La vuelta del botellón y la suciedad acorralan el entorno de Barceló | Somos Malasaña

La vuelta del botellón y la suciedad acorralan el entorno de Barceló

Madres y padres del colegio Isabel la Católica, comerciantes del mercado y vecinos de la zona denuncian la degradación del entorno de Barceló, que el lunes por la mañana, como síntoma, amaneció alarmantemente sucio

Basura junto al punto limpio de reciclaje | PADRES ISABEL LA CATÓLICA

Este lunes el vaso de la paciencia de los padres de los alumnos del CEIP Isabel la Católica se colmó cuando tuvieron que sortear toda clase de basura esparcida por los alrededores del centro escolar al llevar a sus hijos al colegio. El mismo día en el que Somos Malasaña se hacía eco de la denuncia del AMPA de otro colegio cercano, el Pi i Margall, sobre la suciedad que se da en plaza del Dos de Mayo, varios de ellos documentaron fotográficamente su odisea y la hicieron llegar a este periódico. Con los comerciantes del cercano Mercado de Barceló sucedió lo mismo: la noche del domingo debió de ser épica.

Los vecinos de la zona se suman igualmente a las voces que hablan de la degradación del entorno de Barceló, donde la situación no es puntual y la achacan a dos problemas principales: la vuelta del botellón más salvaje y la suciedad que genera la alta concentración de personas sin hogar que se dan cita alrededor del punto limpio de reciclaje instalado junto a la biblioteca municipal Vargas Llosa, algunas de las cuales pernoctan en los alrededores. Durante el día la convivencia se sobrelleva, pero al caer la noche cuentan que el caos se desata.

Bicicleta infantil y excrementos humanos junto a la entrada del colegio | PADRES ISABEL LA CATÓLICA

Las imágenes enviadas a este medio son más que elocuentes: niños entrando al colegio a las nueve de la mañana rodeados de los restos del botellón de la noche anterior, suciedad extrema y excrementos humanos. A un lado del colegio Isabel la Católica los parterres de los Jardines del Arquitecto Ribera están llenos de vasos de plástico, latas y botellas de cristal vacías. Al otro lado, en la plaza situada entre la biblioteca municipal y el Mercado de Barceló, ropa y otros materiales de desecho que habían sido depositados en el punto limpio adosado a la Vargas Llosa han sido esparcidos por todas partes. Todo el perímetro del centro escolar se halla salpicado de defecaciones y orines. Las papeleras no dan abasto.

Los habitantes del edificio del número 2 de la calle Churruca tienen una visión directa de los Jardines del Arquitecto Ribera por la orientación de sus viviendas y experiencia suficiente como para escribir un tratado sociológico de la zona. Antes de la reforma de los Jardines del Arquitecto Ribera sufrieron las grandes noches de botellones salvajes y de grupos de sinhogar -problemáticos en ocasiones- acampados en el parque. Ahora ven con temor indicios de vuelta a las andadas. Sobre el origen del macrobotellón del domingo, cuyos efectos secundarios sorprendían y hartaban la mañana del lunes a padres y madres del Isabel la Católica y a comerciantes del Mercado Barceló, no dudan a la hora de señalar una exitosa fiesta de tarde que se monta mensualmente en la sala Teatro Barceló y que alcanza su punto álgido en los jardines a las 23:30 horas de la noche. «Ya se habían producido otras este verano, pero los que vinieron a la de este fin de semana acabaron ocupando toda la plaza mientras bebían», señalan. Todo se ha complicado además por tres obras en el entorno, junto al mercado, en Barceló 5 y al lado del Metro Tribunal, cuyas vallas se han convertido en receptoras de excrementos de todo tipo.

«Recibir a nuestros clientes rodeados de basura no es la mejor carta de presentación», indica el gerente del Mercado de Barceló, Juan Andrés Heras, en referencia a la suciedad que muchos días rodea al centro comercial especialmente a primera hora de la mañana. «La sensación de suciedad se traslada a la misma oferta del mercado y perjudica seriamente nuestra imagen», asegura antes de continuar diciendo que los mismos comerciantes se dedican a limpiar zonas comunes sin que les corresponda para evitar esa sensación.

Empeoramiento durante el verano

Padres de alumnos y comerciantes aseguran que el problema no es ni puntual ni nuevo, pero señalan que desde el verano se ha incrementado enormemente, llegando estos días a cotas insostenibles. Ambos coinciden en denunciar falta de control por parte de las autoridades sobre lo que sucede en la zona, principalmente durante la noche y a primera hora de la mañana. También creen insuficientes los equipos de limpieza dedicados al entorno. Desde el mercado apuntan a que los viernes y sábados sí hay refuerzos de limpieza para paliar los efectos del botellón nocturno, pero no así el resto de la semana, algo que el día a día demuestra que sería necesario.

Latas junto al colegio Isabel la Católica, este lunes por la mañana | VECINOS DE BARCELÓ

Contra las consecuencias del botellón -además de una mayor limpieza-, comerciantes, padres de alumnos y vecinos creen que la solución pasa por aplicar la legislación vigente, que prohíbe esta práctica y multa a quienes se entregan a ella. La erradicación del otro foco principal de suciedad que les afecta quizá sea más compleja: ¿qué se puede hacer con las personas sin hogar?

La instalación del punto limpio junto a la valla del colegio Isabel la Católica y a la biblioteca fue bien recibida en su día por los vecinos puesto que daba solución a la necesidad de desprenderse de infinidad de elementos que no se pueden arrojar a la basura normal y que hasta entonces sólo podían depositarse en los puntos limpios móviles, a horas y días determinados. Estuvo meses funcionando bien, según cuentan desde el mercado, pero ahora se ha convertido en un elemento que provoca un efecto llamada de personas sin demasiados recursos que acuden, sobre todo, con la intención de abastecerse de la ropa que allí se tira.

«Durante el día, la cosa transcurre con normalidad, aunque la ropa ni llega a los contenedores porque las personas que la necesitan se la piden a quienes se acercan a tirarla, pero por la noche, aunque no sabemos bien lo que sucede, es frecuente que la ropa sea sacada del contenedor y esparcida por toda la plaza», cuentan los comerciantes del mercado. Los vecinos tienen una teoría para explicar este comportamiento: «Algunas personas que duermen allí son las que esparcen la ropa de los contenedores, buscando sus cosas», explican.

Desde la gerencia del mercado apuntan a que quizá fuera conveniente quitar del punto limpio la recogida de ropa, como posible solución, aunque eso, por ejemplo, no evitaría que la isla de reciclaje se siga usando con frecuencia como mingitorio, tanto por los sintecho como por la gran cantidad de gente que sale de fiesta por la zona. Según padres y madres del Isabel la Católica, muchos de esos orines acaban cayendo al patio del colegio.

Punto limpio lleno de desperdicios, entre la biblioteca y el mercado | VECINOS DE BARCELÓ

«Las personas sin hogar que frecuentan la zona suelen hacer uso durante el día de los servicios públicos que hay en el mercado de Barceló y en la biblioteca Vargas Llosa cuando precisan hacer sus necesidades», cuenta un vecino y corroboran responsables de ambos lugares. «Los que se quedan a dormir son los que luego manchan pero, sobre todo, son los jóvenes que vienen de fiesta y acaban de botellón en los Jardines del Arquitecto Ribera quienes más ensucian», concluye este vecino que, como muchos otros, señala a la sala Teatro Barceló -antigua Pachá- como el gran atractivo de ocio del área y principal reclamo de botelloneros antes y después de sus conocidas sesiones. «Durante la época en la que el botellón era más perseguido que ahora en la plaza de Barceló éste no desapareció. Simplemente los grupos se difuminaron y expandieron por las calles aledañas a la discoteca, esparciendo la suciedad y el ruido que provocan. Ahora que el control en la plaza parece haberse relajado, simplemente han vuelto a su lugar de origen, mucho más visible», cuenta esta misma fuente.

En cualquier caso, y como decíamos al inicio del artículo, lo de este domingo-lunes en Barceló ha sido la desagradable y visible punta del iceberg que ha hecho reaccionar a un entorno que está siendo acorralado de nuevo por el botellón y que luce una suciedad endémica y contagiosa que se resiste a aceptar por norma; algo sintomático que los afectados creen que merece una reacción por parte de las autoridades municipales acorde a lo que destapa.

Estado del entorno de Barceló la mañana del lunes

(Pincha sobre cada una de las imágenes para verla aumentada)

14 Comentarios

  1. Nico

    Sois todos unos quejicas,hacer memoria y recordar que malasaña siempre ha sido asi,tambien con el PP,o sea,dejar de politizar los comentarios que se os ve el plumero

    Responder
    • Tino

      Veo que siempre hay gente que le gusta vivir entre orines, basura y suciedad.
      Para gustos, colores……

      Responder
  2. Chelo

    Vivo en la plaza del Dos e Mayo lo que pasa aquí no tiene nombre los vecinos estamos abandonados. Todos los días un tremendo Botellón, ahora mismo habrá unos 5000 jóvenes con derecho al ocio , para mi sinvergüenzas incívicos con todos los derechos, bebiendo, muchos ya borrachos, chillando, meando vomitando…….Hay dos coches de policía cuidandoles por si alguno se hace daño, ha venido una unidad de selur a limpiar y se ha ido…por si les molestaba. Habrá 40 o 50 ciudadanos chinos y de Bangladesh vendiendo de manera ilegal, pero no pasa nada estan en su derecho.
    Esto es la ciudad sin ley, es indigno, me pregunto quien se está beneficiando de esto. Es una vergüenza.

    Responder
  3. Cge

    Vivo en la plaza del Dos de Mayo, lo que pasa aquí no tiene nombre, todos los días un tremendo Botellón, vergonzo, indigno, esto no tiene nombre. Ahora mismo habrá 5000 personas bebiendo, chillando mirando, vomitando, unos 40 vendedores chinis y de banglades vendiendo alcohol.Hay dos coches de policía municipal cuidandoles, ha llegado un camión de Selur a limpiar y se ha ido porque no ha podido entrar en la plaza por si les hacía les importunaba…..pero en que mundo vivimos…..quien se beneficia de este desatino.

    Responder
  4. Ana

    De acuerdo con Tino, no hay que llenar el barrio de asquerosos urinarios públicos, se viene uno meadito de casa, y si tienes ganas coges 1’5 euritos y te vas a un bar. Hay que dejar de gastar dinero en limpiar lo que los niñatos sin dinero del extrarradio viene aquí a dejar, sus heces, su pis y sus vómitos.

    El dinero que se invierte en limpiar lo que estos malnacidos sin un duro dejan en el centro cada fin de semana se debería invertir en llenar el centro de policías, Y SE LES DEBE PERMITIR ACTUAR, NO COMO AHORA, QUE NO PUEDEN HACER NADA Y SE RÍEN DE ELLOS EN SU CARA, y lo sé de buena tinta porque tengo conocidos policías.

    Mientras no se haga esto, habrá botellón y por tanto, suciedad

    Responder
  5. Vecino Barcelo

    Soy vecino directo del Mercado, y he de decir que al Concejal del Distrito Jorge Garcia Castaño le advertimos que esto pasaría si no se tomaba la medida de vallar el Parque. Ni caso…
    Nuestro gobierno municipal se preocupa más por proteger los derechos de los incivicos que los de sus vecinos, afectando especialmente a los más pequeños.
    Me gustaría pensar que no son malas personas, sino que el proyecto les viene grande. Una pena, ya que afronté el cambio con ilusión… una gran decepcion para todos

    Responder
  6. Kpa

    “La sensación de suciedad se traslada a la misma oferta del mercado y perjudica seriamente nuestra imagen”. ¿Y el Mercado no tiene responsabilidad? Lo han convertido en un polígono de copas en el centro de Madrid. Por no hablar de las cutre – pintadas que permiten impunemente en su fachada mientras el resto de edificios (Museos, Biblioteca) hacen grandes esfuerzos por mantener sus fachadas limpias. ¿Por qué no se ofrecen a alojar en sus interior el punto limpio? Parece que solo les interese el negocio…

    Responder
  7. Manuel

    Sentaos cualquier día entre semana a tomar una cerveza en alguna de las terrazas de los bares a pie de calle del mercado y veréis a los culpables en vivo y en directo. No hace falta que sea fin de semana. Es a todas horas y con total impunidad, pues deben sentirse al margen de la ley gracias a quien todos sabemos…

    Responder
  8. Alberto Lopez Anadon
  9. tino

    Si quereis ver más fotos de lo bonito que esta El Barrio, os invito a visitar #salvamalasaña

    Responder
  10. tino

    Welcome a la realidad !!!!, de qué demonios nos sorprendemos ahora en Madrid y en nuestra Malasaña, por alusiones!!!!

    Estas fotos que han colgado son poco y el pan nuestro de cada día, El Barrio es un autentico estercolero desde hace ya muchos meses, por mucho que nos gastemos en borrar tanto exceso todos los días.

    Cuando la juerga madrileña se ha dado cuenta que todo vale en Malasaña, y es gratis, han acudido en masa los visitantes nocturnos, a pasarlo de «pm» a costa de la tranquilidad de vecinos y en perjuicio de los locales inflados a impuestos.

    ¿Que quieres beber hasta las trancas de forma ilegal?, aquí puedes hacerlo con total impunidad, welcome a Malasaña, el resto es el daño colateral; los parques públicos, infantiles, calles y plazas no están diseñados para que sean noche tras noche escenario de un «MacroBar «callejero; donde, si cientos de visitantes beben barato a costa de la explotación de los lateros y como consecuencia de la falta de control de los «colmados chinos», etc., es normal que defequen, vomiten, ensucien, monten gresca, rompan y cometan todo tipo de desmanes, fruto en gran medida de la ingesta descontrolada e ilegal de alcohol a saco.

    Poner urinarios públicos es una llamada más al descontrol, lo que ya toca es aplicar la ley y punto, dejar de gastar el dinero publico en limpiar el exceso diario/nocturno y en urinarios asquerosos insalubres que pueblan ahora la orografía del Barrio, que imagen mas bonita para nuestros hijos cuando van al cole, ¿es esta la cultura que queremos para ellos?, pues prediquemos con el ejemplo, que ya es hora.

    Cuando se termine con esta campaña internacional, que presenta a Malasaña y el centro de Madrid como un lugar donde todo vale y barato, se terminará en gran medida con el botellón ibérico y los desmanes, al cual se une el «turistiqueo extranjero» barato tipo Ibiza, que acude en manada, fomentando la borrachera y el alquiler cutre/patera que tanto daño hace al barrio.

    Veo que no todo esta perdido, adelante vecinos, que podemos con ellos !!!!!

    Responder
  11. gonzalo

    Entre esto y el Mc Donals 24 h. El cual no dejan comer dentro y los vecinos somos los que tenemos que limpiar su basura. O toman medidas o esto se ira de las manos.

    Responder
  12. Carlos

    Lamentable. Una vez más… Este barrio se va a la mierda por inacción y falta de aplicación de la ley.
    Somos ciudadanos de segunda que no importamos demasiado porque el Ayuntamiento quiere mantener la zona como sala de fiestas oficial de Madrid.
    Cuando todos huyamos al fin, cuando todo sea fiesta, cadenas de hostelería, turismo… Cuando el centro no ofrezca nada original o diferente a cualquier otro lugar, cuando lo que era particular por el estilo de vida de los vecinos, etc. desaparezca, tocará llorar bien llorado lo que ahora son todo gráficas a la alza y cien capullos enriqueciéndose. Idos a la mierda.
    Aquí ya no quiere vivir nadie que no esté de paso

    Responder

Deja un comentario