Fake News contra Madrid Central: los bulos populares sobre la zona de bajas emisiones | Somos Malasaña

Fake News contra Madrid Central: los bulos populares sobre la zona de bajas emisiones

La contaminación ha bajado en el centro pero ha subido en el resto de la ciudad, los comerciantes están en contra porque perjudica a sus negocios, ha provocado más atascos... verificamos uno a uno los mitos que circulan sobre la zona de bajas emisiones de la capital

Una de las entradas a Madrid Central | SOMOS MALASAÑA

El primer día de funcionamiento de Madrid Central, el viernes 30 de noviembre, fue una jornada sorprendente en cuanto a la movilidad. Los coches desaparecieron de las calles del centro de la capital y de sus alrededores. El tráfico «se esfumó», según afirmaron muy gráficamente los responsables entonces del control del tráfico.

La bajada radical de la circulación fue explicada por el área de Medio Ambiente y Movilidad -dirigida en ese momento por Inés Sabanés- como fruto de la «responsabilidad» de los conductores madrileños. Muchos decidieron en ese momento abandonar el transporte privado y cambiar su forma de desplazarse por su ciudad. Aunque, meses más tarde, las multas que se empezaron a imponer en marzo ayudaron también a que los conductores menos responsables entendieran que para contar con un aire más limpio debían dejar su coche en casa.

Pese a la positiva reacción de la ciudadanía, antes y durante la puesta en marcha de Madrid Central muchos grupos de presión -desde partidos políticos hasta organizaciones empresariales o de recursos de multas- han vertido datos dudosos, acusaciones e incluso lanzado bulos para poner en duda los beneficios sobre la salud de esta herramienta ambiental o para obtener ventajas adicionales en la nueva configuración del tráfico en la ciudad. Somos Malasaña los repasa uno a uno para verificar su grado de validez:

La contaminación ha aumentado por Madrid Central (FALSO)

La nueva portavoz municipal, Inmaculada Sanz, afirmó el jueves 20 en rueda de prensa que Madrid Central había resultado «un fracaso» porque había aumentado la contaminación. Se refería a los datos del primer trimestre, el periodo en el que funcionó sin multas, durante el que se produjeron numerosos días de inversión térmica y acumulación de dióxido de nitrógeno, el principal foco de contaminación producido por el tráfico.

La contaminación aumentó en ese periodo un 19% en Madrid si lo comparamos con el mismo tramo de 2018, año en el que las lluvias que disipan la polución fueron mucho más abundantes (mientras, en la Comunidad la polución crecía un 26%). Pero la comparación más adecuada es hacerlo con la serie histórica de datos de contaminación disponibles, desde el año 2001. El siguiente gráfico, elaborado por el equipo de eldiario.es, lo hace: muestra con nitidez la evolución de la contaminación en Madrid durante los cinco primeros meses del año. El efecto beneficioso de Madrid Central (en rojo) se empieza a notar sobre todo en el mes de marzo, cuando comenzaron las multas.

La situación mejoró radicalmente en abril y mayo: los niveles de polución se desplomaron con respecto a los datos medios de los últimos años (también con respecto a 2018). Especialmente reseñables son los datos registrados por las estaciones de medición en mayo, un mes sin apenas precipitaciones en el que los niveles de dióxido de nitrógeno cayeron a cifras propias del mes de agosto, cuando se tradicionalmente se registra mucho menor tráfico en Madrid.

Inmaculada Sanz afirmó el pasado jueves que solo valora los datos por trimestres. Lo hizo para evitar comentar los positivos datos en cuanto a menor polución registrados por Madrid Central en abril y mayo. Dentro de una semana estarán disponibles los de junio -previsiblemente mucho mejores- y podrá también comentarlos.

La contaminación ha bajado en el centro, pero subido en el resto de Madrid (FALSO)

Todos los distritos se han beneficiado de la bajada de la contaminación, según los datos de las estaciones de medición del aire registrados en mayo. Como era de esperar, el lugar que mayor descenso ha registrado ha sido el distrito Centro, con la estación de la plaza del Carmen (la única existente en el área) marcando una caída del 39% en dióxido de nitrógeno con respecto a la media de los últimos diez años. Pero otros puntos de medición alejados como Castellana o Plaza Castilla están marcando cifras muy similares, según un estudio publicado por Ecologistas en Acción.

Valores de NO2 (μg/m3) en el mes de mayo | ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

No obstante, Madrid Central no ha resultado la panacea para algunas zonas de Madrid como Plaza Elíptica (Usera, Carabanchel) o Escuelas Aguirre (Salamanca-Retiro), donde se consiguen tímidos descensos y la media de contaminación sigue por encima de lo tolerable, el doble que en la mayoría de estaciones de medición de la capital. Son las zonas que merecen ahora atención preferente y en las que debería enfocarse el trabajo del nuevo equipo de Movilidad y Medio Ambiente, para alcanzar los niveles que se han conseguido en el centro y en otros distritos de Madrid.

Madrid Central ha provocado más atascos (FALSO)

El vídeo de Martínez-Almeida en el que achaca a Madrid Central una retención provocada por los cortes al tráfico de una carrera popular provocó muchas mofas en Twitter, pero también abundó en la idea de que estas restricciones estaba provocando más atascos de los que había previamente. Los datos indican lo contrario: el Ayuntamiento midió los aforos de vehículos en tres puntos concretos del centro, y en todos descendió el tráfico con respecto al periodo de libre acceso.

Según datos del mes de abril, el primero completo con multas, el tráfico bajó en Gran Vía un 24,21% de lunes a viernes y el 33,87% en fin de semana y festivos. La calle San Bernardo registró el 5,79% (laborables) y el 10,38% (resto) menos de tráfico. Y en la calle Toledo el descenso fue del 9,62% en laborales y un 19,74% en fines de semana.

La mejora no solo se extendió a las vías interiores (un 8,3% de media), sino que el efecto disuasorio de Madrid Central bajó también el volumen de tráfico en el conjunto de la ciudad (un 2,4% menos de coches) y especialmente en las zonas limítrofes. Tanto en bulevares (al norte) como en las rondas (al sur) el número de coches disminuyó: bajó el 3,18% los días laborales y el 8,12% durante los fines de semana. En la M-30 también descendió la presencia de vehículos un 0,54% a diario y un 6,21% en festivos. No hubo efecto frontera.

Como es lógico, los datos de uso del transporte público subieron: los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) vieron aumentar su número de pasajeros un 6,5% en días laborales y un 10% los fines de semana y festivos.Para entender lo que significan estas cifras a nivel de ocupación de calzada y reducción de atascos, mejor ilustrarlo con una imagen que compara el espacio que ocupan decenas de personas que viajan en medio centenar de coches o en un solo autobús:

Comparativa de eficiencia de transportes: autobús versus vehículo privado

Además, la mejora del tráfico influyó positivamente en todas las líneas de la EMT, que mejoró un 2% sus índices de puntualidad (que ya estaban situados por encima del 90%) gracias a que los autobuses encontraban menos coches en su camino y sorteaban menos invasiones del carril bus.

La medida fue improvisada (FALSO)

Pocas veces un Ayuntamiento ha ensayado tanto antes de implantar una medida sobre movilidad. Madrid Central se empezó a gestar en la Semana de la Movilidad del año 2016 y se ensayó las siguientes navidades, con la ampliación de aceras con vallas en Gran Vía y diferentes configuraciones de tráfico. La medida se volvió a probar y a medir en las navidades de 2017-2018 y las modelizaciones arrojaron unos descensos de tráfico que, un año después, se cumplieron a rajatabla. E incluso superaron expectativas.

Solo pueden entrar en el Centro los residentes (FALSO)

La mayoría de vehículos pueden seguir entrando a la zona de Madrid Central. La medida solo prohíbe el acceso a los coches más contaminantes, los que no poseen etiqueta ambiental. El resto puede acceder si estaciona en un párking o si cuenta con una invitación de un residente, que se puede gestionar por internet en menos de un minuto.

Las casuísticas y las excepciones son muy variadas. El Ayuntamiento aceptó muchas para que la puesta en marcha de Madrid Central no afectara a ningún colectivo para el que fuera indispensable entrar en coche a la zona de bajas emisiones.

Madrid Central cuenta con 133.898 personas empadronadas, que otorgan en torno a 15.500 autorizaciones puntuales a la semana, según datos del Ayuntamiento del mes de mayo.  Además, pueden acceder 21.531 personas con movilidad reducida, 330 personas titulares de plazas de aparcamientos municipales para residentes (PAR), 6.244 titulares de garajes privados y 13.200 profesionales y empresas dedicados a la distribución de suministros o prestación de servicios, con una media de 1,56 vehículos autorizados por interesado. Además, 34 asociaciones representativas de establecimientos de comerciantes, restauración y hostelería otorgan en torno a 700 permisos puntuales a la semana y 34 colegios han emitido 1.277 autorizaciones con vigencia hasta fin del curso escolar 2018/19.

Las multas se están poniendo mal (VERDAD, A MEDIAS)

Por el momento, ningún vehículo que accedió indebidamente a Madrid central ha sido multado sin merecerlo. O, por lo menos, el Ayuntamiento no ha informado de ello. Sí que ha ocurrido que algunos infractores se han beneficiado de una amnistía general durante el primer mes de funcionamiento, por un defecto de forma en las sanciones.

Hasta el 16 de abril, el sistema de control registró un erro en el rango horario de imposición de multas, por lo que el Consistorio se vio obligado a anular todas las impuestas con fecha anterior a ese día. Los partes de multas establecían un rango horario de 12 horas en lugar de 24 y no diferenciaron adecuadamente entre las sanciones de la mañana y de la tarde.

No es la primera vez que un sistema de control de tráfico da error al principio de su puesta en marcha. Algo similar le ocurrió a Ana Botella con el diseño del APR de Ópera, que multó a un número excesivo de conductores por una mala señalización en sus accesos. A los pocos meses de su llegada a la alcaldía, Ahora Madrid anuló todas las sanciones y mejoró los avisos.

Los comercios del Centro están en contra y sus ventas han bajado (FALSO)

El lobby de empresarios en contra de Madrid Central afirmó que sus ventas habían bajado hasta un 30% desde la implantación del área de bajas emisiones, según un informe basado en estimaciones de sus socios. Pero el único estudio objetivo elaborado a este respecto indica que las ventas aumentaron en el centro un 8,6% durante el periodo navideño.  Los datos fueron elaborados por BBVA, en virtud de un encargo del Ayuntamiento, y analizó 20 millones de transacciones efectuadas en el distrito Centro mediante tarjeta de crédito.

Por otro lado, asociaciones como Vive Malasaña, mayoritaria en este barrio, se ha declarado a favor de la medida y sus miembros indican a este periódico que sus ventas no han bajado después de la implantación del área restringida. «Madrid Central es beneficioso para nosotros y para nuestra ciudad», publicaron en un comunicado.

La mayoría de madrileños está en contra de Madrid Central (FALSO)

La única manifestación que tuvo lugar en contra de Madrid Central reunió a unas 25 personas frente a Cibeles. Todas representaban al lobby de empresarios creado para mostrar oposición a la medida, pero sus consignas no tuvieron calado entre los ciudadanos.

El mismo grupo de empresarios puso en marcha una campaña en contra de su implantación, que consiguió reunir poco más de 3.000 firmas. La que reclama que no se derogue Madrid Central ha conseguido ya más de 200.000 en la misma plataforma. En los últimos días se ha organizado una Plataforma en Defensa de Madrid Central, que ha convocado una manifestación este sábado 29 de junio, de Callao a Cibeles. La protesta servirá para medir el nivel de apoyo popular que tiene la zona de bajas emisiones. De momento, su convocatoria en Facebook ya reúne a 20.000 personas.

Más información:

Deja un comentario