Insospechados rompedores de baldosas

Las aceras de Malasaña no siempre están rotas por el escaso mantenimiento. También hay malas prácticas protagonizadas por colectivos que, paradójicamente, deberían servir como ejemplo al ciudadano