Un 30% menos de multas por botellón en el centro de Madrid

El descenso corresponde a las sanciones durante 2018, después de que en 2017 el consistorio batiera récords de personas amonestadas por beber alcohol en vía pública

Restos del botellón en la plaza Dos de Mayo | SOMOS MALASAÑA

Los policías locales sancionan cada vez menos la práctica de beber alcohol en la calle. En lo que va de año, el número de multas por consumo de alcohol en la vía pública en el distrito Centro ha descendido casi un 30%, según datos del Ayuntamiento de Madrid recopilados por Somos Malasaña. De enero a junio de 2018 se han contabilizado 5.193 sanciones, frente a las 7.401 registradas en el mismo periodo del año anterior.

El dato sorprende porque hasta el pasado mes de diciembre la tendencia era la contraria: en verano de 2017 Somos Malasaña publicó que las sanciones habían aumentado un 28% con respecto al año anterior y en los seis meses posteriores siguieron incrementándose hasta marcar récords desde 2014, cuando se empezó a elaborar la estadística. Pero en enero de 2018 todo cambió: las multas bajaron el citado 30% en una clara tendencia mes a mes.

El siguiente gráfico, elaborado por Somos Malasaña con los datos disponibles en el Portal de Datos Abiertos municipal, muestra la evolución de las actuaciones de la policía en el corazón de la ciudad, por años y meses. Los colores más oscuros marcan las sanciones en 2017 y 2018, mientras que los más claros y punteados corresponden a los años anteriores. Pinchando en el gráfico se pueden consultar las sanciones por meses y por años:

Aunque la policía de Madrid impone multas por consumo de alcohol en la calle en todos los distritos, es el de Centro el que concentra la gran mayoría, por registrar buena parte del ocio nocturno de la ciudad. El descenso en el número de sanciones por botellón ha coincidido en el tiempo con el conflicto abierto con los trabajadores de la Policía Municipal por la negociación de su nuevo convenio. También con la nueva campaña del Ayuntamiento contra el ruido nocturno, para intentar rebajar las molestias del ocio de madrugada y el consumo de alcohol en la vía pública.

Al igual que el verano pasado, los vecinos han denunciado en este periódico las molestias del botellón en lugares como la Plaza del Dos de Mayo, que en los meses estivales de 2018 ha llegado a un mayor punto de degradación, al registrar un apuñalamiento a plena luz del día.

6 Comentarios

  1. jossepesol

    La verdad, queridos vecinos, es que creo que deberíamos acometer acciones contra este problema de botellón y orines sumando a la inacción policial/Ayuntamiento…. Seguro que alguien conoce (o que conoce a otro que conoce) ha algún periodista de de la tele o de algún periódico de tirada nacional, seguro si sale publicado, nos meten a toda la policía de Madrid aquí y solucionan el problema rapidito.
    Al final todos los ayuntamientos son iguales, lo único que les importa es ganar las próximas elecciones, y sobre esta parte, estamos a 1 año de elecciones, o creíais que lo de las obras en Madrid, es de buena voluntad?? bueno… menos en Malasaña que ya ni siquiera nos podan los arboles

    Responder
  2. Pamela Chu

    Me alegra la noticia. El mes de julio y agosto han sido fenomenales, qué bien que no han multado. La plaza era un paraíso para las familias y los amigos y las terrazas, donde converan amigablemente en voz baja hasta las 12 que se van a su casa. DESPIERTEN SEÑORES, NO ES LA REALIDAD, ES UN SUEÑO: Mis experiencias han sido variadas, la plaza llena de gente como en San Fermín, venden latas de cerveza hasta los chinos de otros barrios… van corriendo por la calle desde las cuatro de la tarde hasta las 8 de la mñanana desesperados para llenar sus carritos y venderlos a los ejemplares adolescentes/milleniums que beben y mean ( y cagan, si señor, las he visto cagar entre dos coches y limpiarse con un papel de la basura….) Hay dos comercios chinos paquistaníes en San Andres abiertos 24 horas al día , cuántos impuestos pagarán… mugre , peste en los locales. Una noche entro en uno a comprar un helado a las 12:30 . La Policía Municipal departe con los clientes usuarios dueños y cuando salgo varios ilustrados jovenes en chanclas (imagínense la mierda que deben de llevar en los pies, pero vamos, es la suya…) en la esquina se ocultan riendose y dicen… ‘que nos van a multar….’ yo con mi perro en brazos digo… pues estaría bien… lo más línsdo qu escuchñe fue ‘vete a tu casa a chupársela a tu perro’…. llamo al 082 y me dicen que no pueden hacer nada. Otra noche, 01:00 paseo por Divino Pastor ( mi perro no se atreve a acercarse a la plaza por razones obvias que los humanos no entienden) aparca un coche gama media y se bajan 2 parejas de jóvenes de unso 30 años sudamericanos y antes de ir a la plaza , se pone a mear en la acera de enfrente…. se van alegres al centro cultural del 2 de mayo. Otro dñia salgo a las 01:00 y en la puerta de mi casa me dicen no pases, que está meando mi amiga…. una cosa embriagada con la bragas en los tobillos , saco el móvil para hacer una foto, . me increpan, cojo a mi perro, llamo al 092, me dicen para qué sale usted de casa?. Me esperan en la puerta y yo hablando con la policía y me dice que no pueden hacer nada. Un coche patrulla aparcado en la esquina Monteleón Divino Pastor, les digo que tengo miedo, me dice el atento municipal que no vaya a mi casa, que la policía tiene cosas más importantes que hacer…. Milagrosamente entré en casa, No sin antes ver en la plaza a un grupo de 30 dominicanos con radiocassettes gritando, unasa chicas muy finas haciendo cosas de gran interes cultural. Otra noche, bajo y hay un coche de policía me acerco, se ríen de mi perro, les digo que es una vergüenza, me dicen que debe ser divertido vivir por allí. Dos horas mas tardes violaron a una chica en ese mismo lugar. A las seis de la mañana 4 coches de policía. Al día siguiente, a las nueve de la noche, apuñalan a un elemento y las terrazas llenas de elegantísimos turistas hablndo de cine… Bajo a las 8:30 a comprar el pan en la plaza y me doy la vuelta, otros 20 dominicanos dban de todo menos risa… Ayer, peruano con dos rotweillers baja a la plaza hblando handless y me siento como en el Salvador…. En Monteleón un coche con tres pijos en un mini rollo podremos, aparcan y se va a la fiesta… Más taarde, 12:30, oigo como tangos… a todo volúmen, me acerco a la terraza de la calle Ruíz y me dice un señor muy amable que tiene negocio, ‘ es que hay baile….El sábado entro en el día y dos turistas albanokosovares o rumanos con sus maltas compran como 50 latas de cervezas. Vacaciones en Disney malasaña. Un perro se acerca al mío y le muerde en el cuello, tengo mordedura en el brazo, mi perro herido y lleno de babas y desencajado ( más de lo que estaba), muerde el otro al empleado del Supermercado que me ayuda…. …. Antes de ayer 2 culto universitarios meando en calle Daoíz junto al cubículo baño KamemenaNoKagaMasQueEnLaBusinessDeIberiaConTu dinero, Idiota!. Llamo al 092 y lo d siempre, que escriba a minimadrid.org y que no le grite… (yo nunca le grité) Karmena, espero qe te estrelles en la business de Iberia , solo si los pasajeros son los chcos de la plaza… pobres, víctimas. Los empleados, unos martires, como yo lo fuí. ESTAMOS AL BORDE DEL ABISMO, me voyba dar un baño en la sauna gay en San Bernardo del suegro de nuestro presidente más votado donde murio un empleado sin explicaciones… Que pena que el hijo de Karmena no hubiera sido el electricista que murió. ADIOS A TODOS, HAN DESTUÍUDO LO POCO QUE QUEDABA.

    Responder
  3. MiBarrioMiCasa

    Totalmente de acuerdo. Pero acá también entra la educación y la falta de esta, si los jóvenes supieran comportarse no tendríamos tantos problemas. Nosotros los recibimos en nuestro barrio y ellos nos faltan el respeto, en Velarde nunca falta algún desadaptado con guitarra y cajón gritando (porque cantar definitivamente no es) a las 4 de la mañana…. Es respeto, consideración, sentido común y conciencia lo que nos falta a todos, y eso es una pena.

    Responder
  4. Charles

    El comentario anterior ilustra perfectamente lo que pienso. Creo que somos muchos los que coincidimos en que esta situación se mantiene exclusivamente por la inacción y la permisividad del Ayuntamiento de Madrid. El problema (o no) del botellón en casi todo Madrid se concentra entre las plazas del Dos de Mayo y la del Rastrillo. Está perfectamente localizado y el hecho de que las sanciones no prosperen no puede ser casual.

    No sabemos cuál es el interés que tiene el Ayuntamiento, pero alguno es. Como vecino afectado he llamado numerosas veces a la Policía Municipal e incluso he ido a hablar con ellos a la comisaría de la plaza de la Luna en dos ocasiones. Su profesionalidad no puede ser cuestionada y desde aquí me gustaría enviarles una muestra de apoyo. Pero reconocen que ellos más no pueden hacer.

    Me gustaría compartir la escena que presencié la noche del viernes pasado cuando eran las 3:30 de la madrugada más o menos (es algo largo): En la Plaza del Dos de Mayo habría en total unas 40 o 50 personas distribuidas en varios grupos (con su correspondiente ratio de lateros merodeando y ofreciendo sus productos). En uno de estos grupos sonaban esporádicamente un cajón flamenco y una flauta y el olor a meados, las latas desperdigadas y la mierda en general abundaba como es costumbre. Tres hombres vestidos de paisano observaban la situación -a modo de censo visual- y pronto pasaron a la acción. Ésta consistía en pedir la documentación de todo el que estuviera bebiendo y anotar en una libreta los datos. Y pese a que todos podían ver cómo anotaban los datos del grupo vecino, nadie se extrañó, nadie huyó sigilosamente para evitar la multa que le iba a tocar en un minuto, nadie dejó de tomarse su cerveza y hablar con sus amigos. La situación me extrañó bastante pero, más allá, al pasar cerca de la panadería y el quiosco, la escena era de traca. Uno de estos supuestos policías y un joven estaban discutiendo acaloradamente. Ante la falta de respeto del joven, el policía lo agarró de la muñeca e hizo ademán de sacar las esposas para sugerir lo que podía ocurrir si no cambiaba de actitud. Un grupo de unos 10 jóvenes se arremolinaron increpando al policía (sin malas formas, todo hay que decirlo) y diciéndole al agente que educara en lugar de multar, que lo dejara ir, etc. etc. El agente estaba algo tenso y creo que no sabía ni cómo debía actuar. De coña todo.
    En una de las visitas a la comisaría los agentes reconocían que allí se juegan el tipo. Que si los jóvenes quieren arremeter contra ellos a botellazos o latazos poco pueden hacer, que ya se vieron en una así y tuvieron que salir por patas y que nunca más. Me parece normal, a ver si por poner una multa van a tener que sacar la porra… Yo el viernes vi tomar datos a muchos de los que allí estaban y doy por hecho que allí todo el mundo sabía que no pasa NADA.

    Me gustaría también de paso generar cierto debate con esta parrafada que veo que se avecina porque en mi mente no dejan de saltar pensamientos. Sólo se me ocurre que el Ayuntamiento prefiere que esta situación se mantenga. Los motivos más o menos locos que se me ocurren, porque lógicos no pueden ser, son:
    -Que prefieren que el botellón exista en un lugar muy concreto y «controlado» (o eso creen a la vista del suceso del apuñalamiento), pero entonces mandarían a los equipos de limpieza rápidamente para evitar más quejas de los vecinos.
    -Que de alguna manera convenga por beneficiar a los comerciantes, hosteleros y locales de copas para mantener la fama del «alternativismo» de Malasaña pese a las pérdidas de gente que deja de entrar y consumir, pero que ese cliché siga activo atraer turistas y otro tipo de gente con la marca Malasaña.
    -Que se quiera re-degradar la zona para comenzar el proyecto de «supergentrificación» del barrio. Es decir, volver a gentrificar una zona ya gentrificada. No es algo que yo me invente esto de la «supergentrificación»… pero espero que no sea eso porque ya es para salir huyendo. Y así la gente lo hace, vende o alquila el piso al mejor postor e impera la política del sálvese quien pueda, que es precisamente la que se pretende con los procesos gentrificadores… Rezaré lo que sepa a Thor para que esto no esté entre las mentes de empresarios, negocios inmobiliarios en general y políticos… todavía. Alguna gente aún puede malamente aguantar el tirón pese a la degradación del barrio y su pérdida de identidad y de vecinos. Una vez, porque dos ya es para llamar al boicot total de la operación.

    Un saludo de un vecino bastante harto ya de taaaantas cosas….

    Responder
  5. Adolf

    «No hay peor ciego que el que no quiere ver».

    La degradación a la que se esta viendo sometida Malasaña es producto de una absoluta permisividad por parte del Consistorio. No culpemos a los municipales de que no realizan su trabajo de forma profesional (como siempre es), o porque están de conflicto laboral con un ayuntamiento que los explota y merma sus efectivos.
    La realidad es otra, las denuncias que ponen los policías nunca se tramitan por parte del Consistorio, que es quién sanciona al infractor, no llegan nunca las multas. Esto es del dominio público y de los amantes del botellón y el fastidiar la vida al prójimo, y es repetido hasta la saciedad por el cuerpo de policía a todo el mundo. El efecto que esto causa es la pérdida de autoridad del cuerpo policial y el paulatino deterioro de su imagen, ya que NO PASA NADA, la anarquía impera y los agentes están hasta las narices que cumplir con su trabajo y que NO PASE NADA. Por eso han mermado las denuncias principalmente, no porque la impresionante campaña del RUIDO haya tenido algún tipo de efecto, no seamos ingenuos y ciegos, el ruido continua igual o peor, la suciedad, el botellón, los lateros explotados por las mafias, las meadas, las vomitonas, los desperdicios y los grupos incivicos acantonados en los muros de la Plaza del Dos de Mayo, donde ya no se puede estar con nuestros hijos, abuelos y perros.

    Ya estamos hasta las narices de máscaras y actos que NO valen para nada, hay que retomar el respeto a las instituciones, a todas.

    WELCOME TO THE JUNGLE !!!!

    Responder

Responder a Charles Cancelar respuesta