Giován Doménico Olivieri, el impulsor de Real Academia de Bellas Artes que vivió en San Bernardo

Oriundo de Carrara, fue escultor de Felipe V, Fernando VI y Carlos III y dejó su impronta en el Palacio Real, Aranjuez o la iglesia de Santa Bárbara.

Placa en la C/ San Bernardo, 66

En Madrid son menos los escultores que los pintores cuya fama e importancia han derivado en una placa conmemorativa. En este capítulo encontramos, por ejemplo, a Giován Doménico Olivieri, cuyo nombre adorna la fachada del número 66 de la calle de San Bernardo desde el año 1991. La relación del italiano con la ciudad viene de haber sido escultor principal del rey Felipe IV y sus sucesores, y el texto de la placa que hoy nos ocupa reza Aquí vivó y murió Giován Doménico Olivieri, escultor principal de Felipe V, Fernando VI y Carlos III.

Cuando Olivieri vivía con su familia a esa altura de San Bernardo (entonces llamada Calle Ancha de…), en lugar del actual bloque de pisos de ladrillo había un conjunto de casas que pertenecían al convento de la Encarnación. En la planta baja del conjunto, el artista disponía de su propio taller y tenía también un jardín. Este fue su último domicilio (en Madrid había vivido previamente en otra casa en la misma calle y junto al Palacio Real). Murió en 1762, siendo enterrado en la cercana Parroquia de San Martín.

La Visitación, detalle, fachada de la parroquia de Santa Bárbara, Madrid | Enrique Cordero – WIKIPEDIA

Nació en Carrara (República de Génova) en 1706 y en la bota italiana se formó y comenzó su carrera, hasta que fue llamado a Madrid por el rey Felipe IV para trabajar en la Corte por su fama de buen conocedor de la técnica en marmol.

Según María Luisa Tárraga Baldó en Giovan Domenico Olivieri y el taller de escultura del Palacio Real, a Madrid viene acompañado de otros tres oficiales, también de Carrara: Pascual del Medico, Juan Francisco Lazzoni y Sinibaldo Campi. En total, su séquito estaba compuesto por una docena de personas, incluidos probablemente otros artistas y parte de su familia.

En 1741, viviendo en el Palacio Nuevo, creó en el lugar una academia de escultura, antecedente de la futura Real Academia de Bellas Artes (fundada en 1752), de la que fue primer director y cuyo impulso se le adjudica.

El proyecto escultórico del Palacio Real Nuevo, en marcha durante sus días madrileños, era probablemente el más ambicioso de su momento en Europa. Él se encargó de dirigirlo, a la vez que aportó volúmenes de su autoría al complejo. Otros encargos regios en los que participó fueron las Salesas Reales, construidas a mediados de siglo, en cuyos motivos escultóricos se empleó mármol de su Carrara natal; la Fuente del Rey de los Jardines de Aranjuez, con un retrato de cuerpo entero de Fernando VI, que fue luego trasladada a la Plaza de la Villa de París, donde aún se puede contemplar, o la decoración escultórica de la Puerta de Hierro, en las inmediaciones de los montes de El Pardo.

En la sección Su nombre en una placa recogemos las semblanzas de los vecinos y vecinas de Malasaña que figuran en las placas conmemorativas del Ayuntamiento de Madrid para que conozcas más de sus vidas.

Más información:

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

Deja un comentario