Lo que los escaparates de la Gran Vía trajeron y se llevaron