Graffiti de la discordia en el muro más pintado de Malasaña

La pared de Juan Pujol ha vivido en los últimos seis meses una loca carrera de pisadas entre graffiteros, que han llegado a pintar hasta ocho veces su esquina con Espíritu Santo