El comercio de Malasaña lanza una campaña en contra de las pintadas que degradan las calles y el patrimonio del barrio

Ayuntamiento, Junta Municipal de Centro y vecinos apoyan la iniciativa de la asociación de comerciantes Vive Malasaña, que quiere poner fin a la invasión de grafitis que sufre la zona

Campaña de la asociación de comerciantes Vive Malasaña en contra de las pintadas ilegales en paredes, cierres y patrimonio

“Tu firma puede valer mucho. Aquí, no” es el lema de ‘Firmas’, la campaña de concienciación positiva con la que la asociación de comerciantes Vive Malasaña quiere comenzar a poner fin a la invasión de grafitis que sufre cada rincón del barrio de Universidad, un problema que, pese a afectar también a otras zonas del centro de Madrid, se concentra especialmente en esta zona.

«Firmas es una denuncia, en tono amable, de una situación insostenible que degrada el patrimonio histórico de la ciudad, ensucia las calles y acarrea un doble coste, económico y medioambiental», indican desde Vive Malasaña. «Comprendemos la necesidad que tiene la gente de expresarse y de crear, pero nos parece mal que utilicen nuestras fachadas, muros, puertas y cierres comerciales como lienzos para hacerlo. Con esta campaña de concienciación que ponemos en marcha queremos decir a quienes grafitean sobre cualquier elemento de nuestro entorno que tenemos confianza en ellos y que creemos que su firma puede valer mucho, pero no estampada donde suelen hacerlo”.

Las pintadas y firmas ilegales a las que se refieren los comerciantes son un problema crónico en Malasaña, hasta el punto de convertirse en característico de sus calles, que ningún ayuntamiento ha sabido erradicar. Comerciantes, vecinos y autoridades hablan de «dictadura del espray» para referirse a lo que padece el barrio.

“Queremos vivir en un barrio más amable para todos, pero las firmas de las que hablamos nos agreden, invadiendo cada centímetro cuadrado de nuestras calles. Además, su limpieza exige un altísimo desembolso económico por parte del Ayuntamiento y de comerciantes y vecinos del barrio. Por si fuera poco, también queremos hacer notar que el coste medioambiental por el uso y contaminación del agua y el vertido de químicos que se produce a diario es alto, en el intento por mantener nuestro barrio limpio”, aseguran desde Vive Malasaña.

La campaña de concienciación arranca de forma oficial este viernes a las 13:30 horas con una acción de guerrilla en la que pequeños grupos de comerciantes y vecinos irán pegando marcos sobre algunas de las miles de firmas que hay en paredes y espacios protegidos. En los marcos estará escrita la leyenda “Esta firma puede valer mucho… Aquí, no”. Al mismo tiempo, se acompañará de la grabación y difusión a través de redes sociales de esa misma acción y la creación de pequeñas piezas audiovisuales que servirán para hacer llegar lejos el mensaje que desean transmitir.

Toda la campaña ha sido ideada, sufragada y creada por comerciantes del barrio de Malasaña en su afán por «tener un barrio mejor» y cuenta con el respaldo de asociaciones y plataformas vecinales de la zona tales como SOS Malasaña, ACIBU y Esto es Pez, las cuales llevan también años batallando sobre este particular y exigiendo al Ayuntamiento tanto una mayor limpieza de las pintadas como otro tipo de medidas de cara a buscar una solución definitiva que nunca llega.

En Malasaña nada es inmune a esa «dictadura del espray» de la que se habla y como ejemplo, un exhaustivo informe gráfico elaborado por la plataforma ciudadana SOS Malasaña en el que se muestran garabateadas más de 200 puertas centenarias de madera situadas tan sólo en un pequeño radio en torno a la plaza del Dos de Mayo, «patrimonio de todos los madrileños, con alto nivel de protección, que está siendo atacado permanentemente».

Apoyo institucional a la campaña

Los comerciantes de Malasaña han presentado ya la iniciativa a la Junta Muncipal de Centro, obteniendo del concejal José Fernández el compromiso no solo de apoyarla sino de implicar al Ayuntamiento en la misma.

Desde hace un tiempo, comerciantes y autoridades trabajan conjuntamente en una estrategia de difusión y comunicación de la campaña en distintos espacios municipales, medios de prensa y redes sociales y Fernández ha expresado su deseo de exportarla a otras zonas del distrito.

En cualquier caso, más allá de su presencia en esta campaña de concienciación, desde la Junta se ha querido transmitir la firme voluntad del Consistorio de trabajar con el objetivo de erradicar las pintadas ilegales. En nota de prensa la Junta ha indicado que «el Gobierno municipal estudiará la puesta en marcha de un plan específico para erradicar las pintadas del distrito Centro».

5 Comentarios

  1. Calamity

    Guai,mi barrio se esta llenando de idiotas pijos,pero malasaña siempre sera malasaña y ya no vivo alli,pero a partir de ahora,ya se donde vamos a ir a pintar los fines de semana,gracias,imbeciles

    Responder
    • @capitan_malasana

      Gracias en nombre de todos los vecinos que soportamos a gente tan «maja» y cívica como tu.

      Responder
    • @capitan_malasana

      Cuanta rabia y cuanto odio acumulado… ser así no tiene que ser nada bueno, ni para ti ni para nadie. Pero de eso también se sale, igual que has salido del barrio.

      Responder
  2. Juan

    Más multas. Más policía. Obligación de limpiar los destrozos a los autores. Y brigada de policía con peritos caligráficos para hacer seguimiento y multar por todos los destrozos y no cuando se pillan. En telemadrid dijeron que cada firmita nos cuesta limpiarla casi 1000 euros. La multa, y eso cuando se les pilla es de 300 euros. Estamos tontos o que narices nos pasa?? Mano dura ya

    Responder
  3. hastiada de pintadas

    considero que no puede ser tan fácil la adquisición de sprays en cualquier bazar,deberian venderse solo en comercios especializados de pintura y solo a profesionales.

    Responder

Deja un comentario