Los hosteleros legales de Malasaña piden «unas leyes que nos beneficien a todos» | Somos Malasaña

Los hosteleros legales de Malasaña piden «unas leyes que nos beneficien a todos»

Anuncian que han empezado a dialogar con plataformas vecinales como SOS Malasaña, con las que comparten "muchos intereses en común"

Hosteleros de la AHM se concentran en el Dos de Mayo | SOMOS MALASAÑA

El pasado lunes 25 de febrero la hostelería de Malasaña se reunió en la plaza del Dos de Mayo para reivindicar su papel dentro del barrio y mostrar su preocupación por algunas normas que consideran que atacan a su actividad. Convocados por la Asociación de Hosteleros de Malasaña (AHM), que agrupa a negocios con licencia de bar o restaurante en vigor, se juntaron unas cien personas, que se hicieron una icónica foto junto al monumento de Daoiz y Velarde.

Posteriormente, la AHM publicó una nota de prensa en la que resumía sus demandas en un tono conciliador, aunque dejando claras sus prioridades: «Necesitamos una revisión/anulación de la ley que regula los aforos urbanísticos, porque los consideramos ineficaces», además de un nuevo enfoque de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), que consideran «perjudica seriamente a nuestro sector, culpabilizándonos del ruido del Centro». «Queremos políticas de convivencia, no prohibiciones y recortes indiscriminados».

La AHM cree que «las normas que regularizan nuestro sector que están obsoletas, y no se adaptan a las nuevas demandas de ocio», por lo que también reclaman una reunión con la Comunidad de Madrid «para tratar el tema del Catálogo LEPAR y pedir cosas como la apertura del metro 48 horas durante el fin de semana». El objetivo, aseguran, es «conseguir unas leyes que nos beneficien a todos».

Por último, los hosteleros anuncian que han abierto «una línea de diálogo con plataformas vecinales como SOS Malasaña», porque muchos de los miembros de AHM son también vecinos y consideran «que tenemos muchos intereses en común como Asociación: la lucha contra la venta ilegal ambulante, el botellón que genera, la invasión de los pisos turísticos, narcopisos, suciedad, pintadas, bares ilegales, etc».

Comunicado completo de AHM

En noviembre de 2012 se crea la Asociación de Hosteleros de Malasaña, y en el segundo punto de los fines por los que es constituida se lee: “Generar sinergias positivas entre los hosteleros que ejerzan su actividad en la zona de influencia de la Asociación (…), en armonía con el resto de las circunstancias concurrentes en dicha zona, como el ejercicio de otras actividades profesionales y/o comerciales, el respeto a los derechos de los vecinos, el desarrollo de las fiestas patronales, y cualquier otra actividad y/o circunstancia que afecte a la zona de influencia del Asociado”.

Siete años después han pasado muchas cosas, muchas de ellas buenas como la inclusión de la AHM en la Plataforma de Hostelería de Madrid, donde se le reconoce como una de las Asociaciones de Hostelería más importante de la capital, multitud de reuniones con la administración, sinergias con los vecinos (especialmente para colaborar en la organización de las Fiestas de Dos de Mayo y las de San Antonio de la C/Pez), y otras no tanto, como la creación, modificaciones, y aplicación de la ZPAE, un conjunto de medidas que, a nuestro criterio, lejos de contribuir a solucionar los problemas de ruido del Centro, perjudican seriamente a nuestro sector culpabilizándonos de los mismos, cuando lo que queremos son políticas de convivencia, no prohibiciones y recortes indiscriminados.

Para conseguir unas leyes que nos beneficien a todos, hemos comenzado una línea de diálogo con plataformas vecinales como SOS Malasaña, ya que no solamente muchos de nuestros Asociados también son vecinos, si no que tenemos muchos intereses en común como Asociación: la lucha contra la venta ilegal ambulante, el botellón que genera, la invasión de los pisos turísticos, narcopisos, suciedad, pintadas, bares ilegales, etc.

Defendemos la marca “Malasaña” como referencia del ocio y la cultura en Madrid, para ello necesitamos proteger nuestros derechos, como el derecho a trabajar, y además comprometernos a hacerlo de una forma seria y responsable. Para que esto sea así, necesitamos que la administración revise unas normas que regularizan nuestro sector que están obsoletas, y no se adaptan a las nuevas demandas de ocio. Queda pendiente una reunión para tratar el tema del Catálogo LEPAR con la Comunidad de Madrid, a los que también queremos pedir cosas como la apertura del metro 48h durante el fin de semana como ya se ha efectuado en otras ocasiones o se hace en otras capitales europeas. Necesitamos una revisión/anulación de la ley que regula los aforos urbanísticos, porque los consideramos ineficaces, y son medidas de presión contra nuestra actividad.

Para todo esto, el lunes 25 de febrero de 2019 se convocó a la Hostelería de Malasaña en la emblemática Plaza del Dos de Mayo para sacarse un gran foto de familia, darnos visibilidad, y presentar nuestros lemas: “Somos PYMES. Somos cultura y barrio. Somos tus bares.” Allí nos juntamos un centenar de personas que representan los más de mil puestos de trabajo directo que mantiene el sector en el barrio.

3 Comentarios

  1. Pep

    Perdón, pero lo que ocurre de puertas afuera deja de ser responsabilidad directa de quien regenta un bar. Está bien pedir, tratar de hacer entrar en razón, etc. pero no se puede estar detrás de la gente todo el rato.

    Responder
  2. @capitan_malasana

    Totalmente de acuerdo, la lucha es contra una ilegalidad que cada día va más. Pero también hay que hacer una llamada a esos hosteleros, que a pesar de ser legales, permiten que a la puerta de sus locales se monten esos circos y saraos, sabiendo que en las inmediaciones viven y duermen vecinos. Curiosamente en algunos locales ocurre y otros no, en función de la decisión que ha tomado el dueño al respecto… en función también de su responsabilidad social. Y eso no tiene nada que ver con ser legal o ilegal, es un simple tema de conciencia.

    Responder
    • Agapo

      Como ya te ha dicho Pep, y te lo digo por experiencia propia, nosotros intentamos que no hagan ruido en la puerta, pero estamos vendidos si la gente pasa de nosotros porque no es competencia del bar lo que pase de puertas a fuera. Otra cosa que he leído por ahí es lo de la gente que se saca la bebida. En TODOS los bares de Malasaña está prohibido sacar la bebida a la calle, porque además nos multan y no ganamos nada perdiendo vasos. Luego la gente hace lo que quiere, incluso juegan a esconderla y sacarla. No todos los bares de Malasaña por su tamaño pueden tener un portero que se encargue de todo eso toda la noche. También limpiamos cada noche las colillas que puedan quedar en nuestro entorno, al menos en nuestro caso.

      Responder

Deja un comentario