La casa de Alaska y Mario limpia sus firmas

Su portal de la calle Libreros estaba lleno de las pintadas de sus seguidores