¿Quién no se tomó un botellín en El Maragato?

Un bar que sobrevivió más de un siglo y cerró en 1999. Un sitio de los que abundan en la nostalgia y escasean en la Malasaña del siglo XXI