Garriris en Madrid: el Mariscal de los setenta llega a Malasaña