O Potiño III: sencillez y honradez