Madrid sigue perdiendo puertas centenarias protegidas con descaro e impunidad

En la calle Reyes número 5 encontramos otro ejemplo de cómo un elemento de una fachada protegida por Patrimonio, como es una puerta centenaria, puede desaparecer así como así sin que el Ayuntamiento haga cumplir la normativa vigente y nadie parezca haberse enterado

La imagen de la izquierda es del pasado mes de mayo, mientras que la de la derecha es actual. Entre medias, Reyes 5 ha sido remodelado y la puerta protegida ha desaparecido | SOMOS MALASAÑA

El patrimonio de la ciudad de Madrid sigue desapareciendo sin que nadie parezca reparar en este hecho, al menos en lo que se refiere a las viejas puertas de madera de edificios protegidos. En el número 5 de la calle Reyes encontramos un nuevo ejemplo de esto que afirmamos: una reciente reforma se ha llevado por delante su más que centenaria puerta de entrada, que ha sido sustituida por otra nueva.

Tal y como denunciaba Somos Malasaña en un artículo de septiembre de 2018, las antiguas puertas se están esfumando de manera silenciosa, constante y, por supuesto, ilegal. Como parte fundamental de las fachadas están protegidas por ley en igual grado que lo están los inmuebles a los que franquean la entrada y está prohibido que las comunidades de vecinos o los propietarios de los edificios las sustituyan sin solicitar previamente un permiso que no conseguirán de la administración.

En una zona como Universidad, urbanísticamente consolidada en su totalidad antes del inicio del siglo XX, la inmensa mayoría de sus inmuebles gozan de una protección de Patrimonio de nivel 3 como mínimo y sus fachadas son elementos que se deben conservar. En origen, la práctica totalidad de los edificios del barrio tuvieron puertas de madera, hechas a mano.

Sin embargo, saltarse la normativa «resulta demasiado barato», según denuncia la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), que detecta el origen del problema en el hecho de que el Ayuntamiento de Madrid no ejerce de oficio control alguno sobre estos elementos protegidos de los edificios y tampoco establece medidas sancionadoras para quienes los dañan.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

4 Comentarios

  1. Alfonso

    Yo supongo que se trata de expoliar todo lo que se pueda para luego revender o recolocar la puerta en otro inmueble. En Fuencarral 74, desaparecieron las excelentes puertas de acceso, con unas aldabas con leones y demás elementos en bronce y hoy adornarán el chaletazo de algún ricachón. Robar es gratis.

    Responder
  2. Palas

    Un autentico patriotilla español ignora, por ignorancia, la cultura extranjera y desprecia, por estupidez, la cultural nacional.
    ¡Biba Hespaña!

    Responder
  3. Pedro Ursula

    Es evidente que ningún ayuntamiento, tampoco el de Madrid, pueden poner un inspector o un policía a cada vecino para impedirle que cometa una infracción. Sin embargo, todos los ayuntamientos tienen la obligación de comprobar cualquier denuncia urbanística que se haga. Una organización como SOMOS MALASAÑA, que parece que lucha por mantener los valores del barrio, puede notificar al Ayuntamiento las actuaciones irregulares que conozca, porque se ven desde la calle. Es tan fácil como conectarse a esta dirección https://sede.madrid.es/portal/site/tramites/menuitem.62876cb64654a55e2dbd7003a8a409a0/?vgnextoid=84754737b5419110VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=37f637c190180210VgnVCM100000c90da8c0RCRD&vgnextfmt=default Incluso adjuntando foto, si se quiere.

    Se puede hacer online con registro electrónico o descargar el formulario y entregar en cualquier registro municipal.
    .

    Responder
  4. @capitan_malasana

    Entre las «reformas» y las pintadas, las puerta y los edificios protegidos del barrio también están en peligro de extinción… desde hace décadas con la complicidad de los diferentes ayuntamientos que han pasado por aquí (nunca mejor dicho que han «pasado»).

    Responder

Deja un comentario