Operación contra el botellón en Malasaña: 346 multas por beber en la calle en un fin de semana

Hasta 79 lateros fueron denunciados por ofrecer bebida y comida en el entorno del Dos de Mayo y calles como Palma o San Vicente Ferrer

Lata tirada en un alcorque de Malasaña | SOMOS MALASAÑA

Dicho y hecho: la comisariada especial que el Ayuntamiento ha puesto para Malasaña prometió a la plataforma SOS Malasaña que la Policía Municipal iba a desarrollar una operación especial «para aumentar la vigilancia y el control de actividades ilícitas que generan molestias a los vecinos». El resultado de esta operación, que se desarrolló durante el pasado fin de semana, fue elocuente: 346 multas por consumo de alcohol en la calle en un solo fin de semana.

El dato es enorme, comparado con las sanciones impuestas por ejemplo durante todo el mes de febrero de 2018 en el distrito Centro: cuando se alcanzaron 902 durante sus 28 días. Ahora, en solo tres días y alrededor de la plaza del Dos de Mayo y calles cercanas, la Policía Municipal impuso más de un tercio de esa cantidad.

Las personas que bebían en la calle no fueron el único objetivo de los agentes, que multaron tanto vestidos de uniforme como camuflados como personas de la calle. También actuaron contra los lateros: abrieron 79 partes de denuncia por venta ambulante de bebidas y bocadillos sin permiso. Además, revisaron 54 locales de ocio y denunciaron a 14 personas por consumo de drogas y a 13 por tenencia.

Un inspector de policía para Malasaña

“Hay que ser implacable con el botellón. Vamos a terminar con él”, anunció a los vecinos la comisionada para Malasaña, Mar Barberán. Una medida policial que también aplauden los hosteleros y que se extenderá previsiblemente a los próximos fines de semana. Además de que consumir alcohol en la calle está prohibido, para la comisionada el botellón da pie a otros muchos de los problemas de los que se quejan los vecinos del barrio, como suciedad, ruido y lateros. La gravedad del asunto ha podido ser ya comprobada en persona por la representante de la alcaldesa que, incluso, días antes de que se hiciera oficial su nombramiento ya se había pateado la noche del fin de semana en Malasaña, en la que confiesa haberse tropezado con un vendedor de alcohol tras otro.

“Siento que hayamos llegado a este punto dramático en la zona para actuar, pero creo que aún estamos a tiempo de encontrar soluciones”, declaró ante los vecinos pidiendo perdón en su condición de trabajador público y admitiendo que no fue hasta la reunión mantenida por SOS Malasaña con la alcaldesa cuando ésta comprendió la verdadera dimensión de la gravedad de lo que, en múltiples sentidos, estaban sufriendo los vecinos de Universidad.

Desde el pasado fin de semana un inspector de policía específico para Malasaña marca las pautas de un plan de intervención que ejecutarán sus subordinados y que actuará especialmente en temas como el consumo de alcohol en la calle, el control de la venta ilegal de alcohol tanto en la vía pública como en comercios, las meadas o las pintadas en las paredes. Barberán aboga por las multas para disuadir a los infractores: “Cuando a alguien le pidan 751€ por micción en la calle y entre 100€ y 600€ por beber en ella se lo va a pensar dos veces”.

5 Comentarios

  1. Paula

    Por mucho que multen, si Salud Pública que es la responsable última de hacer llegar las multas no hace su trabajo, no sirve de nada.
    Por otro lado, ayer pude ver en la Plaza del Dos de Mayo como la policia no multaba si no que pedía a la gente que tirara sus latas de cerveza a la papelera.
    Creo sinceramente que con voluntad (haciendo cumplir la ley) se puede erradicar el botellón. El problema es que no hay voluntad real por parte de los políticos. Sólo estrategias electoralistas.

    Responder
  2. Pepe

    Calle Velarde, no te digo ná y te lo digo tó.

    Responder
  3. Tino

    Lo primero, un diez por centro-izquierda, queremos todos los alcorques con sus árboles, ninguno sobra, faltan muchos.
    Bien por la operativa policial, aunque esporádica, los vecinos tenemos que continuar noche tras noche llamando al 092, me gustaría saber realmente quién arranca la operativa? Si esta operativa se llevará a cabo sistemáticamente, las cifras de multas se cuadriplicarían, como poco! Lo interesante es que estas denuncias se cursaran inmediatamente a los infractores y no se queden por ahí pérdidas meses ,….., para que el efecto disuasorio se consolide.

    Responder
  4. Carlos

    Lo que hace falta es que las denuncias lleguen a quien infringe las normas. Hasta ahora, reconocido por la Policía, las multas se ponen pero no llegan al destino final, sino que se quedan en Madrid Salud.
    También han multado al responsable de un bar con trabajadores ilegales y vendiendo alcohol a menores, pero ahí sigue abierto porque no hay orden de cierre. Multado, demostrado, pero si no dan la orden en el Ayuntamiento… es absurdo y además se malgastan recursos.

    Vamos, que no es difícil poner multas en Malasaña porque hay muchas nomas que no se respetan. Lo que importa es que prosperen y se paguen dado que la educación no ha servido. Fue buen intento, pero es momento de volver a multar si se quiere parar… ¡que llega el buen tiempo y las cervezas no se toman solas!.

    Responder
  5. De centro-izquierda

    Cuando los partidos políticos que ejercen el poder público quieren, se puede.

    A ver si ahora el gobierno municipal también renuncia a tapar los alcorques vacíos…

    Responder

Deja un comentario