Crear con niños una obra de teatro para adultos: «Queríamos contar cómo hemos perdido toda su pureza» | Somos Malasaña

Crear con niños una obra de teatro para adultos: «Queríamos contar cómo hemos perdido toda su pureza»

Conde Duque estrena 'Lecciones de vuelo', un montaje inspirado en un 'equipo de imaginadores' de Malasaña, que tienen entre 5 y 10 años

Un momento de la obra 'Lecciones de vuelo'

¿Es posible captar la esencia de un niño, sus preocupaciones, miedos, inquietudes, su alegría? ¿Se puede encapsular y llevarla a escena para que otros adultos la reconozcan, la sientan y echen de menos su pérdida? Preguntas parecidas a estas se formuló hace unos meses la artista Belén Santa-Olalla y su equipo, cuando propuso a Conde Duque crear una obra de teatro desde cero, inspirada por niños pero destinada a un público mayor de edad.

«Queríamos tratar de entenderlos, conocer sus inquietudes y construir una obra desde ese punto de vista», explica Santa-Olalla a Somos Malasaña horas antes de su estreno. Los encargados de hacerlo fueron un equipo de imaginadores formado por 22 alumnos de 5 a 10 años de edad, procedentes de un colegio cercano, el Pi i Margall: ellos acudían a talleres en el Conde Duque durante los que se dedicaban a jugar mientras Belén y su equipo los miraban con extrema atención y grababan cada uno de sus gestos y palabras.

«Les hemos observado mucho: no se trataba de que ellos escribieran la historia, sino de ver cómo se relacionan, lo que decían que les preocupaba, les hacía moverse, las conversaciones que mantenían, las dinámicas de poder que generaban, los roles…». Recordando su época de profesora de arte dramático para niños e incluso de monitora de scouts en campamentos,  aplicó un proceso de design thinking junto al resto del equipo de dirección, dramaturgia y escenografía para ir capturando sus impresiones, buscar el interés desde un punto de vista adulto y a la vez lanzar nuevos elementos de la obra en construcción para ver cómo reaccionaban los niños.

El resultado es Lecciones de vuelo, un montaje que se puede disfrutar desde este jueves 23 de mayo hasta el domingo 9 de junio, en la Sala de Bóvedas del centro cultural. «La obra es muy nostálgica y bastante triste», describe Santa-Olalla. «Se trata de una historia de pérdida, de cómo hemos perdido toda esa pureza, de cómo hemos perdido a nuestros niños. No es una historia infantil contada para adultos», puntualiza. Está tan enfocada en el público adulto que ni siquiera los chavales que han colaborado en su creación acudirán a verla. Sí que lo harán sus familias, que podrán experimentar un formato poco habitual en Madrid. Porque la obra no solo tiene de original su proceso creativo, sino que tampoco se representa en un auditorio.

Espectadores andando por la escena

El formato de Lecciones de vuelo sigue la línea de otras creaciones teatrales que la actual dirección está animando a montar en Conde Duque: obras site-specific, ideadas para espacios de este centro cultural que antes solo eran de paso. La obra arranca en el sótano del patio sur y después se desarrolla a lo largo de la Sala de Bóvedas, donde habitualmente se celebran exposiciones. «La propuesta es del tipo promenade theatre, un teatro recorrido en el que los espectadores se pueden mover por el espacio durante la obra», explica Belén Santa-Olalla.

Los asistentes podrán disfrutar durante tres semanas de una obra de teatro única, en un lugar «fantástico para nuestra manera de entender la escena» -dice Belén-, pero que difícilmente podrá ser adaptada a otro espacio: este innovador formato aún no se ha extendido en España, donde no existe un circuito para este tipo de obras. En otros lugares, como Reino Unido, es bastante más común.

Un momento de ‘Lecciones de vuelo’

«Me interesa mucho todo lo que rompe con formatos tradicionales de artes escénicas», explica Santa-Olalla sobre su trabajo y su compañía -Stroke114- de la que ha tomado a Rodrigo de la Calva como ayudante en este proyecto. La artista asociada trabaja medio camino entre Madrid y Málaga, donde desarrolla buena parte de sus proyectos transmedia. Hasta allí se llevará en la memoria a cada uno de los niños que ha participado en Lecciones de vuelo, confiesa.

«Es un proyecto que marca un antes y un después. Ha sido muy enriquecedor ver cómo se enfrentaban a los juegos, a los retos, a los conflictos… y también a la hora de enfrentarnos nosotros a los procesos creativos». De los alumnos con los que ha trabajado ha conseguido una obra de teatro, pero también una forma distinta de ver su labor diaria: «Me gustaría llevarme su mirada infantil a la hora de enfrentarnos al trabajo, al juego y al disfrute. Muchas veces, desde el mundo profesional es todo como muy importante, muy grave y muy serio. Pero lo más bonito está en el juego y en la despreocupación».

Qué: Lecciones de vuelo
Dónde: Sala de Bóvedas del Centro Cultural Conde Duque
Cuándo: 23, 24, 25, 30, 31 de mayo y 1, 6, 7 y 8 de junio, a las 20.00
Cuánto: entradas a 8-10 euros