Escuchar canto gregoriano en el centro de Madrid, una rareza por la que vale la pena ir a misa de 12

En pleno corazón de la capital es posible escuchar canto gregoriano en una celebración litúrgica gracias a la pequeña comunidad de monjes benedictinos que habita en el monasterio de Montserrat, en el número 79 de la calle de San Bernardo

Nuestra Señora de Montserrat | GOOGLE MAPS
Nuestra Señora de Montserrat | GOOGLE MAPS

El canto gregoriano es una música religiosa a capella. Quizá los más famosos intérpretes en la actualidad de este tipo de oraciones cantadas sean los monjes benedictinos del monasterio de Santo Domingo de Silos, que a principios de siglo lograron la proeza de colocar un disco con este tipo de canto en las principales listas de ventas de todo el mundo pero, desde luego, no son los únicos que mantienen viva una tradición que viene de siglos atrás.

Sin ir más lejos, en la Comunidad de Madrid hay tres lugares donde disfrutar de ella en directo y en su contexto natural de una celebración litúrgica: el monasterio de Santa María de El Paular, la Abadía de Santa Cruz del Valle de los Caídos y, para sorpresa de más de uno, Nuestra Señora de Montserrat, en el número 79 de la calle de San Bernardo.

¿Canto gregoriano en pleno Madrid, en el corazón de Malasaña? Pues sí. Todos los domingos, durante la celebración de la misa de 12 que tiene lugar en el Montserraico, nombre por el que también se conoce al monasterio de Montserrat de Madrid, en el que habita una comunidad de monjes, de la Congregación de Solesmes, perteneciente al Monasterio de Santo Domingo de Silos.

El Montserrat de Madrid

Si el hecho de que en este emplazamiento pueda escucharse canto gregoriano es muy poco conocido, tampoco es demasiado popular la historia de cómo surge en Madrid algo así como una sucursal, por imposición, del famoso Monasterio de Montserrat, símbolo de religiosidad catalana, hogar de La Moreneta -patrona de Cataluña- y también símbolo catalanista en la actualidad.

Fue en 1641, a raíz de la guerra de Cataluña, cuando el entonces abad del monasterio catalán de Montserrat, Juan Miguel Espinosa, como castellano, tuvo que abandonar cargo y casa junto a un puñado de monjes de su congregación. La peregrinación de dicho abad y de sus monjes acabó en 1643 en Madrid, donde obtuvieron de Felipe IV un solar para construir un nuevo Montserrat, en recuerdo del lugar de donde habían sido expulsados.

Con el paso de los años aquel solar ha quedado situado en pleno centro de la ciudad y se ha convertido en el monasterio, con hospedería, y en la iglesia barroca Santa María la Real de Montserrat que hoy conocemos.

La iglesia no comenzaría a edificarse hasta 1668 y su actual torre lleva la firma de Pedro de Ribera. La iglesia de Montserrat daba la bienvenida o despedía a aquellas personas que llegaban o marchaban de la ciudad en dirección Norte, por la calle Ancha (hoy san Bernardo), hacia Burgos, siendo parada obligatoria en la entrada o salida de Madrid.

El conjunto fue declarado monumento nacional en 1914 y en el monasterio vive en la actualidad una decena de monjes, pero a lo largo de los siglos monasterio e iglesia han tenido otras curiosas vidas, como la de ser cárcel de mujeres en 1835 y salón de baile durante la Guerra Civil.  

2 Comentarios

  1. Amadís de Gaula

    El éxito de los discos recopilatorios de los monjes de Silos fue hacia el año 1991, aunque eran grabaciones añejas de los 60-70, con Ismael Fernández de la Cuesta como director. Hace mucho que en el monasterio no se interpreta en ese estilo, que rescata los criterios interpretativos medievales (¡hoy en día hasta se armoniza con órgano!). Los responsables de rescatar el gregoriano en su forma original fueron precisamente los monjes de Solemnes, por lo que aparte de criterios litúrgicos o de simple adorno musical, imagino que también serán fieles (nunca mejor dicho) a criterios musicológicos, por lo que es una estupendísima noticia, esa música brilla con ese tipo de interpretación, aunque creamos que es aburrido le da una fuerza inaudita.

    Responder
  2. Ana

    Toda la vida viviendo aquí y me acabo de enterar, mañana mismo voy…. Muchísimas gracias, Somos Malasaña

    Responder

Responder a Ana Cancelar respuesta