'Lo que Irene ve', la cuenta de instagram que saca los colores a autoridades y a marranos | Somos Malasaña

‘Lo que Irene ve’, la cuenta de instagram que saca los colores a autoridades y a marranos

Nacida de la desesperación, exige -desde el anonimato- soluciones, al tiempo que denuncia todo tipo de actitudes y acciones incívicas en Malasaña

Algunas de las imágenes de denuncia publicadas en el instagram de Lo que Irene ve

Como si de una justiciera armada con la cámara de un teléfono móvil se tratara, Lo que Irene ve patrulla desde hace unos meses las calles de Malasaña de forma incansable en busca de cualquier tipo de actuación incívica. Documenta a diario la suciedad de las calles, las consecuencias del botellón, los narcopisos, el deterioro del pavimento y del mobiliario urbano, los problemas de movilidad con los que se encuentran los vecinos, las pintadas, las meadas, el ruido que impide el descanso nocturno, los pisos turísticos ilegales… Convierte en imágenes buena parte de los problemas que asolan al barrio y, con mucha ironía, los expone públicamente a través de su cuenta de la red social instagram. Su objetivo, remover conciencias: exigir a las autoridades soluciones y poner frente al espejo a quienes ensucian y molestan.

No es la única cuenta en redes sociales que tiene esta misión, pero sí la más persistente. Tanto es así que se ha convertido en referente y que, aunque gestionada por una sola persona, es ya algo colectivo: recibe imágenes de otros vecinos que se están acostumbrando a usarla como vehículo de denuncia.

«Esta cuenta nace de la desesperación. Es un grito de auxilio a las autoridades. No se me ocurrió otra forma para solicitar ayuda para Malasaña, que es un barrio estupendo, donde he sido y soy feliz y me da mucha pena que se esté deteriorando y que llegue un punto en que sea inhabitable. No quiero irme, no quiero que se vayan mis amigos y vecinos. Necesitamos soluciones por parte de la administración y quizás, el mostrar el día a día de nuestra realidad les haga despertar de su letargo y se pongan manos a la obra, antes de que sea demasiado tarde», explica a Somos Malasaña una Irene que ha vivido toda su vida en Malasaña y que se mantiene en el anonimato por motivos laborales («mi trabajo es incompatible con una cuenta de estas características»), de seguridad personal («he recibido amenazas e insultos en las redes sociales») y por el hecho de que le proporciona libertad («no tengo que rendir cuentas a nadie»).

Foto-denuncias de Lo que Irene ve


SOMOS MALASAÑA (SM):
En el perfil de tu cuenta de instagram defines claramente las razones que te llevan a abrirla. Tu primera publicación es del 17 de septiembre pasado, ¿hubo algo que te impulsó por aquellas fechas a arrancar ya con ella?
LO QUE IRENE VE (LQIV): Desde febrero o marzo ya empecé a fotografiar la situación del barrio y a enviar quejas a través de internet al ayuntamiento, explicándoles cómo estaba todo, adjuntándoles fotografías y solicitando su ayuda para que no fuese a más. Me contestaron a todas las quejas, que fueron muchas, con buenas palabras pero ninguna solución, ni intención de ello. Me desencanté y barajé la idea de mudarme a otra zona y abandonar, pero me parecía muy injusto tener que irme por la dejadez de las instituciones. Pensé “tengo que encontrar algo que les haga darse cuenta de la realidad y les obligue a actuar” y un día vi una publicación del AMPA del colegio Pi i Margall donde pedían que la gente denunciase la degradación que sufría el barrio en redes sociales mostrando la situación bajo el hashtag #salvamalasaña. Eso fue lo que hizo que me lanzara a crear esta cuenta en instagram, ver que no era la única indignada. Casi al mismo tiempo descubrí a la plataforma SOS Malasaña y hasta hoy.

SM: ¿Crees que la situación de degradación del barrio es más grave que en años anteriores?
LQIV: Como todo el mundo sabe, hace mil años estaba fatal, luego hubo una época donde mejoró mucho, incluso el botellón llegó a ser algo residual y desde hace unos años, veo que la situación va cuesta abajo y sin frenos, lo que me preocupa y mucho.

SM: La constancia en tu denuncia es la característica principal de tu cuenta. ¿Cada cuánto actualizas?
LQIV: Intento, en la medida de lo posible, hacerlo diariamente. Temas y fotos para denunciar nunca faltan, por desgracia. La constancia es la característica principal de la cuenta porque soy muy peleona.

SM: Y tu cuenta se ha convertido en algo colaborativo…
LQIV: Si, lo es. Me han ido escribiendo vecinos preocupados como yo y enviando fotos de lo que ellos veían por las calles del barrio. Al principio publicaba casi todo lo que recibía, pero últimamente ya no me da tiempo. Recibo mucho más de lo que puedo publicar, no quiero hacer más de dos o tres actualizaciones al día para no aburrir a la audiencia. Aún así intento dar prioridad a las fotos que me envían otros vecinos frente a las que yo pueda hacer. Quiero que esta cuenta sea algo de todos, no solo mío. Desde el principio he agradecido mucho estas aportaciones, ya que mi idea es que esta cuenta sea un portal para dar visibilidad a los problemas de todos en el barrio, no solo los que yo observo. Para mí es fundamental contar con más de un punto de vista de las diferentes problemáticas existentes en Malasaña.

SM: ¿Cómo te pueden hacer llegar las foto-denuncias?
LQIV: Recibo las fotos por mensaje directo en la cuenta de instagram. Lo único que no puedo es comprometerme a publicar todo lo que recibo. Voy seleccionando, intentando tocar todos los temas que nos afectan.
Si alguien se anima a mandarme imágenes, que me indiquen si quieren que los mencione como autores o no. Actualmente las personas que están colaborando conmigo han preferido conservar el anonimato, por eso no aparecen mencionados.

SM: ¿Has tenido algún problema mientras hacías tus foto-denuncias?
LQIV: He tenido que salir corriendo alguna vez cuando fotografiaba restos del botellón. En varias ocasiones y en diferentes zonas del barrio, personas que seguían de marcha me han increpado, insultado y cuando he visto que se acercaban más de lo razonable he salido por patas. Desde el último incidente ya no salgo sola a fotografiar, siempre me busco amigos que me acompañen. En general, no fotografío a personas y si lo hago, en casos que es imprescindible para el tema a denunciar, trato la imagen para que, en la medida de lo posible, no se les reconozca.

SM: ¿Y ciber-amenazas?
LQIV: Algunas me llegan por el mismo canal que las fotografías, por mensaje directo en instagram, pero a este tema prefiero no darle mucha importancia para no generar más atención por parte de gente que solo está interesada en que la situación continúe tal y como está.
Cuando me envían insultos o amenazas intento contestar de forma educada y si esto es imposible, los ignoro.

SM: Dejando a un lado esas malas experiencias, ¿sientes que tu labor está siendo reconocida por los vecinos?
LQIV: La verdad es que lo que me interesa es que sea reconocida por las autoridades competentes y que se pongan manos a la obra para solucionar los males que sufrimos a diario en Malasaña. Si gracias a mi cuenta hay más gente que se une, por ejemplo, a la plataforma SOS Malasaña y se involucra en esta lucha, que es en beneficio de todos, me daré por satisfecha. Esos son los dos únicos reconocimientos que busco.

SM: ¿Tendremos Lo que Irene ve para rato?
LQIV: Me gustaría decir que no, pero si el ayuntamiento sigue sin poner solución a nuestros problemas, ahí seguiremos.