Opinión: Cuando una jueza pone en cuarentena la artimaña de Centro para tomar el control de la Casa del Cura

La Junta Municipal del distrito jamás tuvo la intención de permitir que la entidad vecinal a la que se le adjudicó por concurso la gestión de la Casa del Cura desarrollara en ella el proyecto de "interés público y social" con el que se ganó ese derecho

El concejal de Centro, José Fernández, en la Plaza del Rastrillo | SOMOS MALASAÑA

«Antes éramos ocupas, ahora sólo somos irresponsables», afirma con ironía la presidenta de la Asociación de Vecinos de Malasaña, Conde Duque y Centro, Pilar Cirugeda. Así ha calificado a estos vecinos el concejal del distrito, José Fernández (PP), al conocer el fallo judicial que paraliza el desalojo que él mismo había ordenado de la Casa del Cura y que aclara que la citada asociación, actual cesionaria del edificio de titularidad municipal, tiene un contrato legal para desarrollar en él unas actividades de «interés público y social».

Fernández, el alcalde Almeida y su partido reclaman la Casa del Cura para, en teoría, ampliar el espacio disponible para personal de servicios sociales del distrito Centro y alegan que el empeño de la asociación de Malasaña en llevar ante los tribunales, con un contencioso-administrativo, la revocación de la cesión del inmueble aprobada en el pleno municipal por los grupos en el gobierno, impide desarrollar sus planes. Sin embargo, tras esta excusa de mal pagador, lo que callan es que jamás tuvieron intención de permitir que los vecinos gestionaran el edificio, por mucho que se hubieran ganado el derecho de hacerlo en concurso público durante la anterior legislatura.

La Junta del distrito mantiene cerrado por las tardes el Centro de Servicios Sociales Maravillas

Primero, la Junta de Centro demoró hasta lo imposible la finalización de las obras de adecuación del inmueble, que retrasaron la entrega de las llaves del mismo a los vecinos y, luego, creyó haber encontrado en la pandemia la excusa perfecta a la que agarrarse para hacer efectiva la cláusula del contrato de cesión que permite revocarla en caso de necesidad por razones de interés público.

Y hablamos de excusa porque, entre otras cosas, mientras se reclama más espacio para atender con seguridad a los ciudadanos, la Junta del distrito mantiene cerrado por las tardes el Centro de Servicios Sociales Maravillas -en la cercana calle de San Joaquín- por, al parecer, falta de celadores. Así pues, no son metros cuadrados para servicios sociales lo que más necesita, sino personal y un proyecto asistencial mucho más amplio que el que ahora ofrece.

Por otra parte, cabe recordar que ese mismo centro Maravillas permaneció clausurado los meses más duros del confinamiento por unas obras que estaban previsto realizarlas durante el pasado verano pero que alguien decidió que era conveniente adelantarlas haciéndolas coincidir con el inicio de la crisis sociosanitaria de la Covid-19.

Volviendo de nuevo sobre el tema de la Casa del Cura, cierto es que lo de la demora de la entrega de las llaves se podría haber evitado de haber dejado la cosa mucho mejor atada el anterior gobierno municipal pero, igualmente, el actual ejecutivo habría tratado de hacer efectiva la cláusula de revocación de la cesión como fuera.

Es parte de su política general de gobernar para el pueblo pero sin el pueblo, desde la que tratan de ningunear a los colectivos sociales y al tejido asociativo de los distintos barrios de Madrid y de la que han hecho gala, sin reparo alguno, desde sus primeros días en el poder. Se rigen por una pensamiento para ellos indiscutible: «¡Qué mayor consulta sobre lo que hacer o no hacer que las urnas!», como si el haber logrado una mayoría para gobernar tras unas elecciones les proporcionara automáticamente cuatro años de carta blanca para hacer y deshacer a sus anchas.

Ningún representante de este gobierno municipal ha querido visitar nunca la Casa del Cura, ni reunirse con la asociación cesionaria -más que para comunicarle la revocación de la cesión-, ni se ha interesado por su proyecto. El mismo secretario general del PP de Centro, Carlos Segura, quien presume de hablar con toda asociación y vecino del distrito que se lo solicita, ha evitado acercase a este espacio vecinal y se ha dedicado en redes sociales a tratar de minusvalorar y cuestionar la función social y el beneficio colectivo de este lugar que, entre otras cosas, acoge a los voluntarios del banco de alimentos de Malasaña, el cual actualmente da de comer a 73 familias necesitadas del barrio supliendo un cometido que correspondería a unas instituciones locales soberbias e incapaces de hacer nada resolutivo con los datos de personas receptoras de ayudas que exigían les entregara la red de apoyo ciudadano Malasaña Acompaña y que, inútilmente, tienen en su poder desde junio.

Un edificio como La Casa del Cura se hace más necesario para un barrio como Malasaña, aún si cabe, en época de pandemia, pero el uso que se le está dando en la actualidad al mismo por parte del colectivo vecinal que legalmente mantiene su gestión es mucho más productivo socialmente que el artero que propone para él la Junta del distrito. Al fin y al cabo, esos vecinos «irresponsables», según los llama el concejal Fernández, son los que están tapando algunas de las vergüenzas de su gestión asistencial.

Deberá ser la Justicia la que dirima qué gestor de la Casa del Cura y qué proyecto es más beneficioso para los habitantes del barrio, si el de la asociación vecinal o el de la Junta Municipal de Centro, dando y quitando razones a uno y a otro contendiente.

Sea como fuere, y mientras llega el juicio, los vecinos piden diálogo y colaboración al Ayuntamiento y no más palos en sus ruedas: el penúltimo de ellos, un presunto delito de coacción cuando desde Centro se trató de recuperar el edificio por las bravas, saltándose todo procedimiento legal con un intento fallido de cambio de cerradura que acabó en denuncia en la comisaría.

Los primeros tienden la mano al tiempo que el segundo, por el momento, sólo ha mostrado el puño. Ojalá la Junta de Centro cambiara de actitud hacia la Casa del Cura tan rápido como ha cambiado la forma en la que se refiere a quienes la gestionan, antes poco menos que ocupas, ahora -pronunciamiento judicial mediante- simplemente «irresponsables».

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

6 Comentarios

  1. Annaisns

    Todos los centros de asuntos sociales están cerrados por la tarde. Lo se porque los míos lo estan y pertenen a otra Junta Municipal.

    Responder
  2. Vecina

    A «vecino»:
    La gente aún tiene derecho de reunión y de manifestarse, creo yo. Valga decir que es un derecho que no hay que cohatar porque usted «no se atreve» a pasar por ahí, sin saber muy bien por qué cuando nadie se lo impide o puede pasar sin mayor problema por la calle adyacente. Ni qué decir que es un comentario carente de valor añadido a una noticia que poco tiene que ver más que el de eludir el verdadero problema: un ayuntamiento que no respeta la legalidad y no piensa en el bienestar de los ciudadanos.

    Responder
    • vecino

      a usted parece que solo le interese su comentario y apabullar con su mala uva.
      ¡quien es usted para hablar de mi y lo que debo o no debo .!
      vaya respeto el suyo jajjajajajqjwajaja

      Responder
  3. Caridad

    Creía yo que los vendedores de El Rastro éramos los únicos a los que Fernández y Segura despojan de sus derechos, veo que no, que es su habitual manera de actuar con todos, ellos son los dueños y señores de Centro y hacen y deshacen a su antojo.

    Responder
    • ademscontribuyente

      cuando usted deje de avasallar verbalmete una opinion será un ser humano. mientras tanto los de cuatro patas merecen mayor respeto. que su opinion

      Responder
  4. vecino

    Anteayer paseaba por palma y al mirar hacia la plaza, me llamo la atención el campamento que habia montado de personas sentadas en el suelo de la calle dos de mayo cerca de la entrada de acceso.
    invadiendo es espacio a los posibles viandantes.Xque yo no me atreveria a pasar. si ellos no tienen la culpa los demás menos.

    Responder

Deja un comentario