El Rey Lagarto abdica: una nueva baja en la noche rockera de Malasaña

El clásico de la calle Palma anuncia su cierre el próximo sábado

Pintura de la fachada del Rey Lagarto, ya desaparecida

«Nos da mucha pena, pero os tenemos que comunicar que este finde es el último del Reyla. Muchas Gracias por vuestro apoyo todos estos años. Tenéis de miércoles a sábado para echaros los últimos bailes con nosotros». Con este lacónico mensaje, publicado en su página de Facebook, El Rey Lagarto ha anunciado su cierre definitivo.

La despedida anuncia otra baja en una Malasaña cada vez menos rockera, que pierde uno de sus puntales más veteranos, donde era posible escuchar un arco musical muy variado, desde pop hasta heavy metal, pasando por el punk, powerpop, noiserock, grunge, garage, industrial o neopunk.

Con un nombre inspirado en el poema de Jim Morrison y ubicado en pleno corazón de Malasaña, una pintura característica (ya desaparecida) marcaba su entrada en el número 14 de la calle Palma. El Rey Lagarto se hizo fuerte mientras muchos locales cambiaban a su alrededor, convirtiéndose en garito de referencia para muchas generaciones gracias a su música de fuertes guitarras y a sus asequibles precios de bebidas, servidas a veces en tercios y minis. El último en cerrar de los de su generación fue el Angie (hoy convertido en una taberna de nuevo cuño), a pocos metros. Aún aguantan abiertos el Cimmeria o La Vaca Austera, también en la misma calle.

Por el momento, nada se sabe sobre el porqué de su adiós. Quizá guarden el secreto de su cierre para irlo desvelando desde detrás de la barra a cada cliente que muestre interés por conocerlo y pregunte tras pedir una copa. Contando esta noche, cuatro días le quedan de reinado a este lagarto rockero que ha decidido abdicar.

Participa:

  • ¿Qué recuerdos guardas de El Rey Lagarto? Compártelos en los comentarios

23 Comentarios

  1. Pep

    Pues qué quieres que diga, me parece totalmente normal. Era un bar en decadencia, a pesar de la última reforma, la calidad de sonido era pésima, incluso cuando estaba vacía (que era lo mas normal) y las condiciones sanitarias más de lo mismo, tanto en la sala como en los baños.

    Responder
  2. Uno

    Es una pena. Pero lo entiendo, he ido mucho al Reyla, pero a veces solo me tomaba un kali o dos, porque siendo universitario precario poco más se puede uno permitir.
    La última vez que estuve llevaba sin beber dos años, y me tomé un chupito de absenta nada más empezar. Casi vomito, la camarera se reía y me puso un vaso de agua.

    Es normal que los vecinos se quejen, debería existir algún polígono alejado de las ciudades, rollo Fabrik pero del metal/rock.

    Responder
  3. Manuel Sainz Mantecon

    menudas rayas se metia el Puma en la barra, que grande

    Responder
    • Cobra

      Manué eso es mentira Manué

      Responder
      • Hook

        Odio, odio, odio a Peter Pan

        Responder
  4. Kuku Chumari

    Buenas rayas de farlopa me he metido en los baños del reyla! También conocí alli un grupo que cantaba con la voz

    Responder
    • Daniel

      Los vecinos venían denunciando desde hace años el consumo de drogas en la entrada del local y las peleas entre camellos y consumidores en la puerta del «Rey Lagarto», tras tu comentario no me extraña que los vecinos protestasen tanto.

      Responder
      • Theylive

        Pero el comentario del chico es que se metía la farlopa en el baño no en la entrada además que cojones sera el único local del centro donde se consumen drogas no te jode

        Responder
      • Patri

        Eso de que se consumían drogas en la puerta y lo de los camellos es mentira, yo he sido habitual y no he visto eso nunca, menos mierdas que así pasa… Nos estamos quedando con un Madrid de mierda. Que pena coño

        Responder
      • Malasanero

        Una cosa es que alguien se esconda en un baño, de un bar o de cualquier sitio, para consumir drogas. Otra que se mienta descaradamente como haces tú, Daniel. En el Reyla no se ha permitido el consumo de drogas jamás, al igual que no se permite en ningún bar legal del barrio ya que las sanciones son enormes. No se ha permitido el trapicheo de camellos, ni por supuesto ha habido peleas entre consumidores y traficantes en la puerta. ¿Dónde están esas protestas de los vecinos por lo que dices? Simplemente eres un mentiroso.

        Responder
  5. raquel

    Voy a sentir en el alma no poder volver a tomarme un mini escuchando a pantera o static-x entre otros. Lo bueno muere.

    Que pena…

    Responder
  6. @capitan_malasana

    Les ha terminado de matar el botellón… el mismo con el que durante años compartieron negocio y barrio. Ahora el botellón les está devorando a todos, ahora se quejan de los lateros y la permisividad de beber en la calle. Cuando había negocio para todos callaban, porque el botellón era parte del folklore y el encanto de venir a Malasaña.

    Responder
    • capitan_jordi

      Eso es totalmente falso. Llevo trabajando en el barrio en distintos bares desde el año 1996 y SIEMPRE hemos estado en contra del botellón. He trabajado en varios que si te veían beber en la calle no podías entrar a local. He trabajado para un dueño que iba tienda de chinos por tienda de chinos cerrándola cuando tenían que cerrar a las 22. Basta ya, S.O.S. FALSEDADES.

      Responder
      • @capitan_malasana

        Pues oye, una pena que no se haya mantenido tan bendita tradición. Esos dueños den ser ya historia… o Malasaña es ya otra historia.

        Responder
        • capitan_gordon

          Esos dueños son para los que trabajé siguen en el barrio y su actitud siempre ha sido la misma. Ningún hostelero del barrio ni está ni ha estado jamás a favor del botellón, aunque tú aproveches para vincularles con eso. Todas esas latas vendidas por las mafias son consumiciones que no se toman dentro de los bares. El niñato que se va a molestar a una plaza, y que compra las latas a lo pakis, no va a entrar a un bar salvo para intentar colar su propia bebida y usar sus servicios por el morro, cosa que sufren todos los hosteleros del barrio. Todo ese ruido y malestar vecinal provocado por la venta de alcohol ilegal da pie a que tipos como tú aprovechen para culpabilizar a las familias que lleva intentando ganarse la vida con su negocio legalmente en ese barrio desde hace décadas. Tanto el bar ilegal, como la venta ilegal, perjudica al legal por competencia desleal, jamás les beneficia.

          Responder
  7. Guillermo

    Recuerdo que los findes que voy a Madrid no puedo dormir con la ventana abierta por el ruido de la clientela fumando y gritando en la puerta:(pero me he aguantado!)

    Responder
    • Manolo

      Recuerdo que los findes que voy a Madrid puedo dormir porque ni vivo ni me alojo en un barrio que lleva siendo de marcha y bares 45 años.

      Responder
      • Andrea

        Recuerdo que he nacido y vivido 40 años en este barrio y es insoportable el ruido y el olor a meados de los que deciden venir a molestar aquí los fines de semana en vez de quedarse de fiesta en sus barrios de la periferia

        Responder
      • Pepe

        Recuerdo que siempre hay un idiota dispuesto a confirmar su condición.
        Recuerdo que en este barrio de Madrid hay gente viviendo desde hace siglos y que 45 años no son nada si el argumento temporal es el que se va a usar para decidir el uso del barrio.
        Recuerdo que el derecho a una vida digna va siempre por delante del derecho a divertirse.
        Recuerdo que aquí vive gente normal, que trabaja, que necesita salir a la calle para hacer sus cosas y que aquí no vive gente forrada de billetes como muchos suponen. Recuerdo que hay gente con serios problemas de salud que se han agravado o han surgido directamente por la fiesta de la gente.
        Recuerdo que el mundo está lleno de gente con un egoísmo que da hasta miedo.
        Recuerdo que el principio de no hacer lo que no te gustaría que te hicieran es un gran comienzo.
        Recuerdo que salir de fiesta no es ningún problema pero sí vocear a altas horas de la noche, mear, pintar, ensuciar, romper, etc. Eso ya no es salir de fiesta, es hacer el imbécil y merece un castigo, porque las protestas pacíficas se toman a cachondeo, ¿verdad Guillermo?
        Recuerdo que siempre hay un gilipollas dispuesto a opinar sobre cómo debe vivir otra gente y sobre problemas que no sufre, pero que nadie le diga cómo debe hacer las cosas.

        Guillermo: definitivamente eres más tonto que carapó.

        Gracias por tu solidaridad con la gente que vive mal y gasta horas y horas en denunciarlo para vivir un poco más cerca de la calidad de vida que tienes tú.

        Responder
        • Pepe

          ¡¡PERDÓN GUILLERMO!! Donde dije Guillermo, poned MANOLO que es a quien estoy respondiendo.
          MANOLO: ERES TONTO

          Responder
    • @capitan_malasana

      Recuerdo que llevo 25 años en este barrio y los vecinos no se merece esto. Y tampoco se merecen que cuando protestan les digan que se vayan del barrio… porque este barrio ya no es suyo, es de los que se divierten en él pero viven en otro sitio.

      Responder
  8. Pep

    Esta sí que es una baja grave. Muchas horas he pasado allí en mi juventud, pero es verdad que habré ido 5 veces en 5 años… No hay renovación, a la gente ya no le gusta esa música ni ese ambiente.
    No sé, me gustaría que estuviera ahí pero si no funciona, no funciona…

    Igualmente guardo recuerdos imborrables para siempre gracias a haber tenido un espacio así. ¡¡Gracias por tanto, gente!! Y suerte allá donde vayáis. Un abrazo

    Responder
    • DjBulldozer

      El Cimmeria tambien cierra, que es de los mismos dueños, y no se sabe que va a pasar con el Reyla, lo cogen unos dueños de varios bares de la zona, y no se sabe si seguiran con el mismo garito o harán uno nuevo

      Responder

Deja un comentario