«Para mí es todo un privilegio poder hacer que un cine muerto resucite»