El futuro Museo de la Movida ya tiene sus primeros fondos y busca sede en Madrid

El Museo de Historia de la calle Fuencarral es uno de los candidatos para llevar a cabo esta promesa electoral de Ciudadanos, que forma parte del acuerdo electoral con el PP para gobernar la capital

Una fotografía de la época de la Movida, hecha por Pablo Pérez Mínguez: Alaska, Sigfrido Martín Begué, Fabio de Miguel, Blanca Sánchez, Antonio Alvarado y Tino Casal

La Comunidad de Madrid ha pedido al Ayuntamiento que le busque un espacio en la ciudad para albergar el futuro Museo de la Movida, una promesa electoral de Ciudadanos en la que ya trabajan desde el gobierno regional: «Es un proyecto muy ambicioso, que puede llegar muy lejos», ha explicado Marta Rivera, consejera de Cultura y Turismo, a las cámaras de Telemadrid.

Rivera ha elegido la cadena pública para lanzar la propuesta y «tender la mano al Ayuntamiento de Madrid para hacer un Museo de la Movida, porque las instituciones tienen la obligación de colaborar», ha explicado. Ciudadanos llevó al acuerdo de investidura de Martínez-Almeida su apuesta por abrir un Museo de la Movida en la calle Fuencarral, aunque sin definir dónde. «Estoy segura de que el Ayuntamiento va a responder», declaró.

Ciudadanos depende de dos áreas del Ayuntamiento de Madrid controladas por el PP -las concejalías de Cultura y de Obras y Equipamientos- para conseguir la sede del Museo de la Movida, que Begoña Villacís quiere situar en el entorno del Museo de Historia de Madrid. El lugar dispone de salas que actualmente dedica a exposiciones temporales pero que bien podrían albergar una colección permanente.

Con lo que ya cuenta el futuro Museo de la Movida es con los fondos que permitirán su apertura, según adelantó la propia Rivera: «Un coleccionista privado va a ceder a la Comunidad de Madrid las piezas de su colección sobre La Movida», unos objetos que no detalló pero que calificó de «excepcionales».

Actualmente existe en Malasaña un bar-museo de La Movida. Inaugurado en el año 2012 con decenas de objetos procedentes de esta época, el local del número 31 de la Corredera de San Pablo atrae a nostálgicos y a curiosos que buscan referencias de este movimiento contracultural que espoleó la creatividad madrileña durante los años ochenta.

El interés por La Movida es algo que lejos de decrecer con el paso de los años se mantiene fresco e, incluso, repunta, según atestigua Juan Carlos González, responsable de la asociación Carpetania Madrid, que desde hace años realiza varias veces al mes un paseo cultural (Pasea la Malasaña de la Movida) de casi tres horas por los escenarios más significativos de aquella época situados en Malasaña. La propuesta, pensada para pequeños grupos de hasta 20 personas, siempre está llena. El público madrileño es el consumidor mayoritario de la misma, pero González afirma que nunca falta gente de otras provincias españolas y un nada despreciable número de extranjeros.

2 Comentarios

  1. @capitan_malasana

    Pues entre los objetos imprescindibles de la movida imagino que estará la «litrona de Mahou» y las «jeringuillas de la heroina»… una cuantos jóvenes vecinos de entonces cayeron en sus calles y sus casas. Pero imagino que esa será una de las cosas que no se querrán recordar.

    Responder
  2. Juan Doe

    ¿En el edificio de La Igobernable?

    Responder

Responder a @capitan_malasana Cancelar respuesta