Dano: mucho más que rap en la plaza de la Luna