La condesa cubana que vivió en la calle Luna y su popular «tintero»

Una mujer de armas tomar: conversadora, intrigante, poderosa, escandalosa y afrancesada, tanto que fue amante de José I