Manuela Malasaña 18: así expulsa el mercado a decenas de familias del centro de Madrid

La compra del edificio del número 18 de la calle Manuela Malasaña, por parte de una empresa vinculada al apellido Koplowitz, provocará un inminente desahucio silencioso en 42 viviendas. Más que ante una noticia, estamos ante una definición simplificada del término 'gentrificación'

Edificio del número 18 de la calle Manuela Malasaña | GOOGLE MAPS

Si alguien desea conocer el significado del término ‘gentrificación’, mejor que acudir a consultarlo al diccionario de la Real Academia de la Lengua, donde no lo encontrará todavía, lo mejor es que se dé un paseo por la calle que da nombre popular al barrio de Universidad, Manuela Malasaña. Allí, tras fijarse en que en esta vía sólo queda ya un comercio tradicional -Electricidad BR- deberá pararse ante el edificio del número 18 y recordar lo que está a punto de leer.

El número 18 de la calle Manuela Malasaña es un edificio ancho -de siete balcones- y cuatro plantas de altura que tiene la peculiaridad de tener abiertas de par en par sus puertas de entrada la mayor parte del día, permitiendo ver desde la calle un trozo de patio que da acceso a los pisos de una escalera interior con fachada de corrala. Fuera, una placa indica que allí vivió la escritora, diputada y feminista María Lejárraga, si bien lo que más importa ahora no son sus habitantes pasados sino los presentes, esos que aparcan bicicletas y carritos de bebé en su interior y que van a tener que buscar un nuevo lugar donde vivir según se les vayan acabando sus respectivos contratos de alquiler. El nuevo propietario del inmueble, una empresa vinculada a dos conocidos apellidos, Cortina y Koplowitz, les está comunicando, poco a poco, que no los quiere allí.

El edificio consta de un total de 42 viviendas más dos bajos comerciales. De uso residencial, está edificado sobre una parcela de 487 metros cuadrados y tiene 2.358 metros cuadrados construidos. Los pisos irán siendo remodelados por completo a medida que vayan venciendo los contratos de quienes los habitan en la actualidad, según ha podido saber Somos Malasaña. Luego, volverán de inmediato al mercado del alquiler, pero convertidos en viviendas de lujo y con unas mensualidades el doble o el triple de caras que las actuales. Los vecinos actuales que podrán tardar más en  irse del edificio lo harán en el año 2020.

Aunque en el catastro figura 1900 como año de construcción de Manuela Malasaña 18, en su puerta de entrada hay un enrejado con fecha de 1880. La última remodelación del inmueble se produjo en 1990, poco después de que éste fuera adquirido -en 1987- por la sociedad que hasta hace muy poco era su propietaria y que estaba compuesta por dos familias, los Rueda (3 hermanos) y los Alonso (2 hermanos), dueños del mismo al 50%.

La antigüedad del edificio se deja notar en los pisos que lo componen, según cuentan distintos vecinos, si bien quizá sea esa característica la que permitía que la renta que pagaban estuviera bastante por debajo de lo que se paga hoy en día por viviendas de similar tamaño en cualquier otra parte del barrio.

Francisco Lobón es un joven que vive en el 4º exterior del inmueble desde hace cuatro años, comparte piso de tres habitaciones grandes con unos compañeros y pagan por él 960 euros mensuales que se podrán convertir en 1.500 euros o 2.000 euros cuando se tengan que marchar el próximo octubre y, reformado, se vuelva a alquilar. La renta actual que paga Conchi por el piso de sólo 30 metros cuadrados en el que vive con su marido y sus dos hijos es de 400 euros; su contrato también finaliza en octubre y los nuevos propietarios podrán pedir por él el doble, tras arreglar la vivienda.

Como los ejemplos de Francisco y Conchi hay 40 más en un edificio de pisos de tamaño muy diferente, lleno de familias y con una gran comunidad de ciudadanos de origen filipino; gente de clase trabajadora, muchos de ellos empleados en negocios de hostelería del mismo barrio. También vive en él una portera que nació en el inmueble, heredó el trabajo de su madre -recién fallecida-, y que prefiere no hablar de todo este asunto porque aún desconoce los planes de sus nuevos jefes sobre su inmediato futuro.

Corrala del patio del edificio de Manuela Malasaña 18 | SOMOS MALASAÑA

En sólo un mes, nuevos dueños y burofaxes

Decor II Proyectos Inmobiliarios SL es la empresa que ha adquirido el edificio de Manuela Malasaña 18. Nacida hace solo un año, cuenta como administradores mancomunados con Oliver García Leo y Palcok 2002 SL, empresa de intermediación financiera propiedad de los hermanos Alberto y Pedro Cortina Koplowitz, hijos de los multimillonarios Alicia Koplowitz (Omega Capital, la sicav Morinvest…) y Alberto Cortina (Alcor Holding -ACS-, Ence…). Alberto Cortina Koplowitz es, además, director ejecutivo de las empresas de su madre, con las que Palcok 2002 comparte sede social.

Los hechos se han precipitado en cuestión de un mes. Hace sólo 30 días, aproximadamente, los Alonso, propietarios al 50% del edificio, como ya hemos apuntado, decidieron vender su parte. Los Rueda, que en principio no habrían estado interesados en deshacerse de su mitad, acabaron cediendo hace una semana ante distintas presiones de sus socios y también vendieron. Como consecuencia inmediata hay dos vecinos, cuyos contratos finalizan en junio, que ya han recibido burofaxes comunicando que no se les renovará su alquiler.

En los bajos del edificio hay dos negocios, Tabacos expendiduría 886 y el restaurante La Musa. A ellos es posible que les afecte el cambio de propiedad del edificio de manera distinta. Mientras el estanco, en esa ubicación desde 1970 y con un alquiler de renta antigua, no sabe aún nada sobre su futuro, el restaurante, con una renta actualizada y un contrato de larga duración, sí tiene asegurada su continuidad.

El cambio de propiedad de un edificio en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera no es nada extraño ni noticiable. Y, por supuesto, en esta operación de la que nos hacemos eco no hay nada ilegal. Ni siquiera es algo anómalo. En Malasaña, como en otros tantos sitios, ha pasado en otras ocasiones, seguirá ocurriendo y es probable que, como aquí va a suceder, este tipo de ventas impliquen también el obligado desplazamiento de un número nada despreciable de vecinos fuera de lo que hasta ahora ha sido el área en la que han estado viviendo, porque no van a poder encontrar alquileres similares a lo que venían pagando en otros inmuebles del barrio.

Sin embargo, hay personas que consideran importante que se hable de estos movimientos. Entre ellas se encuentra un grupo de actuales inquilinos de Manuela Malasaña 18. Saben que la ley está de parte de quienes les muestran el camino de salida de las casas en las que aún viven, pero desean irse dando a conocer su caso: un ejemplo más de gentrificación, de aburguesamiento de ciertas zonas céntricas de grandes ciudades. Estos vecinos quieren que cuando alguien se dé cuenta de cómo cambia Malasaña y se pregunté qué está pasando con el barrio puedan encontrar respuestas escritas -como este artículo- a sus dudas.

CONCHI Y LOS DESAHUCIOS INVISIBLES

Conchi nació en el edificio del número 18 de Manuela Malasaña y en él lleva toda la vida, al igual que sus hermanos. Esto, que ha sido así desde hace más de 40 años, acabará el próximo mes de octubre, cuando finaliza el contrato de alquiler que tiene. Sabe que entonces deberá abandonar el piso de 30 metros cuadrados en el que vive con su marido y sus dos hijos adolescentes y por el que paga 400 euros mensuales. Aunque se lo toma con humor, su situación es desesperada. Tanto ella como su esposo están en paro, así que también sabe que no podrá pagar un alquiler mayor del que afronta actualmente y que, además, no hay otros alquileres de 400 euros ni en Malasaña ni en casi ningún otro lugar de Madrid. «Me veo en la calle», augura.
Ni Conchi ni sus cinco hermanos pudieron estudiar porque en su casa faltaba dinero y ahora lamenta que no va a poder pagarle estudios superiores a su hija, que tendrá que ponerse a trabajar para ayudar a que la familia trate de salir adelante cuando el tener un techo bajo el que dormir reclame más parte de sus exiguos recursos. Ella tuvo que comenzar a trabajar a los 15 años; su hija lo hará a los 18. Para su familia poco ha cambiado en 30 años.
Los nuevos propietarios de Manuela Malasaña 18, Decor II Proyectos Inmobiliarios SL, no conocerán a Conchi. Sus representantes le enviarán un frío burofax un mes antes de que concluya su contrato de alquiler invitándola a marcharse. No es nada personal contra ella. Así es la vida, Conchi. El mercado manda y los negocios son los negocios.
Es de prever que ni el caso de Conchi ni el del resto de sus vecinos de Manuela Malasaña 18 pasen a engrosar las listas de los desahucios que se contabilizan anualmente en España. Tampoco lo harán la mayoría de los casos de las otras cientos y cientos de Conchis que habitan en el centro de grandes ciudades y que se enfrentan a una situación similar. Sin embargo, hay quien sí considera estos sucesos desahucios, desahucios silenciosos, que son aquellos provocados por subidas inasumibles del precio del alquiler.

  • (Si conoces un caso similiar al de Manuela Malasaña 18 en Malasaña, cuéntanoslo escribiendo a contacto@somosmalasana.com)

17 Comentarios

  1. SL

    La Ley es para cumplirla. Y los contratos también.
    Me apuesto algo a que la mayoría no se van a ir hasta que el juez los desahucie y la policía los saque de allí….y le ganen un par de años más…al contrato vencido.
    Ahora a hacer demagogia que es gratis….y a montarla con algún show.
    Se puede decir en vez gentrificación, la palabra aburguesamiento o aristocratización del barrio, en definitiva mejora del mismo.

    Responder
    • Carlos

      Me parece muy bien, pero que lo hubieran hecho antes, cuando el barrio estaba atestado de droga, delincuentes, menores magrebíes viendo droga y robando. Cuando volvías a tu casa de noche y te encontrabas a los «yonkis» en tu portal que no sabías si te iban a robar a violar o algo peor. El ruido insoportable de la fiesta y el botellón, el no poder dormir, ni ver una película en la televisión por el ruido del barrio. Después de que cerraran el narcopiso en calle espíritu santo 23, sí donde murió un famoso cantante, fue cuando todo empezó a ir mejor para los vecinos. Tras años de lucha de los vecinos para hacer un lugar más habitable para nuestros hijos llegan los «ricos» y te dicen «es el mercado amigos» te piden el sueldo de un mes de un ingeniero de una empresa pública para pagar un alquiler. No señor, eso no es aburguesamiento, es una CANALLADA, que lo hubieran hecho cuando el barrio estaba degradado y ayudado a los vecinos a mejorarlo.Ahora vienen como buitres a sacar tajada. Me parece a mi señor «SL» que usted no ha vivido en el barrio, al menos antes del año 2000.

      Responder
  2. jorgeplaza

    Conozco un caso que parece muy similar en Hermosilla, 7. El artículo es interesante, aunque no creo que valga de nada protestar, como decía Sabina en su canción hace ya muchos años.

    Un comentario gramatical: el tiempo verbal es incorrecto en la frase «A ellos es posible que les afectará el cambio de propiedad del edificio de manera distinta». Si no estuviera el «es posible», sí sería correcto el futuro imperfecto, pero con el «es posible» hay que usar el presente de subjuntivo: » A ellos es posible que les afecte el cambio…» ¿Un catalanismo, quizá?

    Responder
  3. Choimbo

    Raul contigo comparto tus comentarios y faltatia añadir la imparcialidad del redactado del articulo ya que se criminaliza moralmente a una parte.

    Me pregunto estos inquilinos que llevan toda la vida, por que no se han comprado una vivienda en epocas de crisis cuando la vivienda bajo tanto? O en 40 años dudo que mo hayan tenido oportunidades de adquirir una..

    Por otro lado es muy facil quejarse pero me gustaria ver cuantos inquilinos de la finca tiene un iphone o smartphone de gama alta.

    Es muy facil quejarse y hacerse la victima… pero los contratos son para cumplirlos y las leyes para respetarlas.

    Si lo ha comprado alguien y esta dispuesto a mejorarlo «creacion de empleo» esto nadie lo ve que graciad a estas operaciones otras personas tienen trabajo y generan circulación?

    Y por ultimo si todos tuvieramos la oportunidad de hacer estas inversiones que nadie se engañe… que harian lo mismo.

    Responder
    • Chupateesa

      Bueno pues antes de hablar de imparcialidad te diría que aunque los pudiendientes o lo que habéis tenido todo en la vida os parezca mentira hay personas que llevamos trabajando y a mucha honra seguramente con sueldos de esos trabajos que tanto te llenas la boca de decir que tantos empleos dan que no llegan ni para dar de comer a mis hijos mucho menos comprar un piso yo no ocupado ningún piso y después de 40 años de cumplir mi contrato y de un mes para otro de aviso duerme tranquilo que me iré con la cabeza alta que están en su derecho y yo en el mío de exponer que después de 40 años se venda esto y en un por un mísero fax decirme que voy a la calle

      Responder
    • jorgeplaza

      No lleva usted razón. Si lo que hacen los nuevos propietarios fuera ilegal no se escribiría un artículo sobre el asunto sino que se presentaría una denuncia. Es legal, claro, pero tiene consecuencias: los nuevos propietarios, si consiguen su propósito, ganarán más dinero que los antiguos pero será a costa de expulsar a una población modesta, que muchas veces había nacido en el barrio o incluso en la misma finca, por gente rica o muy rica. Si los pisos se venden en vez de alquilarse, es muy posible que una parte de ellos queden vacíos. Esas son las consecuencias sobre la finca. Cuando la mayoría de las fincas de la zona sufra el mismo tratamiento, cambiará por completo el carácter del barrio: a eso es justamente a lo que se denomina, con horrible palabreja, «gentrificación». Puede que usted se extasíe ante el hecho de que al mismo inmueble se le pueda sacar más dinero a costa de expulsar a gente que lleva décadas viviendo en él. Yo no solo no me extasío sino que dudo que el balance global sea positivo.

      Responder
  4. Raul Gomez

    La realidad es que la sociedad actual, con estos populismos, se esta volviendo loca. ¿Que actuacion reprochable esta haciendo un propietario que respeta hasta el ultimo dia un contrato de alquiler? NINGUNA.
    Un propietario ALQUILA una vivienda con unas condiciones que ambas partes (incluido INQUILINO) aceptan, entre ellas, la duraccion determinada hasta un dia concreto. A partir de ahi, el inquilino TIENE LA OBLIGACION de devolver las llaves y dejar la vivienda en un estado similar al que el propietario se la entrego. Pero hoy en dia, con estos POPULISMOS, creemos tener derecho a OBLIGAR a continuar porque nosotros queremos en una casa incluso cuando ni es nuestra ni tenemos contrato de alquiler. Aprovechandose de la lentitud de la justicia. Sin duda, esta GENTUZA que actua de esta manera, con los OKUPAS, son los responsables que los PROPIETARIOS tengan miedo a alquilar y asi hay menos OFERTA.
    Y es logico, moral y licita, quien compra y rehabilita (invirtiendo su dinero y pagando sus impuestos) y acondiciona y hace accesible un edificio a minusvalidos y a gente mayor (rampas, ascensores, mantenimiento y seguridad del mismo) que luego aplique una subida a los alquileres. ¿Que vemos raro aqui?.
    En fin, sociedad hipocrita llena de caraduras. Mas claro, el agua!

    Responder
    • Laura

      Por qué insultas?

      Responder
      • Raul Gomez

        ¿A quien he insultado?. No he dicho ni un solo insulto. No pasa nada por llamar a las cosas por su nombre, digo yo. ¿O no se puede ya?. Si alguien es condenado por un JUEZ, se le puede denominar asi, y hay muchos inquilinos q se dejan influir por estas asociaciones de izquierdas q fomentan la Okupacion y provocan que el resto paguemos los platos!

        Simplemente he dicho la realidad, y decir que hay personas q se aprovechan de la lentitud del sistema judicial español pero que el 100% de las veces (como es logico) todos los Jueces indican que NO tienen derecho a seguir OKUPANDO la vivienda, para mi, son del mismo de personas q los carteristas que se aprovechan del sistema judicial que si son menos de 400€ no es un delito y se lo saben muy bien pero el 100% de las veces son CONDENADOS. Pero aqui, cuando se termina un contrato de alquiler firmado entre las partes, en vez de irse, como hace el 99% de la gente, como toda la vida, ellos no se van y ademas llaman a estas asociaciones populistas para ir de victimas.

        Suerte!

        Responder
    • Barbara Schoenefeld

      Raúl, aunque sea muy duro este tema, llevas toda la razón! Un alquiler a largo plazo sigue siendo un alquiler con fechas de contrato, y nunca llega a convertir el inmueble alquilado en propiedad.

      Responder
      • Raul Gomez

        Gracias Barbara! Es así! Buenas noches!

        Responder
    • Ana

      Soy propietaria de un piso e inquilina de otro más grande, ambos en Malasaña. Raúl, tienes toooooda la razón. Es duro pero el propietario tiene derecho a cobrar lo que quiera, que para eso invierte, se descapitaliza y paga impuestos. Alquileres de 400 euros por 30 metros no son normales, yo cobro mucho más por el mío y mide la mitad. Cuando se paga una renta tan baja hay que ir ahorrando, que ya se sabe lo que va a venir cuando se acabe el contrato. Y lo digo yo que, en 2 años, tendré que pagar el doble, y no sé si podré. Y lloraré probablemente cuando me vaya de mi mini piso precioso. Pero creo que mi casero tiene todo el derecho a que le paguen el doble, si yo no puedo. El resto es populismo barato.

      Responder
      • Ana

        Ah, y por si alguien no lo sabe, hay vida más allá de la M30, no hay que vivir debajo de un puente por no poder pagar los precios de Malasaña. Si pasáis el río, a la altura de Puerta del Angel, a sólo 3 km de aquí, hay pisos muy baratitos. Y si seguís un poco más lejos, están tirados. No hablo de oídas, viví ahí. Pero claro, a todos nos gusta el centro….

        Responder
      • Chupateesa

        Nose si he leído bien pero estar orgullosa de cobrar el doble de 400 euros por 15 m no encuentro la palabra para calificarlo sin ofender asique te preguntaré cuanto pagas por tú minipiso ? Que pena me dará cuando te tengas que ir ….. O no …por qué lo que le cobras a los que se lo alquilaste seguro que en la calle no te quedas o siempre puedes mandar un burofax a tus inquilinos y fuera vida soluciona da …y por cierto gracias sino es por ti no sabíamos que había vida después del centro menos más ..pero dime dónde con 750 euros y dos y hijos pago hoy en día alquiler luz agua gas y les doy de comer si tuviera un piso de 15 m y les cobrará a mis inquilinos 800 euros seguro que solucionado y yo te diré a ti que incluso en otra ciudad y país hay vida eso no significa que no hayan partido en dos aunque sea legal

        Responder
  5. Capitan tan

    Si claro vas ha vivir en Disney landia..todo muy Villacis….seguir votando fascismo y esto es lo que tendremos.

    Responder
  6. @capitan_malasana

    Y entonces, cuando la mayoría de los alquileres y pisos sean de lujo… desaparecerán las pintadas, el botellón y todo lo que degrada a este barrio.

    Responder
  7. Carlos

    Lamento la pérdida de vecinos por unos nuevos «pijisaños» que invaden el barrio. Tonto de mi me pregunto, ¿Por qué los politicos no vuelven a la legislación anterior para que vuelva el alquiler de renta antigua?.
    Así se acaban los problemas del alquiler, eso sí la rentabilidad de una casa será menor y bajaran los precios. Si no tienen «arrestos» al menos que se lo apliquen a los alquileres de personas jurídicas.

    Responder

Deja un comentario