Se ha acabado uno de los veranos más secos de la historia