Las terrazas del distrito Centro podrán abrir una hora antes | Somos Malasaña

Las terrazas del distrito Centro podrán abrir una hora antes

El Ayuntamiento compensa la obligación de cierre anticipado modificando la normativa de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) para que puedan abrir desde las 9.00 de la mañana

Terrazas en la plaza de las Comendadoras | SOMOS MALASAÑA

Las terrazas del distrito Centro podrán abrir más tiempo, pero tendrán que cerrar antes. Así lo ha incluido el Ayuntamiento de Madrid en la renovación de la normativa de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE), que después del periodo de alegaciones ha aceptado rebaja la hora de apertura de las terrazas de las 10.00 como en la actualidad a las 9.00 horas, de lunes a domingo. Una hora más de funcionamiento que compensa la media hora que tendrán que adelantar el cierre las noches de los fines de semana, como ya se había anunciado.

L normativa, que ya adelantó Somos Malasaña en verano, recoge que la mayoría de terrazas deberán estar recogidas a la 1.00 de la madrugada los fines de semana y a medianoche el resto de días del periodo de primavera-verano (del 16 de marzo al 15 de octubre). En las zonas de contaminación acústica moderada y baja se permitirá la apertura hasta la 1.30, con inicio de la actividad también a las 9.00.

Además, el Ayuntamiento se reserva el derecho de “reducir el horario de funcionamiento atendiendo a razones de interés general o en aquellos casos en los que exista más de una sanción firme”, reza el texto normativo. También podrá limitar la superficie máxima de terrazas “en aquellos ámbitos en los que su concentración u otros usos aconseje establecer condiciones especiales de protección ambiental”.

La Zona de Protección Acústica Especial de Centro está solo pendiente de su aprobación en el Pleno del mes de abril, después de pasar por un periodo de información pública en el que cualquier colectivo y personas individuales puedieron presentar alegaciones a la norma, que fueron estudiadas por el Ayuntamiento y sirvieron para modificar diez de sus artículos.

Además, el distrito de Centro está produciendo un diseño unificado del plano detalle de las terrazas que en virtud de la Ordenanza Reguladora de las Terrazas de Veladores y Quiscos de Hostelería están obligados a colocar en un lugar visible de su establecimiento. Esta medida permitirá comprobar con un simple vistazo a personas usuarias, vecinas y vecinos, personal municipal y efectivos de la Policía Municipal si el local cuenta con la autorización pertinente para instalar mobiliario en la acera y el número máximo de elementos que se pueden colocar.

Límites de aforo para las nuevas licencias

La revisión de la ZPAE de Centro también incluye medidas que impedirán la apertura de nuevos establecimientos con una desproporción entre su aforo máximo y el tamaño de su terraza. Por norma general, su tamaño no podrá superar el del 50% del aforo autorizado para el local principal. Es decir, que si un local cuenta con 40 personas de aforo, no podrá desplegar una terraza con más de 20 sillas.

Esta parte de la normativa se aplica solo a las nuevas licencias y no con carácter general. Las terrazas existentes en la actualidad podrán mantener sus dimensiones actuales, salvo que el Ayuntamiento detecte problemas acústicos o de movilidad y crea necesario una reorganización, lo que podría conllevar por esta vía a una reducción de sillas y mesas, como ya ha sucedido en Gran Vía.

Más información:

2 Comentarios

  1. Irene Ortiz Gordón

    Estoy totalmente de acuerdo. Pasa lo mismo con la plaza del Rastrillo, donde hemos jugado mi marido y yo y han jugado mis hijos. Ahora es imposible incluso atravesarla. Por una acera no se puede pasar porque están fumando los que salen del bar y por la otra, que ya es la plaza, tampoco porque están las mesas. Si esto es espacio público que se «alquila» para uso de los bares, ¿que beneficios obtenemos los vecinos? ¿Que nos quiten el espacio de juego de nuestros niños y encima tengamos que soportar los ruidos? El espacio público es para uso de todos y el Ayuntamiento lo está «alquilando» y llevándose un beneficio y a los vecinos que nos den. Y encima que abran una hora antes. ¡Qué bien! Así no dormimos ni de noche ni de día,nporque empezarán a montarlas a las 8 de la mañana.
    Después de toda la vida viviendo aquí, nos acaban echando ¡¡iViva Mierdasaña!!.

    Responder
  2. Carlos

    Problema el que da Lamucca que, con el beneplácito del Ayuntamiento, ocupa casi 1/3 de la no-plaza de Carlos Cambronero con una terraza descomunal. NO es normal que se ROBE a los ciudadanos ese espacio, por mucho que la ley lo permita.

    Añadimos a la lista los otros obstáculos que tiene y no debería tener la no-plaza:
    – Una cabina de teléfono que nadie usa.
    – Mobiliario de Correos.
    – Una estación de Bicimad
    – Unos arcos de metal (¿aparcabicis?)
    – Un contenedor de vidrio
    – La terraza del bar ADC en un lugar inverosímil
    – Unos cuantos vehículos aparcados en diferentes momentos del día: coches y camiones que aparcan en una zona de carga y descarga «do it yourself»: okupada y autogestionada gracias a haber serrado tres o cuatro bolardos de forma ilegal
    – Alguna moto que, a pesar de tener una zona de aparcamiento exclusiva para ellas a 20 puñeteros metros, ya se anima a aparcar junto a las bicis (y no en paralelo a la calzada, como indica la normativa).

    La plaza viene a medir unos 50 x 30 metros (google maps) ya descontando el espacio para coches de la calzada de la calle Molino de Viento, que en otro lugar del mundo sería peatonal por su ausencia de aceras. Pues bien, de unos 1500 metros cuadrados de plaza, se queda en una auténtica aberración el espacio para su uso como lo que debería ser: UNA PLAZA. El poco espacio que queda no vale para absolutamente nada.

    Basta ya de conceder licencias a los bares y restaurantes que sólo se benefician ellos y nos quitan los espacios a los ciudadanos. Ellos no tiene la culpa y simplemente toman el espacio que se les regala por cuatro perras. Cuatro mesitas afuera para aprovechar el buen tiempo no son más de 20 y casi 90 personas ahí sentadas, en el único sitio realmente útil para el esparcimiento de los vecinos.El aforo del restaurante es de 120 personas. Lo cual significa casi DUPLICAR su negocio a costa de los ciudadanos, que hipotecamos nuestro espacio VITAL por nada. El impuesto que paguen, por muy alto que les resulte no revierte para nada en nosotros y es un espacio tomado, ya, TODO EL AÑO.

    ¡BASTA! Si alguien sabe cómo se puede denunciar esto, por favor, decidme.

    Responder

Deja un comentario