Los 300 habitantes de Luna 32 recurren la orden de desalojo mientras el Ayuntamiento sigue sin ofrecerles ayuda

No se irán este jueves voluntariamente del Palacio de la Infanta Carlota, edificio de titularidad municipal que ocupan. Recurriendo el requerimiento de desalojo ganan tiempo, mientras reclaman ayudas al Ayuntamiento y denuncian que nadie se ha preocupado de la situación de desamparo en la que quedarán las familias, muchas de ellas con niños pequeños, cuando finalmente deban abandonar sus actuales hogares

Edificio del número 32 de la calle Luna | SOMOS MALASAÑA

Los vecinos afectados por el requerimiento de desalojo del edificio de Luna 32, el conocido como Palacio de la Infanta Carlota, han presentado un recurso contra el mismo dejando así sin validez efectiva la orden del Ayuntamiento, que deberá ahora acudir a la vía contencioso administrativa para solicitar al juzgado el desahucio.

Con esta acción es de suponer que las personas que viven de forma ilegal en el citado inmueble podrían ganar un mínimo de seis meses de tiempo, periodo que aprovecharán tanto para negociar una salida con los responsables municipales como para buscar por su cuenta una alternativa habitacional que la premura de la orden de desalojo del Consistorio -que les dio sólo 10 días- les ponía muy difícil.

Para el Ayuntamiento, quienes viven en Luna 32, alrededor de 300 personas entre las que hay no menos de 40 niños, son ocupas y no se les ha dado más opción que la de abandonar el edificio de titularidad municipal donde habitan desde hace años. No habiendo un censo fidedigno, ni de las personas que hay en el edificio ni de la filiación existente entre ellas, tampoco desde Servicios Sociales les han contactado desde que se les notificó que debían desalojarlo. Del mismo modo, no ha habido información sobre algún tipo de ayuda ni intención manifiesta de buscar una solución habitacional para la situación de desamparo en la que la pérdida de un techo coloca a la inmensa mayoría de estas personas. El requerimiento de desalojo fue la última comunicación ayuntamiento-habitantes de Luna 32 que existió.

El delegado del área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, había expresado públicamente que este jueves, día 12, se cumplía el plazo dado por la administración para el desalojo voluntario del edificio, algo que no se va a producir. Las prisas por desalojar el inmueble las justifica el Consistorio por el peligro que para la seguridad de los que en él viven supone la mala conservación del edificio, según un informe técnico al que alude y que daría fe de ese estado.

Sin embargo, los vecinos de Luna 32 ponen en duda la veracidad de tal informe, al que no han podido tener acceso en su totalidad, y no descartan recurrir a un peritaje independiente que certifique el estado del edificio.

Parte de las 300 personas que viven sin contrato en el edificio municipal de Luna 32 y que serán desalojadas | SOMOS MALASAÑA

Tanto el Ayuntamiento como la Junta Municipal de Centro callan sobre el problema de Luna 32, si bien es algo que deberán abordar en el pleno del distrito del próximo miércoles 18 de diciembre, al que el grupo municipal de Más Madrid llevará una pregunta interesándose por saber qué ha pensado hacer el Consistorio con las 300 personas que se van a quedar sin hogar.

Los habitantes de Luna 32 están siendo asesorados por la plataforma vecinal SOS Malasaña, a la que recurrieron en busca de algún tipo de ayuda. Todos coinciden en que deberán abandonar el lugar en el que actualmente viven sin ningún tipo de contrato pero reclaman al Ayuntamiento información, ayuda y un tiempo prudencial para encontrar otro lugar en el que alojarse, entre otras cosas.

Responsabilidad municipal

Desde SOS Malasaña afirman que la administración tiene una responsabilidad en el tema del realojo de estas personas, en haber permitido que se llegara a la situación actual y también en el de conservación de un edificio del cual es titular, por lo que no puede dar carpetazo sin más al asunto ordenando el desalojo del inmueble y obviando todos los demás frentes.

Esta plataforma vecinal se plantea también solicitar una comisión de investigación sobre todo lo relacionado con el Palacio de la Infanta Carlota, desde antes de su expropiación con motivo de las obras ilegales que el anterior propietario ejecutó en él y que desencadenaron la adquisición municipal del lugar. No entienden, por ejemplo, que la empresa que dañó este patrimonio protegido no sólo no haya salido sin una sola sanción del proceso sino que consiguiera que se le indemnizara con más de 10 millones de euros. El tema de Luna 32 salpica a varios gobiernos municipales. Desde SOS Malasaña sostienen que alguien no hizo bien su trabajo y que se deberían aclarar responsabilidades.

LÍO EN PALACIO

El Palacio de la Infanta Carlota fue expropiado por el Ayuntamiento de Madrid en noviembre de 2005 pero hasta el año 2011 no pasó a ser plenamente de titularidad pública. Cintia Real SL, la mercantil del empresario iraní Taefi Alí que era su propietaria peleó en los tribunales la decisión municipal y alargó un proceso que concluyó con el pago de cerca de 8,5 millones de euros a cambio del inmueble, cantidad que subiría posteriormente hasta los 10.346.000 euros en 2015. Durante todo el tiempo que el edificio estuvo en manos de Cintia Real los inquilinos pagaban su alquiler a esta empresa, que tenía oficina en los bajos del edificio.

Desde 2011, ante la pasividad administrativa, en los 36 pisos de entre una y seis habitaciones en los que está compartimentado el palacio, se ha estado viviendo sin contrato legal en vigor.

Antes de serle expropiado, Cintia Real había adquirido Luna 32 en subasta junto a otros dos edificios situados en las cercanas calles de Santa Lucía y Pozas. Su intención fue convertirlo en pequeñas viviendas, algo que comenzó a ejecutar sin la licencia correspondiente y sin respetar el grado de protección histórica y patrimonial del que goza este palacio.

Según denuncias de todo tipo, la actuación de Cintia Real destruyó irreparablemente buena parte de la singularidad y de los tesoros de un inmueble construido en 1775 por Juan de Villanueva, el mismo arquitecto del Museo del Prado. Aunque tarde, el Ayuntamiento finalmente decidió intervenir y lo expropió. Al recuperarlo advirtió, incluso, de que al palacio le había crecido una planta más de pisos.

El desalojo del Palacio de la Infanta Carlota permitirá a la ciudad recuperar un valioso espacio que se eleva sobre una parcela de 926 metros cuadrados y posee más de 5.000 metros cuadrados construidos, una noticia largamente esperada por los distintos grupos políticos municipales y las asociaciones de vecinos y de conservación patrimonial, que habían pedido en numerosas ocasiones una intervención en un edificio que goza del más alto grado de protección.

Tal y como anunció en el año 2005, en el momento de expropiar el inmueble, el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, el actual gobierno municipal ha confirmado a Somos Malasaña que el palacio se dedicará a dotaciones para el barrio de Universidad: «El edificio está calificado como dotacional Equipamiento Básico y el Ayuntamiento ha hecho ya un estudio de las dotaciones que hacen falta en el distrito, si bien aún se está decidiendo con exactitud lo que se hará en Luna 32».


Más información: 

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

4 Comentarios

  1. Juan

    Y otra cosa. El. Ayuntamiento no tiene que pensar qué hacer con estas personas. El ayuntamiento no «tiene que». Son estas personas las que tienen que pensar en pagarse sus cosas, en trabajar como hacemos todos. Repito. Hay muchos trabajos sin cubrir en el campo. Que Dan casa y sueldo recogiendo fruta. Estas personas aparte de vagos no tienen honor. Prefieren ocupar a trabajar. Y encima el ayuntamiento “tiene que» darles soluciones? No señores, son ellos los que tienen que buscar su porvenir y trabajarlo. Cada uno tiene lo que trabaja. Así de sencillo. Ladrones

    Responder
  2. Juan

    En el campo hacen falta miles de personas para recoger frutas y muchos trabajos. Que vayan a trabajar y se ganen sus cosas con su esfuerzo como hacemos todos. Deberían meter en la cárcel a la gente que ocupa. Es lo mismo que robar. Panda de vagos. Y como siempre este periódico apoyando a los ocupas. Apología del delito. Que pasa que quereis vivir en el comunismo?

    Responder
  3. Manoletedelas

    No solo eso. Que pregunten por qué se están alquilando habitaciones allí, anunciándose en idealista, y quién está controlando el negocio.

    Responder
  4. mer

    en 20 años que han estado SIN PAGAR, ha dado tiempo a buscar trabajo, ahorrar, buscar otro piso.. etc…
    No comentáis que hay habitaciones con chicas jóvenes de procedencia asiática, no? vamos, lo que viene siendo putas. Sólo habláis de las familias y niños…

    Responder

Deja un comentario