamos caminando al cole, también se hacen actividades y saraos familiares, y hasta también hay un restaurante con carta vegana. Me he dado cuenta de que aquí voy por la calle sin estresarme, y que además respiro, que no hay tanto ruido, que veo montañas desde mi ventana y por todas partes. Cada vez me cuesta más ir al barrio que tanto adoré porque me agobio muchísimo; lo veo sucio, atestado y ruidoso. La primera sorprendida sigo siendo yo.

    Responder

Responder a @capitan_malasana Cancelar respuesta