Cuando parte de Malasaña fue un encinar, fue pasto y fue de todos

Cuesta imaginar hoy un encinar en el barrio (aún queda una encina centenaria superviviente). La Dehesa de Amaniel, de uso comunal al principio y dedicada al ganado carnicero a partir del siglo XV, llegó hasta estas tierras.