Obras para eliminar los ‘toboganes’ de los adoquines en Corredera Alta de San Pablo

Las calles San Bernardo y Pez también serán reasfaltadas las próximas semanas

Cartel de obras para la Corredera Alta de San Pablo | SOMOS MALASAÑA

El mal estado del firme en la Corredera Alta de San Pablo tiene los días contados. A partir de este lunes, 6 de mayo, las máquinas del Ayuntamiento entrarán en el tramo que llega hasta la calle Fuencarral para renovar su adoquinado, informa el Ayuntamiento de Madrid a Somos Malasaña.

Los trabajos, ejecutados por la empresa Padecasa, han sido anunciados desde hace unos días con carteles a los comercios y vecinos de la zona. «Podrán producirse cortes en la circulación y restricciones en el acceso a garajes», advierte el escrito, que también indica que los trabajos podrían extenderse hasta el próximo 1 de junio.

La renovación del adoquinado llega tarde. Se había anunciado para el pasado verano pero primero lo ajustado de la adjudicación y después la denuncia de una de las empresas a concurso retrasó los planes municipales. Tanto que algunas de las calles que se iban a arreglar se quedaron sin hacerlo.

Hace unos días el Ayuntamiento asfaltó la calle Fuencarral, en el tramo que va de Bilbao a Hernán Cortes, una vía que no estaba prevista. Todavía quedan pendientes los trabajos de reasfaltado y adoquinado de dos de las vías principales del barrio, San Bernardo y Pez, que serán ejecutados en las próximas semanas, indican fuentes del área de Desarrollo Urbano Sostenible a este periódico.

Viñeta humorística sobre los baches en Corredera, publicada en 2013 | R. ANGULO

El mal estado del asfalto en la Corredera de San Pablo viene de mucho tiempo atrás. Hace seis años, Somos Malasaña se hacía eco de las quejas vecinales por el deficiente estado del firme de calles como esta y de otras como Pez.

Las explicaciones de Calvo sobre el retraso

Las causas del retraso en la Operación Asfalto 2018 fueron tema de discusión durante una comisión de Desarrollo Urbano Sostenible al inicio del año, en la que el concejal del área -José Manuel Calvo- explicaba que el retraso y la no ejecución de numerosos reasfaltados planificados el pasado verano se debía «a que hemos encontrado un problema fundamental, que ha sido la judicialización del acuerdo marco, que nos ha impedido hacer las obras» e insistió en que, pese al anuncio realizado, «nunca estuvo previsto hacer estas obras sólo en verano, por cuestiones de movilidad».

«Evidentemente nos hubiera gustado no haber tenido problemas para realizar las obras en los plazos. Se trata de un inconveniente que nos hemos encontrado, que es un recurso que interpuso una de las empresas no adjudicataria del contrato. Interpuso uno de los recursos el 30 de julio sabiendo que los juzgados están cerrados en agosto. Es el retraso en la adjudicación del acuerdo marco lo que ha retrasado las obras sobre todo en las avenidas principales», explicó el edil.

Calvo recordó que lo ejecutado hasta ahora «supera en 300.000 metros cuadrados toda la operación de calzadas que hizo el PP en tiempos de Ana Botella» y que «los baches que hay hoy no vienen de nosotros, sino de antes, de que desde 2008 no se invirtió lo necesario para la conservación». La operación anunciada por el Ayuntamiento en junio comprendía reformar el pavimento en una superficie de alrededor de 2,3 millones de metros cuadrados, para lo que iba a invertir 40 millones de euros.

2 Comentarios

  1. ademscontribuyente

    Da asco ,el estado de las callesNI UN SOLO LOGRO , ni en mantenimiento. ni en inicios y finalizaciones de obras NADA A TIEMPO administracion carmena.

    Responder
  2. Peyo

    Por favor, sólo pido que se haga con suficiente calidad de materiales y no dure sólo unos meses. Para tal fin es imprescindible que el tráfico rodado pesado se minimice en la medida de lo posible. En estas calles no deberían tener cabida los camionazos que a veces pasan, aunque es una opinión.

    Es evidente que el barrio se hunde desde varios puntos de vista, incluso físicamente, como evidencian sus calzadas. Es tal la masificación de visitantes y locales recreativos que se hace necesario el ritmo frenético en la recogida de residuos y el aprovisionamiento de bares y tiendas de alimentación. El camión más grande que quepa es el que rentabiliza estas actividades, pero nos hunde las calles y levanta el adoquinado.
    Otra actividad que contribuye es la renovación de pisos constante que hay en el barrio. Camiones que traen materiales y se llevan contenedores a todas horas.

    A ver si podemos bajar el ritmo en algún momento o las instituciones entran a gestionar todo esto, porque es insufrible y luego toda esa inversión privada desemboca en gasto público, como vemos.

    Responder

Deja un comentario