Cómo decirle a alguien, sin ofender, que deje de hacer algo que te molesta | Somos Malasaña

Cómo decirle a alguien, sin ofender, que deje de hacer algo que te molesta

Cuando continuar de una determinada manera no es posible, pero tampoco queremos ser bruscos, hay que actuar con precisión cirujana. Nuestra psicóloga, Mónica Manrique, nos aconseja qué hacer en tales circunstancias

Imagen de philm1310 en Pixabay

Desde Instagram (@mi.psicologa) me preguntan: “Mi madre desde que se ha jubilado está muy pesada y me llama muchas veces, sobre todo cuando estoy trabajando. Quiero decirle que deje de llamarme cuando estoy en el trabajo pero no sé cómo hacerlo sin que se sienta mal y sin que se enfade.”

Mi psicóloga – Mónica Manrique
Consulta aquí otros artículos de este blog de psicología
Si quieres plantear una pregunta a nuestra psicóloga, puedes hacérsela directamente a través de su instagram

“Cuando se desea reprender a una persona de forma efectiva y demostrarle que se engaña, hay que ver desde qué perspectiva contempla la cuestión. Pues generalmente, vista desde ese ángulo es justa, y hay que reconocerle esa verdad, pero hay que mostrarle el otro ángulo desde el cual ésta es falsa. Y él se contentará con esto porque verá que no se engañaba y que su único error ha sido no haber visto todos los ángulos de la cuestión.”  B. Pascal

Hacer una crítica es pedir un cambio, es hacerle consciente a otra persona de qué es lo que nos molesta para que lo cambie. Normalmente, hacemos mal las críticas y lo que conseguimos es que el otro o la otra se sienta atacado/a y se ponga a la defensiva en lugar de cambiar. Lo primero será tener claro cuál es nuestro objetivo, qué es lo que queremos que el otro haga, deje de hacer, o haga de manera distinta.

No es conveniente abusar de las críticas, ni utilizarlas de manera general, empleando las palabras: todo, nada, nunca y siempre.

Para hacer una crítica tenemos que elegir bien el momento. Si yo estoy tranquilo/a y contento/a no me dejaré llevar por el enfado y tendré más presentes mis objetivos y, si el otro/a está tranquilo/a y contento/a, tendrá una actitud más receptiva y será más probable que cambie aquello que me molesta.

Para hacer bien una crítica sin que la otra persona se enfade, y aumentado la probabilidad de que cambie aquello que nos ha molestado, utilizaremos los “mensajes yo” y la “técnica del bocadillo”.

Los Mensajes yo son aquellos mensajes que se envían en primera persona. No implican evaluación negativa del otro/a (al contrario que en los mensajes tú), no dañan la relación y aumentan la probabilidad de que el otro/a cambie.

No será lo mismo decirle a tu madre “Eres una pesada” que decirle: “Cuando me llamas por teléfono al trabajo me agobio porque estoy muy ocupada y no te puedo atender.”

También utilizaremos la Técnica del bocadillo, que consiste en amortiguar la carga negativa de lo que decimos diciendo también algo positivo e incorporando la empatía.

Empezaremos por empatizar. Podrías decirle a tu madre: “Entiendo que quieras hablar conmigo”. Luego, diremos lo que nos molesta utilizando Mensaje yo: “… Pero cuando me llamas por teléfono al trabajo me agobio porque estoy muy ocupada y no te puedo atender.” Después pediremos un cambio: “Prefiero que me llames cuando haya llegado a casa”. Para terminar expresaremos algo positivo. Por ejemplo: “Así podré prestarte toda la atención que te mereces.”

Recuerda que no conviene abusar de las críticas y que la diana de nuestras críticas deben de ser las conductas y no las personas.

2 Comentarios

  1. Terence Prieto

    Deja de ponerte ese dedo delante de los hocicos, la roña y la porquería que muetra la uña me da asco.

    Además podría matarte de una infección chunga.

    ¿Lo he hecho bien?

    Responder
    • Be

      Muy bueno el artículo, me parece útil. Y también opino que una manicura lo haría perfecto

      Responder

Responder a Terence Prieto Cancelar respuesta