Pequeño comercio y ciudadanía, premios 2019 ‘Las siete maravillas de Maravillas’

La Malasaña sin maquillaje, la que se funde con Maravillas, se reunió el sábado para homenajear modestamente al pequeño comercio, al emprendimiento social y a la ciudadanía del barrio en la entrega de los premios honíficos Las siete maravillas

La entrega de estos premios honoríficos es una manera más de hacer barrio | SOMOS MALASAÑA

Quince kilos de patatas revolconas con su correspondiente panceta y guarnición de chorizos a la sidra y de vino caliente especiado fue el menú que acompañó el pasado sábado al acto de entrega de los premios Las siete maravillas del Barrio de Maravillas, reconocimientos que se enmarcan dentro de la celebración de la Fiesta de las Maravillas y que no son otra cosa que diplomas honoríficos que homenajean al pequeño comercio del barrio, al emprendimiento y a la ciudadanía de la zona.

El acto tuvo lugar en una antigua lechería de la calle Dos de Mayo, la Granja Dos de Mayo, hogar de Maruja García, la «Abuela Maravillas», una más que octogenaria vecina que hace ya una década se empeñó en que su barrio de toda la vida tuviera sus propias fiestas vecinales y pensó que no podía haber mejor fecha para ello que la celebración del día de la Virgen de las Maravillas, que es quien le da su nombre tradicional.

Maruja García es la octogenaria «Abuela Maravillas» que está detrás de estos galardones y de la celebración de estas fiestas de barrio | SOMOS MALASAÑA

Desde entonces, con voluntad de hierro y la ayuda de vecinos y de comerciantes de largo recorrido, Maruja ha ido montando un pequeño programa de propuestas y actividades sufragado en parte por su propio bolsillo y en parte por aquellos a los que van aportando lo que buenamente quieren o pueden.

Quien pretenda hablar con conocimiento de Malasaña debe conocer fiestas y actos como estos: modestos en cuanto a dimensiones y, a la vez, grandes por su significado. A la sombra de esa Malasaña de puertas hacia fuera, de la que se creen expertos muchos de quienes sólo patean sus calles en busca de la mejor imagen para compartir en su instagram, existe la Malasaña -o Maravillas- de Maruja y compañía: sin maquillaje, humilde y orgullosa al mismo tiempo, barrionalista.

Premiados

Algunos de los distinguidos en esta edición de 2019

La edición de 2019 de Las 7 maravillas del Barrio Maravillas reconoció la labor comercial de Librería Reno (calle Monteleón 14), Luthier Fernando Solar (calle Divino Pastor 24) y Pollería Herrero (calle Espíritu Santo 7); el «emprendimiento saludable» de Aliño (calle Espíritu Santo 2); la labor social de EOF (asociación Escuela de Orientación Familiar que cumple 25 años) y del movimiento ciudadano SOS Malasaña; la acción de dinamización de las calles del barrio de Lope de Aixela; la trayectoria vecinal de Fermín Errodonsoro y la cultural de la Escuela Música Creativa, personificada en su directora, Amelia Caro. Por último, el reconocimiento al trabajo de las mujeres de Malasaña recayó en Rosa García.

No hay alfombra roja en esta entrega de premios, pero no faltan las patatas revolconas con panceta que cada año prepara para sus vecinos Maruja García | SOMOS MALASAÑA

2 Comentarios

  1. José

    No se entiende el interés informativo de las andanzas de los freaks. Este diario ganaría mucho si en su lugar informase de las exposiciones que se realizan en el barrio y demás eventos culturales a pequeño nivel, si tan preocupados estáis por la «Malasaña sin maquillaje». Se hacen cosas interesantes en Malasaña que no pasa por ser un freak localista. Verguenza los que lean y piensen que el barrio es lo que mostráis.

    Responder
    • pepón

      Don José, ¿qué SÍ ES el barrio?
      Menudo faltón está usted hecho… El que lea algo que no le guste que lea otra cosa oiga, a ver si hay que hacer el periódico como una promoción del barrio también. Vaya mentes hay…
      Enhorabuena a los que José llama «freaks», me identifco con ellos más que con él. Yo no soy tan moderno ni intolerante. Gracias al periódico por mostrar las cosas del barrio, para todos los gustos.
      Don José, hágaselo ver. Mis respetos

      Responder

Deja un comentario